24 October 2014

Los avatares de la Marca Hispánica constatan el origen plurinacional de España

Hay quienes ignoran u ocultan que el Reino de España fue creado en 1715 por
Felipe V, que eliminó la Casa de Aragón, incorporó sus cuatro monarquías a la de
Castilla e hizo efectiva la unión político-jurídica del incipiente Estado español
.
[En nota a pie de texto figura la reproducción facsímile del artículo de ABC que motiva este post]
..
La Marca Hispánica del Imperio Carolingio fue creada en la segunda mitad de la década del 760 y se prolongó durante poco más de cien años. Sus dominios abarcaron la franja de territorio, de este a oeste, comprendida entre los Pirineos y la frontera norte de los poderes islámicos de la Península Ibérica.
Los francos no aplicaron un modelo predeterminado o único, de manera que los señores locales y los nobles visigodos que fueron cooptados --nos voluntariamente y otros bajo presión-- para integrarse en la Marca mantuvieron vínculos de variada índole con el poder político carolingio, con sede en Aquisgrán.
Todo empezó tras completarse la penetración del islam en la Península.
Una vez derrumbado el poder visigodo en la Península, los yihadistas acometieron el reto de extender la nueva religión al norte de los Pirineos, progresión que pareció quedar conjurada en la batalla de Poitiers, en otoño del 732, 733 o 734 [el año es objeto de controversia historiográfica debido a que en los documentos de la época que se conservan figuran cifras diferentes]. Fue una gran victoria, pero sólo una batalla, por lo que tanto los visigodos como los francos temían una segunda intentona.
El recelo estaba justificado porque en el 719 los sarracenos habían avanzado por la costa catalana, entraron en el mediodía galo y conquistaron Septimania [grosso modo, el Languedoc oriental], derrotando a los nobles visigodos y afincándose con notable aceptación social, a lo que contribuyó la actitud contemporizadora de los numerosos seguidores que el arrianismo tenía en el mediodía galo.
Con capital en Narbona [rebautizada Arbuna por el valí bereber que comandaba el ejército yihadista], el poder islámico utilizó la rada próxima a la ciudad para mantener estrecha relación con enclaves ibéricos y norteafricanos ya islamizados; no obstante, la función más relevante de la dársena, aparte de las comerciales y militares, fue servir de puerta de entrada para cientos de colonos, favoreciendo así la implantación del islam en la ciudad y su área de influencia.
Sucesivos intentos de someter Narbona por parte de los visigodos y luego de los francos ya instalados en Tolosa (Toulouse) fracasaron, hasta que en el 759 el levantamiento de la población narbonense no islamizada, que aniquiló a gran parte de la guarnición, abrió las puertas a que los visigodos --todavía fuertes en algunos enclaves cercanos del mediodía galo-- recuperaran el control de la ciudad, provocando la huida hacia el sur de varios miles de musulmanes. Pese a ello o quizá precisamente por el carácter insurreccional de la derrota sufrida por los yihadistas en Narbona, los miembros más influyentes de la corte carolingia de Aquisgrán estaban convencidos de que el poderoso Emirato de Córdoba, casi recién constituido (756), acabaría relanzado la yihad para ganar fieles y tierras al norte de los Pirineos.
..
Pulsar para ampliar
Empobrecidos y sin poder militar,
pero con alto valor geopolítico
Tras la irrupción de los mahometanos en la Península (711) y su rápida progresión hasta las costas del Cantábrico y los Pirineos, al pie de estas montañas una veintena de familias de la nobleza visigoda resistió el embate, conservando pequeños territorios pero condenados a guerrear sin tregua so pena de ser aniquilados.
..
[INCISO: En este punto es obligado dejar constancia de que en el cuadrante noroeste de la Península y a lo largo de la cordillera cantábrica (desde el noreste de la actual provincia de Lugo hasta el macizo vasco) existían varios territorios que los yihadistas no habían logrado someter, en los que resistían un puñado de nobles cristianos cuyas huestes se beneficiaban de la intrincada orografía.
Durante el bienio 717-718 se produjo en Asturias la que está considerada como la primera rebelión de cristianos que logró arrebatar tierras al poder islámico.
Una vez controlados los Picos de Europa (en las actuales provincias de Oviedo y Santander) los alzados conquistaron una franja costera (en el área del actual Gijón) y Pelayo fue coronado rey de los astures.
Fue el primer monarca cristiano independiente tras el colapso del poder visigodo. En el 719 la sede del reino fue establecida en Cangas de Onís]
..
En la cara sur del Pirineo la situación era extremadamente precaria y una de las primeras decisiones de Carlomagno, coronado rey de los francos en el 764, fue poner en valor a los nobles cristianos que resistían en las montañas con la finalidad de crear un "colchón" entre el cristianismo y el islam.
Emisarios de Aquisgrán establecieron contacto con los acorralados hispanos para forzarles a recibir la ayuda carolingia (mercenarios incluidos) y aceptar las "sugerencias" del poder imperial.
En la segunda mitad de la década del 760, cuando una tras otra entraron en vigor las alianzas de la Marca Hispánica, el único territorio regido por un monarca cristiano en la vertiente sur de los Pirineos que había logrado consolidarse y que parecía disponer de fortaleza suficiente para resistir las razias mahometanas era el Condado de Pamplona [posteriormente, aunque sólo durante el reinado de García III, se denominó Reino de Pamplona y Nájera y finalmente, Reino de Navarra].
..
Alminar del antiguo cementerio
de Qala'a, en Saraqusta, 
complejo cristianizado 
y rebautizado de San Pablo.
Más detalles de la Zaragoza 
andalusí en la página
Tzagr alAndalús 
Pamplona-Saraqusta, el primer pacto (no escrito)
entre islámicos y cristianos
