11 September 2014

Madrispaña y Catalunya llevan 300 años reinterpretando la guerra entre los Bourbon y los Habsburg

Onze de Setembre, hoy hace tres siglos que los borbonistas tomaron Barcelona
y pusieron fin a la guerra de sucesión [no de secesión] iniciada en 1701
..
Otro Onze de Setembre, Diada Nacional de Catalunya, y otra vez el recuerdo de la histórica jornada de 1714 ha sido reducido a una pugna entre los nacionalismos español y catalán. Pasan los años y ese enfrentamiento orilla las causas de la guerra de sucesión, no de secesión.
Dos detalles resumen lo esencial:
 El enfrentamiento entre borbonistas y austracistas, que en España derivó en una guerra, era de ámbito europeo, y
 Tal como demuestra la abundante documentación existente (pruebas históricas) y en contra de lo que argumentan los montaraces españolistas, el triunfo de los borbonistas supuso la derogación de las «constituciones catalanas», entre otras leyes autóctonas que regían en el levante ibérico; medidas con la que Felipe V sentó las bases del centralismo político, económico, administrativo y cultural en el entonces constituido Reino de España como unidad institucional y político-jurídica.
Ese lejano éxito del absolutista Borbón constituyó la acción iniciática que alimentó posteriores conflictos centro-periferia, abriendo la puerta a un interminable toma y daca que todavía hoy dificulta la cohesión de las Españas.
..
[INCISO: Cuando se habla o escribe de este episodio de la Historia de España rara vez se hace constar que la guerra de sucesión no concluyó con la toma de Barcelona en 1714, pues Mallorca no capituló hasta julio del año siguiente, de modo que la desaparición efectiva de la Casa de Aragón se produjo en 1715, lo que supuso el fin del modelo federal de monarquía --la denominada «monarquía compuesta»--​ de los Habsburg españoles]
..
Echar la vista atrás desmonta falacias y arroja luz:
--
Pulsar para ampliar
El conflicto que ensangrentó España sirvió
para zanjar una lid de ámbito europeo
Todo empezó en noviembre de 1700, cuando murió sin descendencia Carlos II, de la Casa de Habsburg (o de Austria), que era titular de las cinco monarquías que formaban entonces la futura España: Castilla [reino que ya había fagocitado los de Asturias, Galicia, León, Granada y Navarra], Aragón, València, Mallorca y el Condado de Barcelona [sede de la casa de Aragón y primus inter pares del Principat de Catalunya], amén de los dominios extrapeninsulares en el resto de Europa [Flandes, Luxemburgo, Milán, Cerdeña y Nápoles, que incluía Sicilia] y en América [ver mapa adjunto].
Todo fue más complejo de lo que hoy pretenden algunos listos y muchos ignorantes.
Ocurre que narrar y analizar los hechos del siglo XVIII que concluyeron con la creación efectiva del Reino de España desde una perspectiva nacionalista (sea española o catalana) es más cómodo y más rentable electoralmente que hacerlo prescindiendo de banderas y sentimientos, que son legítimos --sin duda-- pero malos consejeros en asuntos de Historia.
Hoy, justo 300 años después, con sendos gobiernos nacionalistas en Madrispaña y Catalunya es casi imposible que la verdad histórica (hechos documentados) se abra paso y el debate sea racional.
Tampoco es posible poner el asunto sobre la mesa de la opinión pública a través de los medios, pues prácticamente todos han tomado partido de forma más o menos clara a favor del borbonismo actual, en defensa de un centralismo matizado que se presenta vestido con atractivos colores pero que, a la postre, sigue siendo uniformador.
Para colmo de absurdos, el borbonismo actual, aunque parlamentario, también ha sacralizado un concepto de legalidad (vía Constitución de 1978) que impone tesis similares a las del rey que ganó la batalla de 1714: en España se vuelve a rechazar el pacto para alcanzar soluciones políticas de Estado y la mayoría de miembros de la élite dirigente todavía apuestan por la fórmula del siglo XVIII:
* Una, España es una sola nación, lo cual es falso;
* Grande, es obligado mantener la España uniforme (o casi) y "dominadora",
* Libre, Madrispaña debe ejercer su poder sin cortapisas efectivas que pongan coto a las legítimas ventajas socio-económicas de las que goza la élite cortesana (o capitalina) en sus relaciones con las natios y las regiones periféricas.
..
[INCISO: Amable lector/a, le ruego que no extraiga conclusiones precipitadas ni haga prejuicios. No es mi voluntad defender o justificar a los independentistas catalanes, pero tampoco caeré en la simpleza ni avalaré falacias ahistóricas, sólo trato de rememorar hechos comprobados y hacerlo de la forma más aséptica de la que soy capaz]
