31 agosto 2014

Presidencia del Consejo de la UE: Tusk sustiturá a Van Rompuy para que todo siga igual

El hoy primer ministro de Polonia desmontó las soflamas de la ultraderecha
con sensatez, pero no pudo o no quiso construir una alternativa sólida
..
Tras varias semanas de correveidiles y sugerencias, incluidas las del Gotha financiero y sin olvidar la "obligación" de contentar o al menos no inquietar al amigo americano, el Consejo Europeo ha decidido que el sustituto del actual presidente, el conservador Herman van Rompuy, será el liberal Donald Franciszek Tusk, actual primer ministro de Polonia.
Tusk asumirá la presidencia el próximo 1 de diciembre. Se trata de un político semi-desconocido y sin relevancia internacional que tomará el relevo de otro que también carecía de proyección más allá de su casa.
Los "grandes" de la UE quieren conservar el control de la maquinaria, de modo que prefieren un número uno que no moleste y que sea dócil. Al día siguiente de que Jacques Delors abandonara Bruselas los "grandes" consensuaron que evitarían que la UE tuviera altos cargos con ideas de futuro. Con Romano Prodi estuvieron a punto de perder la "tranquilidad" y aprendieron definitivamente a no correr ningún riesgo.
La prudencia paralizadora en favor de "la rentabilidad" del llamado mercado único (por no decir cautivo) y la ausencia de avances en la construcción europea que han caracterizado el trabajo de Barroso y Von Rompuy se repetirán con Jean-Claude Juncker y Tusk.
..
Lech y Jaroslaw Kaczinsky, líderes
de la ultraderecha
(foto capturada en The guardian
Plantó cara a los hermanos Kaczinsky
Nacido en 1957 en Gdansk [otrora más conocida por su topónimo alemán, Danzig], Tusk estudió Historia, ni Economía ni Derecho, lo cual resulta novedoso en un alto cargo de la Unión.
Su trayectoria política y partidaria es corta en comparación con la de Van Rompuy, pero más rica en experiencias vitales y variada, pues Polonia no es Bélgica y además ha militado en distintas formaciones, si bien siempre ha mantenido posiciones liberales [en principio, liberales de verdad, no las de Esperanza Aguirre y personajes similares que utilizan el marchamo del liberalismo para maquillar su derechismo ultraconservador].
De entrada, es obligado subrayar que, exceptuados socialdemócratas y comunistas, Tusk fue uno de los pocos miembros de la clase política de la Polonia postsoviética que se enfrentó públicamente y en las instituciones a los hermanos Lech y Jaroslaw Kaczinsky, que durante varios años convirtieron Polonia [y probablemente volverán a hacerlo] en ejemplo de cómo utilizar la mayoría parlamentaria para convertir un Estado democrático en una oligarquía, en su caso ultracatólica, algo así como lo que actualmente con ligeras variantes llevan a cabo el PP de Mariano Rajoy y la coalición húngara que lidera Víktor Orban, el Fidesz, formaciones ambas que también están adscritas al PP europeo.
Tusk se fogueó políticamente en Solidarnosc (Solidaridad), en 1994 formó parte del grupo fundador del Congreso Liberal Democrático y en 1994 codirigió la coalición Alianza de la Libertad, por la que fue elegido miembro del Senat (cámara alta) para el período 1997-2001, año en que él y varios amigos y compañeros liberales de primera hora hicieron posible la puesta en marcha de la Plataforma Cívica (PO, Platforma Obywatelska), con la que Tusk volvió a ser elegido, pero esta vez como diputado del Sejm (cámara baja), en la que se sentó hasta 2005, cuando se presentó a las presidenciales y perdió.
En 2007 el deterioro de la vida política y económica polaca iba a más y la PO ganó los comicios con un programa de mínimos caracterizado por propuestas tan simples que eran aceptables para un amplio espectro social, pues soslayó las cuestiones más espinosas y evitó criticar a la Iglesia de Roma, problema que sorteó porque podía haberle restado votos; no en vano la curia católica goza de inusitado respeto entre un amplio sector de la sociedad polaca debido al apoyo que El Vaticano prestó a Solidarnosc.