Los datos disponibles indican que el poderío de Pamplona (Iruñea) era relativo. La ausencia de ataques islámicos no se debía a su solvencia militar, sino a las estrechas relaciones que varias familias de la nobleza local habían establecido con la élite que ostentaba el poder económico y político de la islamizada Saraqusta [Zaragoza], que era la capital de un poderoso valiyato musulmán.
Fue el primer acuerdo de facto habido en la Península que propició la convivencia entre sendos poderes católico y mahometano, lo que favoreció --esto es sustancial-- el establecimiento de sólidos lazos entre las gentes de ambos territorios.
Tras el Reino de Asturias constituido en la cordillera cantábrica, proclamado en el 718, el Condado de Pamplona fue la segunda monarquía de la Península y primera de la franja pirenaica independiente de los musulmanes y también de los francos; de los primeros gracias a su alianza con Sarauqusta y de los segundos porque años después las tropas vasconas [esta era la etnia o pueblo más relevante del territorio] aprovecharon con sorprendente osadía el fracaso de la incursión de Carlomagno (778) en su intento de conquistar la ciudad del Ebro.
Resumiendo: cuando el ejército carolingio iba de retiraba tras el inútil sitio de Saraqusta, los vascones atacaron la retaguardia del ejército carolingio con ayuda de los guerreros musulmanes que seguían a los francos [esta tropa musulmana no tenía intención de atacar, su misión era comprobar si la marcha de la expedición carolingia era sólo táctica o definitiva]. La práctica aniquilación de las huestes que comandaba Roland le Preux, sobrino de Carlomagno, en el desfiladero de Roncesvalles reforzó la independencia de Pamplona respecto de Aquisgrán al tiempo que sellaba la relación de amistad entre los vascones cristianos y los aragoneses islamizados.
El Condado de Pamplona sólo se adscribió a la Marca por razones tácticas durante un breve período, apenas once años: 806-816.  
Mientras tanto, la nobleza autóctona del extremo noreste peninsular, reforzada con mercenarios carolingios, logró finalmente bajar de las montañas, consolidar sus posiciones, ampliar sus dominios y conquistar las plazas de Girona (785) y Barcelona (801), la segunda gracias a la intervención de un ejército carolingio.
..
Pulsar para ampliar
Once años de máximo apogeo
certificaron el éxito de la iniciativa
de Carlomagno
Al iniciarse el siglo IX la Marca Hispánica alcanzó la extensión y fortaleza suficientes para calificar de exitosa la iniciativa de Carlomagno de coligarse con los nobles hispanos.
Exceptuados el reino astur y el Condado de Pamplona, el Imperio Carolingio nombraba (o ratificaba) a los monarcas ibéricos, todos con el título de conde y todos obligados a jurar fidelidad a los acuerdos pactados con el emperador.
Durante once años, 806-816, período en el que los vascones permanecieron voluntariamente adscritos a la Marca, el imperio carolingio logró influir (con mayor o menor efectividad) en los dieciocho "países" cristianos existentes en la franja de territorio peninsular que media entre las costas mediterránea y cantábrica [→ver el primero de los mapas que acompañan este post].
La plácida relación hispano-carolingia duró poco, pues antes de finalizar el primer cuarto del siglo IX ya eran tres las monarquías ibéricas que habían consolidado sus estructuras sociales y militares e iniciaron su alejamiento más o menos rápido y amistoso de los francos.
En poco más de un siglo esos tres condados se convertirían en las monarquías preeminentes en el cuadrante noreste de la Península; a saber:
..
* Condado de Pamplona, ya plenamente independiente, su monarca fue bendecido con el título de rey en el 816: Íñigo Íñiguez o Íñigo Arista.
..
[INCISO: Los padres de Íñigo eran el noble cristiano Íñigo Fortúnez y Oneca, una joven musulmana de la clase alta de Saraqusta (Zaragoza).
Apenas un lustro después de haber dado un hijo al vascón Fortúnez, Oneca regresó a su ciudad de origen, Saraqusta, donde matrimonió por segunda vez, en esta ocasión por el rito musulmán con el valí Musa I, al que también dio un hijo, el futuro Musa II; por lo que al paso de los años se dio la singular circunstancia de que la máxima autoridad civil y militar de la islámica Saraqusta y el rey de la cristiana Pamplona eran hermanastros]
..
El rey iriundar o pamplonés puso en marcha un ambicioso plan para extender sus dominios, que abarcaron todos los territorios poblados por los vascones (incluida una franja del actual departamento francés de Bayona), así como la mitad oriental de la actual Cantabria y, avanzando hacia el sur y el oeste, Pamplona acabó haciendo suyas las tierras de la actual comunidad de La Rioja y las del entonces novísimo Condado de Castilla, que años después regresó a la disciplina del Reino de León, cuyo monarca Ordoño fue quien en el año 850 había otorgado el título de conde y señor de Bardulia [la mitad norte de la actual provincia de Burgos, germen de Castilla] a su cuñado Rodrigo, asignándole dominios y prerrogativas.
..
* Condado de Aragón, cuyo titular se erigió en rey en el año 810 fusionando los condados de Sobrarbe y Ribagorza, a los que casi inmediatamente se unió el de Jaca, ciudad que fue la primera capital política del reino aragonés.
..
* Condado de Barcelona, que fue absorbiendo a sus homónimos vecinos, empezando por los de Ausona (Vic) y Girona. Una vez finalizada la relación con los francos y ya plenamente independientes, los condados catalanes constituyeron una suerte de estructura federal a la que bautizaron Principat de Catalunya, según prueba un documento emitido con motivo de la sesión de las Cortes catalano-aragonesas celebrada en 1350, en Perpinyà [capital del Rosselló, comarca hoy francesa pero que durante siglos fue uno más de los condados catalanes].
..
Petronila de Aragón y
Ramón Berenguer IV de Barcelona
1164-1715: Un solo titular para las cuatro
monarquías del levante ibérico