..
A la izquierda, el candidato al trono español
de los Habsburgo, el archiduque Karl von Österreich
(Carlos de Austria), sobrino de Carlos II de Austria,
el rey de España que murió sin sucesor en noviembre
de 1700. El archiduque accedió en 1711 a los tronos
de Bohemia, Croacia y Hungría al tiempo que era
coronado monarca del Sacro Imperio
Romano-Germánico.
Esta circunstancia propició que relativizara
la importancia de coronarse rey de España,
lo que se tradujo en una notable reducción de sus
aportaciones a la causa austracista
de los nobles y burgueses catalano-aragoneses.
..
A la derecha, Phillippe de Bourbonpretendiente
de la Casa de Borbón por ser sobrino-nieto de
Carlos II, coronado como Felipe V.
Duque de Anjou y nieto de Luis XIV de Francia
(más conocido como el Rey Sol) tenía reducidas
posibilidades de suceder amonarca galo,
motivo por el que este apoyó con fervor y sin
escatimar gastos la candidatura de su pariente
con tres objetivos: ampliar el poder de los Borbón,
ganar peso e influencia geopolítica para el Reino
de Francia, y también para que los borbones y la
aristocracia gala accedieran siquiera parcial e
indirectamente a las riquezas de las colonias
americanas que poseían Castilla y la Casa de Aragón.
El francés era absolutista y
el centroeuropeo, un aburguesado
Evitemos centrar el relato de los hechos en los candidatos a reinar las Españas del siglo XVIII pese a que fueron ellos quienes empujados por sus respectivos aliados e intereses acabaron provocando una guerra para dilucidar el conflicto.
Esos dos aristócratas eran Felipe de Anjou, o de Borbón, y el archiduque Carlos de Austria.
Ninguna de las dos alternativas sería hoy considerada democrática, por descontado, pero la opción austracista era menos "medieval" que la borbonista.
El archiduque de Austria se había aburguesado; me explico: tanto por lógico interés personal (garantizar su preeminencia y la lealtad de la población) como para evitar conflictos fiscales con la nobleza, la Casa de Habsburgo era partidaria de mantener las mejores relaciones posibles y satisfacer en la medida de lo "recomendable" a las incipientes y pujantes burguesías urbanas, a las que prestaba sincera atención y otorgaba relevante importancia política.
Por el contrario, el vencedor de la guerra de sucesión, Felipe de Borbón [coronado Felipe V], así como sus familiares y aliados propugnaban un régimen absolutista y centralista, tal como posteriormente demostraron los decretos de Nueva Planta, que empezaron a ser promulgados en 1707 y aplicados desde Madrid, donde ya se había instalado el Borbón con ayuda francesa. El proceso "centralizador" se completó tras las caídas de Barcelona (1714) y Palma de Mallorca (1715).
Los borbonistas, que ya reinaban en Francia, rechazaban prácticamente todas las iniciativas auspiciadas por la incipiente burguesía, en la que ya eran perceptibles los rasgos del futuro liberalismo clásico [del que apenas queda la carcasa en el actual neoliberalismo].
Felipe V, al igual que su tío Luis, el Rey Sol de Francia, era rabiosamente centralista y cuando accedió al trono erradicó las llamadas "constituciones catalanas" y todos los acuerdos de similar tenor que pervivían en las administraciones y gobiernos de numerosas villas y comarcas de la federalista Casa de Aragón, que era titular de cuatro monarquías: el Reino de Aragón, el Condado de Barcelona [cabeza del Principat de Catalunya y donde se había establecido la  sede de la Casa de Aragón], el Reino de València y el Reino de Mallorca [por motivos ideológico-lingüísticos los tres últimos territorios constituyen el ámbito que el sector expansionista del nacionalismo catalán denomina Països Catalans].
No por eso hay que endiosar el pseudofederalismo austracista, pues la Casa de Austria era tan partidaria como la de los borbones de mantener los privilegios de la nobleza y de la curia, aunque con notables matices.
[Enlace al texto que relata el proceso de creación de la Corona de Aragón
..
Mapa político-administrativo de las Españas del siglo XVII.
Pulsar para ampliar
Las cinco monarquías con las que
Felipe V creó la de España
compartían soberano pero 
mantenían leyes autóctonas 
El generalizado apoyo del que gozaba el candidato de los Austrias en los territorios de la Casa de Aragón se debía a que el pretendiente austracista se comprometió a mantener los pactos de gobernación que conjugaban los intereses económicos de gran parte de los artesanos, comerciantes y campesinos propietarios con la autoridad fiscal de la nobleza.