Los liberales vencieron y Tusk accedió a la jefatura de Gobierno (primer ministro), responsabilidad que ejerce desde entonces, pues la plataforma que pilota renovó su triunfo electoral en las legislativas de 2011.
..
Tusk, en el verano de 2011, entre Vladimir Putin
y Angela Merkel.
(imagen capturada en Kontrowersje)
Liberales y conservadores
con gestos socialdemócratas
Hay decisiones y criterios del actual Gobierno polaco que ayudan a tener una idea cabal de lo que representan la PO y Tusk:
* Lógicamente, la PO apuesta sin ambages por la economía de libre mercado; no obstante, en su campaña electoral puntualizó que el Estado debería controlar las actividades consideradas estratégicas o básicas para la seguridad nacional y la economía: energía, telecomunicaciones y transportes, según precisó;
* La Plataforma está decidida a integrar Polonia en la UE al 100 %, tanto en lo político como en lo económico, pero nunca ha puntualizado qué tipo de Unión [la falta de concreción de la PO respecto del rumbo de la Unión coincide con la de los grandes partidos de todos los países socios: quieren que siga viajando en círculo y a remolque].
Polonia todavía no es miembro de la eurozona, cierto, pero no porque le hayan negado o dificultado el ingreso, las difíciles relaciones de Bruselas con los hermanos Kaczinsky contribuyeron en su momento a un aplazamiento "no oficial".
Ya con los liberales en el poder, la entrada de Polonia en la eurozona fue programada para enero de 2013, pero poco antes había estallado la crisis de la deuda soberana, que sumada a la ya de por sí compleja situación presupuestaria y económica de varios países comunitarios y al pésimo escenario financiero internacional, propiciaron que el gabinete de Tusk consensuara con Bruselas posponer el ingreso para evitar que Polonia se contagiara de los males que lastran a los países que están forzados a vivir con el euro germánico;
[Ver: "Polonia crece sin euros ni BCE"]
* PO es decididamente atlantista en materia de seguridad y defensa.
* El Gobierno de Tusk ha apoyado sin reservas el Tratado de Lisboa, actitud que también supuso un giro de 180 grados frente a las reiteradas zancadillas del presidente Lech Kaczynski, que reventó varios intentos de consenso;
* Hay un aspecto en el que los liberales y conservadores no fascistas polacos sí coinciden: la élite postsoviética de Varsovia mantiene una estrecha relación con Washington, lo que ha provocado que Polonia intervenga en asuntos geopolíticos en pro del amigo americano antes de que Bruselas adopte una decisión firme;
..
[Un ejemplo de ese "americanismo" se vivió el año pasado, cuando Polonia prestó decidido respaldo a los nacionalistas ucranianos anti-rusos. El apoyo financiero de Varsovia, las estancias de "ucranianos buenos" en territorio polaco (incluso entrenando milicias o para recibir cursos de "occidentalismo") se iniciaron varios meses antes de que en noviembre estallara la revuelta de Kiev, que en gran medida fue preparada en Polonia]
..
* La Plataforma tiene intención de suprimir la cámara alta y aligerar el aparato del Estado; "la burocracia", según la descripción utilizada por los liberales, en una clara reminiscencia del rechazo que sentían por la nomenclatura soviética;
* En asuntos sociales, cabe destacar que la Plataforma se opone sin matices a la legalización del cannabis; pone especial énfasis en la seguridad civil y en combatir la delincuencia; no está dispuesta a reconocer legalmente el matrimonio entre homosexuales, y rechaza de plano reformar la ley de interrupción del embarazo vigente, que es radicalmente católica e impide que la decisión la adopte la mujer, las condiciones son tan restrictivas que sólo se permite el aborto en supuestos muy concretos y la opinión del médico es decisiva.