La denominada Corona de Aragón estaba formada por monarquías que compartieron soberano desde 1137 hasta 1700, cuando falleció sin descendencia Carlos II, desencadenándose al año siguiente la guerra de sucesión, 1701-1715...
La federación de monarquías del levante peninsular [primero dos, el reino de Aragón y el Principado de Catalunya, a las que posteriormente se sumaron los reinos de València y Mallorca] quedó constituida el 13 de noviembre de 1137, cuando el monarca aragonés Ramiro II el Monje firmó la cesión administrativa o regencia de sus dominios al conde de Barcelona, Ramón Berenguer IV, que previamente se había casado con la hija primogénita del aragonés, Petronila de Aragón (Peronella d'Aragó).
Ramón Berenguer, primus inter pares de los condes catalanes, asumió entonces la gobernación del territorio aragonés como «príncipe y dominador de Aragón», según consta en documentos por él suscritos; no obstante, Ramiro II conservó el título de rey de Aragón que a su muerte heredó su hija Petronila.
Tal como indica la documentación que se conserva, los esponsales entre el catalán y la aragonesa se hicieron bajo la fórmula denominada "matrimonio en casa", de modo que el esposo gobernaba también los dominios de la familia de su esposa, Aragón, pero no era el cabeza o jefe de esa familia real, dignidad esta que mantuvo el rey Ramiro II hasta su muerte y que fue transferida entonces a su hija, pudiendo ser heredada sólo por el primer hijo varón de la aragonesa, no por su esposo, ni siquiera en el caso de que ella falleciera antes que él, salvo si ella moría sin dejar descendencia.
Así, en 1164 el hijo primogénito del catalán Ramón Berenguer y de la aragonesa Petronila, Alfonso, se convirtió en monarca por doble partida al confluir en él las soberanías sobre el Principat de Catalunya y sobre el Reino de Aragón.
Posteriormente, la Casa Real Catalano-aragonesa [pues tal era en rigor, con independencia de que la denominación fuera formalmente abreviada y enunciada como Casa de Aragón o Corona de Aragón], cuya sede era Barcelona, amplió sus dominios al incorporar los territorios del Reino de València (1238) y el Reino de Mallorca (1231), taifas musulmanas sometidas por Jaime I el Conquistador (Jaume I el Conqueridor).
Así las cosas, la llamada Corona de Aragón reunía cuatro monarquías en cuyos dominios la población utilizaba seis idiomas (aragonés, castellano, catalán, latín, mozárabe y occitano, lengua madre del aranés), manteniéndose vivas y sin problemas relevantes distintas culturas, no sólo las lingüísticas sino también las religiosas, que eran tres: cristianismo, islam y judaísmo [hasta que Fernando el Católico se plegó a los deseos de su esposa Isabel y consintió en aplicar en sus dominios la prohibición de las fes islámica y judaica].
Los pobladores de esas cuatro monarquías se regían por una serie de leyes, normas y también regímenes fiscales propios, permaneciendo unidas formalmente porque el titular de las cuatro soberanías era la misma persona. Subrayo: esos cuatro territorios no constituían una sola monarquía, sino cuatro, cuyo soberano era rey de Aragón, conde de Barcelona (y príncipe de Catalunya), rey de València y rey de Mallorca.
..
..
Las dignidades, estamentos, fueros y leyes de las cuatro monarquías federadas del levante ibérico, así como la propia Casa de Aragón, fueron suprimidas por los llamados decretos de Nueva Planta que pergeñó Felipe V de Borbón a partir de 1701 y aplicó durante el período 1707-1716.
El borbón Felipe V fue el primer rey de España, pues solo tras la toma de Mallorca con la consiguiente capitulación del reino balear (1715) que puso fin a la guerra de sucesión (no de secesión) desaparecieron las monarquías preexistentes que restaban en vigor.
Unas (las del noroeste peninsular) ya habían sido fagotizadas en su día por el Reino de León y este por el de Castilla y las cuatro que al iniciarse el siglo XVIII aún restaban vivas (las de levante) fueron derogadas desde Madrid por Felipe V, el primer rey de la Casa de Borbón.
Fue entonces, en el siglo XVIII (1715) y no en el XV (1492) como proclaman los nacionalistas españoles, cuando quedó constituido el Reino de España como unidad político-jurídica.
La de España es la única monarquía que hoy sigue viva en la Península [la portuguesa desapareció en 1910] y en la mitad sur de Europa, pues pese a que fue abolida en dos ocasiones fue restaurada otras tantas, la segunda en 1975 como consecuencia de la ley de sucesión dictada por el general Francisco Franco en 1969, mediante la que Juan Carlos de Borbón fue nombrado heredero de la jefatura del Estado a título de rey.
..
[INCISO: La católica Isabel I de Castilla anuló antes de finalizar el siglo XV casi todas las jurisdicciones o poderes territoriales, prerrogativas y normas fiscales que quedaban de los extintos reinos del noroeste peninsular: Asturias, Galicia y León. En la misma línea, tras conquistar el Reino de Granada y recibir la corona de manos de Boabdil la reina también derogó todas las leyes y normas allí vigentes, imponiendo las regulaciones propias de Castilla y prohibiendo la religión islámica.
Es incierto que la unidad territorial (que no institucional) del futuro Reino de España se cerrara en 1492 con la conquista del Reino Nazarí de Granada, pues Navarra fue independiente hasta 1512, año en que fue invadida por un ejército enviado por Fernando el Católico, quien derogó el título e integró el territorio de los vascones en el Reino de Castilla, del que él era titular consorte y de pleno derecho desde que enviudó de Isabel, fallecida en 1504.
No obstante, Fernando fue fiel a sus ancestros catalano-aragoneses y mantuvo vigentes las cuatro soberanías del levante peninsular de las que era titular como jefe de la Casa de Aragón. El modelo levantino, denominado "monarquía compuesta" o federal, fue respetado por la Casa de Austria hasta que perdió la guerra de sucesión. Actualmente también aplica ese modelo con ligeras variantes la Casa de Windsor en el Reino Unido]