Por su parte, el proyecto pilotado desde París por los Borbones apostaba por reducir drásticamente el número de personas y organismos gremiales o estamentales que poseían poder fiscal, judicial o administrativo para centralizar toda la administración de los reinos hispanos existentes hasta suprimirlos y para, ante todo, perfeccionar la fiscalidad [a este respecto, el objetivo era uno y solo uno: aumentar la capacidad recaudatoria]; además, la Casa de Borbón otorgaba especial relevancia a mejorar el sistema de explotación de las colonias.
Esto último propició que la corte de Felipe V fuera invadida por hombres de negocios extranjeros cuya presencia provocó, entre otros efectos, el reforzamiento de la autoridad de Felipe V, alimentando la codicia de los terratenientes e inversores (todos nobles), fomentando negocios trasnacionales y poniendo en marcha proyectos que, además de mejorar las explotaciones y extracciones americanas, perseguían perfeccionar el transporte, la distribución y la comercialización de las riquezas procedentes del nuevo mundo a fin de maximizar sus beneficios. 
Esa redistribución y creación de negocios constituyó un frente crucial para dilucidar el ganador de la guerra de sucesión española, que a su vez formaba parte de la lid de ámbito continental que borbonistas y austracistas dirimían al norte de los Pirineos en el marco de la lucha de intereses que libraban las cinco grandes casas reales de la época: austriaca, francesa (borbones), inglesa, otomana y rusa.
..
[INCISO: A título de curiosidad, cabe subrayar que al iniciarse el siglo XVIII las únicas familias reales de la Península cuyos miembros eran biológicamente 100 % ibéricos eran los de las casas de Portugal y Aragón.
El rey de la Casa de Austria recién fallecido sin descendencia (Carlos II el Hechizado) era tataranieto del hispano-flamenco  Carlos I de España (Gante 1500-Yuste 1558), hijo de Juana II de Castilla (la Loca) y de Felipe I de Castilla, duque de Borgoña, Brabante, Limburgo y Luxemburgo, conde de Artois, Flandes, Habsburgo, Henao, Holanda, Tirol y Zelanda más señor de Amberes y Malinas, más conocido como Felipe el Hermoso, nacido en Brujas (Flandes) y de ascendencia franco-germánica.
Resumiendo, en el fallecido Carlos II (1661-1700) apenas quedaban biología ibérica pues tras el matrimonio entre Juan la Loca y Felipe el Hermoso todos los reyes que le precedieron (ancestros suyos) habían matrimoniado con extranjeras; por ende, el pretendiente de los Austria a heredar la corona era un sobrino de Carlos II que nada tenía que ver biológicamente con la Península.
El otro pretendiente, el que accedió al trono como Felipe V, era el segundo hijo del muy francés Louis de Bourbon, Gran Delfín de Francia como príncipe heredero de Luis XIV, y de la germánica María Ana de Baviera.
Felipe V matrimonió dos veces y en ambas ocasiones con sendas extranjeras: su prima María Luisa Gabriela de Saboya (piamontesa nacida en Turín), con la que tuvo cuatro hijos, y en segundas nupcias con Isabel de Farnesio (nacida en Parma, ciudad italiana de la Emilia-Romaña), que le dio siete hijos; en total, once vástagos y ninguno biológicamente hispano.
El sucesor de Felipe V fue su hijo Luis I, engendrado por la turinesa, que resultó ser el monarca más fugaz de la Historia de España (enero-septiembre 1724), pues enfermó y murió poco más de ocho meses después de ser coronado, motivo por el que su padre volvió a ocupar el trono del que se había apeado para disfrutar de una vejez tranquila, pero se vio obligado a reinar hasta morir (1746), siendo entonces relevado por Fernando VI, el tercer hijo de su esposa turinesa.
El rey Fernando VI sí eligió de esposa a una noble de la Península, la portuguesa Barbara de Bragança, pero no tuvieron descendencia y la corona pasó a manos de su medio hermano Carlos III, engendrado por la parmesana Isabel de Farnesio] 
...
..
Tratado de Utrecht: Felipe V cedió temporalmente Menorca y Gibraltar,
regaló Flandes, Luxemburgo, Milán, Nápoles y Cerdeña 
La corte de Felipe V, con dos tercios de la Península bajo su control, supo repartir con habilidad cargos, favores y negocios, lo que permitió a los borbonistas disponer de numerosos caballos de Troya [miembros de la nobleza y sobre todo de la curia] en localidades y comarcas de los reinos de la Casa de Aragón.
En principio, la corte del candidato austracista recibió notable apoyo económico de Viena y Londres, desde donde incluso enviaron tropas.