..  
Entre Tusk y Walesa (derecha) siempre
ha habido muy buena relación.
La imagen fue captada este año con
motivo del acto conmemorativo del
25º aniversario de la concesión
del Nobel de la Paz al líder
de Solidarnosc
(foto capturada en Gazeta Wiborcza)
Dos perfiles con rasgos comunes
Los perfiles de Tusk y Van Rompuy tienen rasgos comunes: uno y otro eran políticos apenas conocidos fuera de su país, también en círculos financieros; son reacios a tomar decisiones sin contar con aliados seguros y siempre buscan consensuar todo, hasta la letra pequeña; además, Van Rompuy era nacionalista flamenco pero lo mal disimulaba, y Tusk es un nacionalista polaco y como la mayoría de ellos en su día asumió los objetivos socio-económicos y los criterios religiosos del movimiento que capitaneó Lech Walesa al frente de Solidarnosc.
Van Rompuy también es de firmes convicciones católicas y en el caso del flamenco, además, es un ferviente defensor de la magistratura de Benedicto XVI.
¿Qué se puede esperar de Tusk como presidente del Consejo de la UE? 
Es un europeísta convencido, sin duda, pero no al estilo clásico [=derribar barreras y crear sinergias], sino al estilo Thatcher-Merkel [=tener fronteras bien delimitadas y en cuanto a armonizaciones, las menos posibles].
Tusk seguirá la ola de Alemania y Francia, sin duda, que siguen siendo los motores políticos de la Unión, aunque ya más por interés que por convicción política; prestará especial atención a Gran Bretaña, por ser la "representante oficial" de EE UU en el seno de las instituciones comunitarias, y atenderá con "cariño" a sus ex aliados y vecinos del extinto Comecon, especialmente a los tres Estados bálticos, Chequia y Eslovaquia.
..
En asuntos de geopolítica, Rusia está cada vez más lejos
En las capitales de los Veintiocho había quienes alimentaban (ingenuos) la esperanza de que Tusk y la nueva responsable de Politica Exterior y Seguridad Común, la italiana Federica Mogherini, ejercieran de puentes con el Gobierno ruso. Difícil será. Tusk apoya al nuevo régimen ucraniano y la italiana ha declarado que Rusia ya «no es un socio estratégico» de la UE y, acaso para dejar bien clara su posición apuesta por ampliar la UE y acoger a los países balcánicos que todavía no han ingresado... paso previo para poner rumbo hacia Moldavia, Ucrania y Georgia, lo que completaría el gran "mercado único" al que aspiran los partidarios de la Europa de las finanzas. 
La confusión todavía es grande, abundan las elucubraciones y es pronto para evaluar qué políticas pueden cambiar con la incorporación de Juncker, Mogherini y Tusk. Habrá cambios, cierto, pero serán sólo formales, excepto en el caso de las relaciones con Rusia. La inusitada contundencia de Mogherini apunta que la guerra económica este-oeste dejará de ser táctica para convertirse en posición estratégica.
Un detalle "curioso": Tusk es bilingüe: polaco y alemán, mientras que en inglés pide un bisté con dificultades, pero dicen que, aparte de obediente, es aplicado y aprende rápido.
..
* ENLACE a la biografía de Donald Franciszesk Tusk, en CIDOB.
* CON POSTERIORIDAD, en ImP: "Juncker, uno de los políticos europeos que más y mejor han ayudado a burlar a las haciendas públicas".
* INFORMACIONES puntuales sobre los nombramientos, en 20MinutosMundiario Público.
* ANÁLISIS: «Sobre la deconstrucción de la Unión Europea: Un diagnóstico y una propuesta», por Yanis Varoufakis, vía Sin Permiso.
..

No hay comentarios:

Publicar un comentario

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.