NOTA: Más detalles del episodio vivido en el siglo XVIII que concluyó con la creación del Reino de España como unidad política-jurídica, en el post «Madrispaña y Catalunya llevan 300 años reinterpretando la guerra entre los Bourbon y los Hausburg».  
..
Roca convertida en memorial de la batalla
de Roncesvalles en el lugar de los hechos
que inspiraron el poema épico
 La chanson de Roland (la canción de Roldán),
escrita en francés antiguo.
Primera incursión del ejército
carolingio: dos derrotas
Volvamos atrás: En el año 778, cuando las tropas de Carlomagno se adentraron en la Península para atacar Saraqusta, el valí de Barshiluna [Barcelona], Suleimán ben al-Arabi, formaba parte de una suerte de coalición de nobles de religión musulmana que aspiraban a romper amarras con el emir cordobés Abderramán I.
El barcelonés consideraba imprescindible negociar la paz con los francos para no luchar en dos guerras a la vez, una con Aquisgrán y la otra con Córdoba. 
Suleimán pretendía que los cristianos carolingios hiceran piña con las islámicas Barshiluna y Saraqusta para destruir o al menos limitar el poder del emirato andalusí.
La renuencia de Aquisgrán a inmiscuirse en un pleito entre "familias" islámicas impidió fructificar el proyecto de Suleimán, que estaba convencido de que si caía Saraqusta, las tropas francas avanzarían hacia el este (rumbo a Barshiluna), por lo que organizó una expedición que partió hacia la ciudad del Ebro para reforzar su defensa.
Ya cerca de Saraqusta, las tropas de Suleimán fueron sorprendidas y derrotadas por el ejército de Carlomagno y el barcelonés cayó prisionero. A pesar de esa derrota Saraqusta resistió el asedio.
Con miles de hombres excesivamente alejados de las fuentes de suministro, unido a la inquietud que suscitaba tener a los vascones a sus espaldas, el emperador decidió retirarse. Carlomagno ordenó encadenar y conducir presos a un puñado de ilustres, entre los que figuraba Suleimán de Barshiluna.
Hombre fuerte y de suerte, cuando la retaguardia del ejército franco fue prácticamente aniquilada en Roncesvalles, Suleimán fue liberado por las huestes del rey de Pamplona y consciente de que ya era demasiado mayor para nuevas aventuras, no regresó a Barshiluna, prefirió instalarse en Saraqusta y confió la gobernación de la ciudad mediterránea a su hijo Matruh.
Vueltas que da la vida: Suleimán murió apenas dos años después y una de las primeras decisiones de su hijo fue aliarse con el enemigo de su padre: Abderramán I. La cosa no se quedó ahí, Matruh encabezó una expedición militar que se integró en el ejército del emirato cordobés que en 781 asaltó Saraqusta, la ciudad que había acogido a su padre y en la que falleció.
Para redondear la paradoja, ese mismo año las tropas de Matruh también sacaron tajada de la razia que saqueó Pamplona, capital de los guerreros vascones que habían liberado a su padre en Roncesvalles.
El ataque de los guerreros de Abderramán I y Matruh destruyó parte de Pamplona y estuvo en un tris de provocar el colapso del reino vascón, que para colmo sufrió una segunda derrota a manos de los musulmanes en el hábitat que mejor conocían los cristianos, las montañas.
Que el Reino de Pamplona sobreviviera se debió en gran medida a que Córdoba estaba inmersa en las pugnas religiosas y las luchas de poder que se dilucidaban entre las grandes familias árabes gobernantes en el Oriente Próximo, de modo que Abderramán no prestó atención ni presupuesto suficientes para controlar los nuevos dominios. La presencia cordobesa a orillas del Ebro fue un visto y no visto.
En apenas un año el reino de Pamplona y el vilayato de Saraqusta recuperaron sus dominios; es más, los islamistas aragoneses ampliaron su territorio con la toma de Wasqa (Huesca), en el 789.
..
Tras la toma de los carolingios (801), Barcelona
fue objeto de varios intentos de reconquista por parte
de los musulmanes, motivo por el que durante
los siglos X y XI se reforzaron y ampliaron las
murallas, de las que se conservan varios tramos;
 en la foto, el más largo, ubicado en las 
inmediaciones de Les Drassanes (las atarazanas
o astilleros medievales), parte de las cuales
siguen en pie en las proximidades del puerto viejo
Segunda incursión del ejército 
carolingio: una victoria inútil
En el 792 falleció Matruh y seis años después (798), su sucesor al frente de Barshiluna, Sadún al-Ruayni, viajó a Aquisgrán para proponer otra vez la creación de una alianza militar con el objetivo de arrebatar tierras y restar preeminencia a la gran potencia de la Península: Córdoba.
El plan expuesto a Carlomagno daba por seguro que Saraqusta aportaría tropas y, según Sadún, la coalición también contaría con efectivos del Reino de Pamplona, lo cual era perfectamente creíble porque el monarca vascón Íñigo y el valí zaragozano Musa II eran hermanastros.
Sadún, que no dudaba de la victoria y de obtener territorios en la meseta central y en el sureste de la Península, endulzó su oferta con un generoso regalo: Barshiluna. Carlomagno creyó factible el futuro expuesto por el barcelonés Sadún, pero si algo le satisfacía sobremanera era obtener el preciado puerto catalán sin derramar ni una gota de sangre.
Tras varias jornadas de conversaciones el emperador aceptó formar parte de la alianza contra el emirato cordobés, decisión avalada por sus asesores, convencidos todos de que si los coligados actuaban con mediana efectividad, lograrían debilitar gravemente a la potencia andalusí, obtendrían beneficios e impedirían el relanzamiento de la yihad al norte de los Pirineos, que era el objetivo último de la corte de Aquisgrán.
Carlomagno ordenó levas y contrataciones para organizar un ejército, cuyo mando confió a su hijo Ludovico Pío. Con sólo 21 años de edad, el heredero del trono imperial partió rumbo sur para asumir el control de Barshiluna y luego unirse a las fuerzas de Saraqusta y Pamplona para seguir avanzando hacia el sur.