La balanza empezó a inclinarse ostensiblemente del lado del Borbón tras la derrota de los austracistas en Almansa (1707) y la pérdida de la mitad sur del territorio (el Reino de València) y parte de Aragón.
Cuando los dos ejércitos se enfrentaron en Almansa los ingleses ya se habían inclinado del lado francés y contra los Austrias con la finalidad de obtener el regalo que a cambio de ello les había prometido Felipe de Anjou: Menorca, y porque en Londres inspiraba temor el creciente poderío de los Habsburg en el continente.
A partir de entonces las peores derrotas de los austracistas no se produjeron tanto en los campos de batalla como en las escaramuzas diplomáticas y bancarias, pues en el fondo se trataba de un juego de tronos y de intereses económicos de ámbito continental.
Prueba de la internacionalidad de la lid es que con motivo de la firma del primer Tratado de Utrecht (1712) la Casa de Austria también renunció al trono español a cambio de que Felipe V --que ya era el vencedor in péctore de la guerra a falta de tomar Barcelona y Palma de Mallorca-- entregara a los Habsburg varios dominios hispanos ubicados en Centroeuropa y la península italiana [ver mapa adjunto al inicio de este apartado].
Además, Felipe V cumplió generosamente con los ingleses y no solo les cedió el control de Menorca, sino que además les otorgó el derecho de uso (no la soberanía, esta se la arrogaron ellos) de la playa y llanura existentes al pie del peñón de Gibraltar, donde emplazaron un fortín y punto de avituallamiento de uso comercial y militar.
En gran medida la Casa de Borbón ganó la guerra de sucesión a costa de ceder dominios y derechos de los reinos peninsulares; más claro: Felipe V compró a sus enemigos pagando con propiedades ajenas.
..
..
La economía decidió la guerra que se libraba en la Península 
En cuanto al desarrollo de la guerra es obligado destacar que sin el concurso de las tropas centroeuropeas y con las ayudas materiales extranjeras muy reducidas los austracistas catalano-aragoneses [cuyo poderío quedó reducido a las aportaciones dinerarias y humanas de comerciantes, artesanos y campesinos] poco pudieron hacer frente al bien pertrechado ejército borbonista.
Desde un punto de vista económico también fue fundamental que Felipe V controlara todos los resortes financieros de la Administración central, que era la que se beneficiaba de la ingente riqueza que llegaba de las colonias; además, el francés contó con el firme apoyo del rey de su país de origen, quien consiguió que su pariente español se beneficiara de las presiones ejercidas desde París para cerrar las fuentes de financiación de los austracistas, en especial banqueros del Reino Unido, Austria, Baviera, las Provincias Unidas, Venecia y Saboya.
Por si fuera poco, a la vista de lo que se cocía durante las negociaciones de los tratados de Utrecht --con las cesiones de territorios españoles que ofrecía Felipe V a sus enemigos-- todos los banqueros europeos acabaron dando la espalda a las peticiones crediticias de la aristocracia y cortesanos de la Casa de Aragón.
En resumen, al margen de las envenenadas polémicas entre españolistas y catalanistas, lo esencial del 11 de septiembre de 1714 es que cayó el baluarte más importante de los partidarios del federalismo monárquico de los Habsburg, casa real que en todo caso ya se había beneficiado con la obtención de varios dominios extrapeninsulares que eran de los reinos hispanos: la mitad sur de los llamados Países Bajos (Flandes), Luxemburgo, Milán, Nápoles y Sicilia.
Y la segunda consecuencia, esta de calado exclusivamente peninsular, radica en que el vencedor, Felipe V, derogó todos los derechos estamentales y los órganos de gobierno existentes en los territorios de las monarquías de la finalmente abolida Casa de Aragón.
En todo caso y recuperando el planteamiento inicial del post, conste que antes del 11 de septiembre de 1714 el Principat de Catalunya (federado con los reinos de Aragón, València, Mallorca y Cerdeña) no era un país plenamente independiente, y lo cierto es que Catalunya tampoco habría sido soberana si hubiera triunfado el candidato austracista.
¿Qué habría ocurrido si el triunfo hubiera sonreído a la Casa de Austria? Es imposible saberlo con exactitud, pero con toda probabilidad el tránsito del Antiguo Régimen al Estado Moderno habría sido más rápido y profundo; el acervo social e institucional del Estado construido habrían sido otros y, por descontado, España hubiera nacido y crecido sin el corsé centralista y uniformador que impusieron los borbones y sus aliados.