Recién iniciado el invierno del año 800, cuando las tropas carolingias arribaron a las proximidades de Barshiluna un emisario salió al encuentro de Ludovico para comunicarle que Sadún había cambiado de opinión y se negaba a entregar la ciudad. Una vez repuestos de la sorpresa, los carolingios decidieron sitiar la urbe.
La ruptura del acuerdo por parte de Sadún se debió a que Musa II de Saraqusta —muy probablemente aconsejado por su hermanastro pamplonés— se había negado a participar en la aventura de atacar al poderoso ejército cordobés.
Así las cosas, Sadún carecía de aliados y además de haber jugado un farol con las bazas de Saraqusta y Pamplona, también erró al vaticinar que los francos acabarían levantando el sitio de Barshiluna y regresarían a su país.
Por lo que se sabe a ciencia cierta del episodio, Sadún volvió a errar en otro detalle capital: Ludovico tomó la decisión de prolongar el asedio por tiempo indefinido porque contaba con el apoyo de los cristianos que habían logrado resistir los embates de la yihad en tierras de la Cerdanya, Conflent, Vallespir, Besalú, Ausona (Vic) y Pallars, entre otras comarcas catalanas; de modo que los francos dispusieron de alimentos, cosa que los barceloneses no tenían garantizada, de modo que acabaron padeciendo hambre en apenas dos meses.
Sadún intentó abandonar Barshiluna con la intención de viajar al sur para solicitar apoyo a quien, según había dicho tantas veces, era su más odiado enemigo, el emir de Córdoba. Pero el valí barcelonés fue capturado y relevado del poder, que asumió Harum.
El que sería el último soberano musulmán de Barcelona también rechazó la propuesta de los clanes y familias más significadas de la ciudad, que insistían en negociar la entrega de la ciudad a Ludovico Pío con una única condición: la ausencia de represalias.
Como Sadún, Harum erró. Los partidarios de la rendición pactada para evitar una matanza eran amplia mayoría, destituyeron a Sadún y Barshiluna abrió sus puertas en los primeros días de la primavera del año 801.
..
Pulsar para ampliar
El declive del imperio..
A medida que avanzaba el siglo IX se agravaron las luchas intestinas que condicionaban la gobernación del vasto y plural Imperio Carolingio [ver mapa adjunto].
Las disputas entre monarcas y entre nobles, así como entre los unos y los otros acabaron siendo norma, registrándose incluso sangrientos enfrentamientos armados.
El declive imperial favoreció que los territorios de la Marca se desentendieran de lo que ocurría al norte de los Pirineos y los pactos con Aquisgrán se convirtieron poco a poco en papel mojado.
El imperio carolingio acabó disgregándose tras la muerte del hijo de Carlomagno, Ludovico Pío, más conocido históricamente como Luis I el Piadoso. Nada más ser enterrado este, los reinos carolingios fueron divididos en tres paquetes en el Tratado de Verdún (843) entre los hijos del fallecido: Carlos, Lotario y Luis.
Las relaciones con la Marca Hispánica correspondieron a Carlos, apodado el Calvo, que heredó el reino de los francos.
El monarca francés no sólo fue incapaz de coordinar decisiones con sus aliados ibéricos --en gran medida debido al creciente desapego de estos--, sino que además los normandos --cuyos nobles eran vasallos de Carlos el Calvo-- irrumpieron en la Península realizando varias incursiones de rapiña durante el período 856-861, lo que dejó al descubierto las limitaciones de la alianza pactada en su día entre Aquisgrán y los soberanos de la Marca Hispánica.  
En el 858 se registró el revés que más dañó la relación norte-sur: un ejército normando remontó el Ebro, atacó Zaragoza, llegó hasta el Reino de Navarra, alcanzó Pamplona y la saqueó. Los asaltantes no sólo robaron bienes y perpetraron abusos sin cuento, sino que además raptaron al rey vascón [liberado tras el pago de un rescate].
Navarra no era precisamente la mejor "amiga" de los sucesores de Carlomagno, pero la incursión normanda y el también oneroso ataque que perpetró una expedición vikinga en la costa cantábrica en el 859, amén de otras rapiñas menores en el litoral catalán, demostraron que la alianza hispano-carolingia había dejado de ser útil para los monarcas cristianos del sur de los Pirineos, de modo que quienes todavía no habían roto con los francos decidieron dar el paso tras comprobar que carecía de sentido tener obligaciones a cambio de nada.
..
Pulsar para ampliar
La hora de romper amarras
Las razias normandas y vikingas, sumadas al hecho de que los francos no estaban en disposición de aportar efectivos contra los musulmanes, ya habían motivado que Luis I el Piadoso previera dar salida al "callejón hispano" y dejara por escrito el modo de hacerlo en la Capitular de Quierzy (877), decreto y testamento que, por un lado, regulaba la transmisión de sus derechos a sus tres hijos y, por otra banda, establecía el procedimiento a seguir para desmantelar los pactos con los cristianos del sur de los Pirineos, para lo que dejó escrita una serie de consejos y medidas para desmantelar la Marca de forma dulce y escalonada.
Pero la aplicación de lo dispuesto por Luis I fue relativa porque nadie esperó nada ni a nadie y su hijo, Carlos el Calvo, tampoco puso interés (ni tenía fuerzas) para impedir que el proceso se acelerara.
La ruptura fue más rápida de lo previsto pero venturosamente en ningún caso hubo enfrentamientos entre franceses e hispanos: la Marca desapareció de forma distinta a como había sido planeado pero el proceso fue pacífico
Esta circunstancia tuvo consecuencias positivas, pues la ausencia de violencia entre las gentes del norte y del sur de la cordillera ratificó las por lo general buenas relaciones entre los pueblos de ambas vertientes.
La pacífica vecindad se mantuvo hasta 1701, cuando las casas de Bourbon y Habsburg fueron incapaces de arbitrar una solución a sus enfrentados intereses y llegaron a la bárbara conclusión de que una guerra decidiera cuál de los dos candidatos sería el jefe de las casas reales de Castilla [con sede en Madrid desde 1561 y titular de una monarquía] y de Aragón [con sede en Barcelona desde 1137 y titular de cuatro monarquías].
..
NOTA
¿Es necesario tergiversar la Historia para defender la conveniencia de mantener unido el territorio del Estado español? 
Este post obedece al comentario-consulta que remitió un lector el pasado 21 de octubre con relación al texto de Im-Pulso titulado «Mas suspende la consulta, el PP celebra "su victoria" y Catalunya se aleja un poco más».
[→ Pulse este enlace para acceder al comentario del lector y a mi respuesta]
La consulta del lector alude a varios datos radicalmente falaces divulgados por ABC y que sorprenden por incluir errores de bulto y porque el texto constituye un burdo intento de reinventar la historia con fines partidistas.
..
El contenido del Tratado de Corbeil 
El autor del artículo de ABC afirma que en el Tratado de Corbeil (1258) --del que hace una interpretación hollywodiana-- el titular de la Corona de Aragón cedió a Luis IX de Anjou, rey de Francia, las posesiones del mediodía francés que ostentaban monarcas adscritos a la Casa de Aragón: eso es totalmente falso.
Para redondear el invento, el autor del texto de ABC afirma que la Corona aragonesa cedió esos dominios a cambio de que el rey franco no hiciera efectivos los derechos que tenía sobre los condados catalanes: otra falacia y más gorda. 
Derechos franceses que, según la "novelita" de ABC, los Anjou habrían heredado de los carolingios que crearon la Marca Hispánica trescientos años antes.
Pocas veces he leído o escuchado una versión tan retorcida y presumo que políticamente malintencionada, pues es evidente el objetivo del autor y del diario que publica su historieta.
Además, el autor se enreda con la página web de la Generalitat, como si esta fuera la madre de la Historia de Catalunya; web, por cierto, que también barre políticamente al interpretar episodios y decisiones, pero no falsea datos ni se inventa el contenido de los tratados.
..
La Casa de Anjou no heredó derechos de ningún tipo en Catalunya  
Es rotundamente falso que la Casa de Anjou o los reyes de Francia heredaran derechos territoriales en la Marca Hispánica. No había nada que heredar. Las alianzas pactadas para crear la Marca no contemplaban dominios de tierras por parte carolingia y fueron finiquitadas por Carlos el Calvo (nieto de Carlomagno), tal como ordenó su padre, Luis I el Piadoso, en la Capitular de Quierzy (877). 
Ante la suma de inexactitudes, falacias e interpretaciones que difunde ABC decidí escribir este post a modo de resumen (subrayo resumen), en el que narro los avatares que estimo esenciales para tener una idea siquiera superficial de las causas, significados y objetivos de la Marca Hispánica, en la que ni los carolingios como dinastía ni ninguna casa real extrapeninsular compró, recibió, accedió ni se apropió de derecho territorial alguno.
El emperador impuso tres condes de origen franco en otros tantos territorios (por cierto, ninguno de esos condes francos lo fue de Barcelona). Esos monarcas impuestos eran ajenos a la casa carolingia y no pertenecían a ninguna familia real.
Los tres francos "destinados" al sur de los Pirineos se convirtieron --como individuos, no como miembros de ninguna familia o clan-- en los primeros titulares de sendos dominios con el único derecho añadido de que sus hijos o parientes de sangre más próximos --nadie más-- heredarían el título.
Es más, se dio la circunstancia de que dos de esos tres monarcas de origen franco impuestos por Aquisgrán se integraron totalmente en sus respectivos territorios y sociedades, y el tercero murió ocho meses después de acceder al cargo y fue sustituido por un noble visigodo nacido hispano.
..
Confundir los conceptos rey y monarca es propio de niños e iletrados
El autor del artículo de ABC, por citar sólo otra simpleza, asevera (ignoro si con malicia o por escasa instrucción) que un monarca con título de rey es más soberano que un monarca con título de conde, marqués o príncipe, y para regocijo de los lectores habituales de ABC llega a la peregrina conclusión de que la "unificación" del Reino de Aragón y del Condado de Barcelona (o Principat de Catalunya) supuso la absorción de la monarquía catalana por la aragonesa porque la soberanía aragonesa se ejercía a título rey y la catalana era regida por un título de rango menor... ¡!
Según esa teoría propia de ignorantes, el Gran Duque de Luxemburgo o el Príncipe de Mónaco son monarcas de medio pelo y menos soberanos de sus territorios que los monarcas de Suecia o España porque estos ostentan el título de rey. Como entretenimiento, para engañar a incautos y personas poco instruidas el texto de ABC puede colar.
Así construyen sus "verdades" los nacionalistas, en este caso los españolistas, empeñados en confundir unidad con sometimiento y cohesión con hacer tabla rasa.
Una vez leído el post y esta explicación, aconsejo hincar el diente en la "novelita" de ABC, de la que adjunto reproducción facsímil. Luego, amable lector/a, extraiga usted sus propias conclusiones.
(Para facilitar la lectura de la reproducción adjunta pulse sobre la imagen a fin de mejorar la resolución). 
..
Espuela: 
Conste que considero más adecuado que el mosaico de las Españas permanezca unido. Es más, ojalá la centralista corte de Madrispaña hubiera tratado con la dignidad y la atención debidas al viejo condado portulacense y a sus habitantes, pues la vecina Portugal no habría "huido".
Un mosaico federal o confederal de ámbito peninsular sería el ideal, opino.
Mentir sobre la Historia de la Península no sólo denigra a todos los ciudadanos (incluidos los que defienden legítimamente la segregación), sino que incomoda, enloda, genera inquinas y acaba provocando precisamente eso: el deseo de "huir", de abandonar esa España fanática que rebosa imposturas.
..