4 comments:

  1. Analizar y contextualizar está muy bien simpre que el alud de detalles no sotierre los hechos actuales y termine por aguarlos. Yo no creo que muchos de los catalanes que hoy participan en la Diada piensen que están "representando la guerra entre los Borbón y los Habsburgo". Tampoco creo que piensen en un "enfrentamiento entre dos nacionalismos". La equidistancia es ilusoria. No son los catalanes los que quieren imponer a España sus instituciones.

    Tienen enfrente a un Estado filofascista (ahí está, por dar solo un dato, el pazo de Meirás, conservado todavía como botín del dictador), y tienen el deseo, la voluntad política y muchísimos motivos para separarse de él. Y están decididos a hacerlo. Si algo "representan" o "escenifican", es esta decisión ACTUAL, con independencia de 1714, de Felipe V, y demás circunstancia histórica.

    La "racionalidad" y la "contextualización" no consisten en buscar, y menos en forzar, una simetría y una equidistancia que no están en la realidad. Con suficientes dosis de "análisis", la relación entre el torturador y el torturado puede terminar visualizándose como una "confrontación de personalidades", sin elementos morales. Con suficiente "análisis", terminamos en el nivel explicativo de las proteínas y los genes. Ese no es el nivel explicativo ético o político.

    Por cierto, que en 1714 Catalunya no era independiente es casi tan cierto como que Castilla no era independiente. Después de 1714, ambas afirmaciones ya no fueron equivalentes.

    ReplyDelete
    Replies
    1. Antonio,
      No pretendía equiparar lo ocurrido con motivo de la guerra de sucesión en el siglo XVIII con lo que ocurre hoy.
      Sólo pretendía exponer muy brevemente (es un "post") qué ocurrió durante aquel enfrentamiento entre dos casas reales y, ¡precisamente!, poner encima de la mesa el mito.
      No soy españolista, tampoco catalanista; pero si de dar opinión al respecto se trata, a mi parecer es evidente que el mal llamado problema catalán (digo "mal llamado" porque el problema no tiene origen en Catalunya, sino en el concepto de España que impera desde hace varios siglos) sólo se superará por la vía política, democráticamente: ¡votando!
      Hay "post" precedentes en los que ya exponía mi opinión sobre la situación actual.

      Delete
  2. Si leí bien los ingleses tienen Gibraltar porque un rey borbón les regaló el peñón. Gracias por el dato.

    ReplyDelete
    Replies
    1. Leyó bien. Y por el mismo motivo, los ingleses también "disfrutaron" de Menorca (y sus riquezas) durante largos años.

      Delete

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.