10 comments:

  1. Excelente artículo, tanto como narración, pormenorización y precisión histórica, como por su eficacia desintoxicadora de las mentiras del régimen y de sus innumerables compañeros de viaje.

    ReplyDelete
    Replies
    1. Sabiendo que eres persona que expone de forma racional lo que piensa, el valor de tus palabras es mayor. Un abrazo.

      Delete
  2. Necesitábamos una plataforma como esta donde podemos ponernos al día de lo que ocurre, que nadie te calle y que cada vez seamos más los que estemos en el im-pulso. Pese a las diferencias (muy pocas), es un blog de concordia. La Generalitat, Félix, pretende hacer creer a la gente que la V de la Diada fue muy concurrida cuando se demuestra que es todo mentira (??) Créame que no acudo a ABC. Pero si el titular lo merece yo leo la entrada, y si esta no apesta, continuo leyendo. Esta noticia en concreto di con ella en Meneame.

    http://www.abc.es/espana/20141028/abci-aforo-manifestaciones-201410271503_1.html

    Un saludo.

    ReplyDelete
    Replies
    1. Hola Javier,
      No es malo leer ABC, yo no acostumbro pero a veces también leo cosas; por cierto, hubo un tiempo en que publicaba el mejor suplemento de cultura, sobre todo en cuanto a libros y literatura (la pérdida de calidad que acusa, a mi parecer, se inició durante los últimos años de Anson,con esto no digo que fuera responsabilidad sólo del director, hubo una especie de quiebra. Era un diario conservador pero serio, incluso con elegancia y con rigor (político, sí, pero rigor al cabo) y en un breve lapso pasó a ser un diario un tanto chabacano que empezó a publicar vulgaridades).
      En fin, al grano: no defiendo a la Generalitat ni a ningún nacionalismo. No se trata de eso. Lo único que pretendía con este post es exponer que SÍ hay diferencias y que no son malas per se, y que esas diferencias es bueno conocerlas en lugar de esconderlas y/o satanizarlas.
      ¡Mira que hay diferencias entre Baviera y la Pomerania, por ejemplo, y no por eso los ciudadanos de Alemania (país también plurinacional, aunque ya sólo les queda un idioma vivo de uso habitual) están a la greña; se dotaron de un régimen federal (los "land" son Estados) y han sabido coordinarse (sin necesidad, por cierto, de crear diecisiete sistemas de sanidad pública).
      Deberíamos mirar el pasado y el presente sin miedos, superar de una vez por todas ese nacionalismo centralizador y uniformador que niega la verdad. Eso sólo sirve para provocar ganas de marcharse...
      La responsabilidad FUNDAMENTAL para superar esa tara añeja y absurda la tiene la Administración del Estado, el gobierno central y las Cortes (el poder legislativo); NO la Generalitat ni demás instituciones autonómicas; estas tienen responsabilidad, sí, pero MUCHA MENOS porque la ÚNICA iniciativa válida y útil para superar todo ese barro que viene de atrás sólo puede tener éxito si la asume y coordina el Estado.
      Textos o tertulias que difunden simpelzas como el artículo aquí referido (falseando datos e incluso tratados) sólo sirven para zaherir y emponzoñar.
      Mira, resumiendo y recurriendo al sentido común (que no es científico pero sirve para mezcla razón, sentimientos e ideas): A mí, hoy y mirando a mañana, me importa un pimiento que en el siglo XII, XIII, XIV, etc, hubiera monarquías soberanas federadas y que al iniciarse el XVIII un rey rompiera todo eso; eso sólo tiene una utilidad práctica: aprender que en España hay varias naciones, lo cual es maravilloso y hay que reconocerlo legalmente: GESTIONAR LA REALIDAD y seguir adelante con TODA esa riqueza, que no sólo es cultural.
      Par dar ese paso al que algunos tienen tanto miedo, en el siglo XX y menos en el XXI NO VALE la cantinela de la "patria española" como instrumento para no sé qué (aparte de atontar), no vale esconder, ni zaherir, ni negar los hechos o tergiversarlos. Al revés, tanto ocultar y negar sólo ha servido para emponzoñar.

      Delete
  3. Bon dia Fèlix, la dictadura franquista va facilitar el desenvolupament econòmic de Catalunya? Pensa per un moment què li impedia a Franco instal·lar la SEAT a Valladolid oa Madrid? o només és un mite?

    Una abraçada.

    ReplyDelete
    Replies
    1. La veritat, em costa relacionar la Marca Hispànica amb la Seat i episodis similars. però coincideixo amb tu en que n'hi ha, encara que llunyanes, tangencials i radicalmente polítiques.
      En el cas de la Seat, sé per ex membres de la seva plantilla (i ex companys de CC OO de la meva vida a Catalunya) que a instàncies de Fiat i fins i tot amb el suport d'alts càrrecs del régim, Indústria va optar per Barcleona per motius ben simples: era l'única comarca que cumplía dos requisits fonamentals, l'existència de suficient mà d'obra qualificada per a la posada en marxa de la factoría i successives ampliacions de la producció (sense haver de dependre d'emigracioens "forçades" que sempre tenen costos afegits), i la disponibilitat d'un port (a més de l'aeroport) amb capacitat per el tràfic de peces i cotxes.
      Madrid no era opció viable per motius logistics i València estava en una fase inferior de desenvolupament industrial i equipaments. No es van barrejar altres opcions.
      Salut.

      Delete
  4. Crec que la teva afirmació em sembla equivocada. Madrid era l'opció més viable per motius logístics: 1,- El mercat natural de SEAT era el mercat nacional. No l'exportació (via marítima). Això va venir molt després. 2,- El sistema radial de carreteres garantia una millor xarxa de distribució a tota Espanya. Trajectes més curts. Estalvi de costos, etc. Madrid era tan bona opció industrial com Barcelona en atenció a la formació laboral. L'experiència tèxtil de Barcelona no justificava cap diferència en l'àmbit mecànic-metal·lúrgic. València podia i va poder afrontar també aquest repte com Zaragoza. Mira la història de la producció naval.

    Has llegit el llibre de Ramón Tamames, Estructura Económica de España? Em temo que si aprofundeixes en aquest tema, concretament, et vas a tornar "franquista", encara que sigui per un moment.

    Salutacions.

    ReplyDelete
    Replies
    1. En el meu comentari anterior em limito a dir el que sé del que va passar, no opino. No obstant això, quan van decidir on instalaban la Seat van pensar en el futur, motiu pel que la teva consideració de que la cuestió del transport marítim "va venir molt després" no pertoca, doncs la Fiat si va considerar esa posibilitat.
      D'altra banda, no em sembla objectiu comparar les capacitats actuals de Saragossa i València amb les que tenien en els primers anys seixanta.
      En tot cas, insisteixo que analitzar el que ha passat no és tant una qüestió d'opinions com d'analitzar les dades de l'època.
      El llibre de Tamames el vaig llegir fa anys i anys, no recordo que parlés de la Seat, però sí dels avantatges i inconvenients d'una xarxa radial (centralista) de les comunicacions i feia una constatació de les condicions (unes favorables i altres pejudicials).
      Finalment, a Franco li importava un rave l'estructura productiva i aquest tipus de decisions tot just les analitzava; en el cas de la Seat, com en la immensa majoria d'aquest tipus d'assumptes, es limitava a donar el vistiplau al que deien els membres del Govern i els seus gabinets, o els inversors i empresaris.
      Es veritat que durant el període 1939-75 l'economia espanyola va donar un salt: era pràcticament impossible que no ho donés.

      Delete
  5. Interesante artículo sobre todo por lo concreto y objetivo. Estoy buscando información sobre la economía de Barcelona, ciudad o condado, en la época de la marca hispánica y cuando se independizaron porque normalmente encuentro mucha información a partir de la unión con Aragón, la expansión por el mediterráneo, etc. pero hay sobre ese período en el que leí ya se acuñaba moneda antes que en Castilla, lo que es muy indicativo, me cuesta encontrar algo. Gracias

    ReplyDelete
    Replies
    1. «La intervención del imperio carolingio supuso la creación de la Marca Hispánica. Las monedas de Carlomagno son también muy raras y se anticipan 150 años a las del resto del territorio peninsular. Según el catálogo redactado por Teresa Sisó, Eduard Domingo y Lluís Lalana, los dineros de plata de Carlomagno acuñados en Barcelona y Girona, que aquí se ponen a la venta, forman parte de los tres únicos ejemplares conocidos. El de Girona tiene un precio estimado de 8.000 euros y los otros dos ejemplares conocidos están en la Biblioteca Nacional de París y en el Museo del Hermitage de San Petersburgo»
      Más en http://www.lavanguardia.com/vida/20140420/54405962619/catalunya-propia-moneda-siglos.html#ixzz3QGU9Dip2
      Si buscas en la Red encontrarás más, pero sobre todo encontrarás dónde encontrar. Si vives en Barcelona o cerca, lo tendrás más fácil (el museo de la Corona de Aragón, junto a la catedral, y otros centros guardan muchas cosas que ver).
      Saludos.

      Delete

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.