31 octubre 2014

En contra del criterio de El Vaticano, el arzobispo de Oviedo declara la "guerra" a los anglicanos

El arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz Montes, se ha declarado «responsable eclesiástico» (¿?) del templo existente en el cementerio municipal ovetense y como tal ha prohibido que los sacerdotes de la Iglesia de Inglaterra utilicen ese inmueble para celebrar funerales por el rito anglicano.
El inmueble utilizado como templo, al igual que todo el cementerio, es de propiedad municipal, lo que implica que Sanz por muy arzobispo que sea carece de autoridad o potestad legal para erigirse en administrador plenipotenciario y decretar quien puede y no puede utilizar ese bien público.
En el afán por justificar su baladronada, el arzobispo alega que la capilla fue bendecida en 1943 por el rito católico... ¿acaso Sanz pretende que una bendición religiosa equivalga a un título de propiedad o a un derecho de veto o de exclusividad?
La peregrina pretensión de Sanz Montes supondría que miles de inmuebles públicos de toda España serían "propiedad religiosa" de la sección española de El Vaticano, no en vano uno de los trabajos más comunes de la curia es bendecir propiedades públicas.
[Por cierto, desde 1978 ese protagonismo religioso-institucional es inequívocamente contrario a la letra de la Constitución vigente, pero los poderes ejecutivo, legislativo y judicial del singular Estado de Derecho español lo consienten alegremente...]
Jesús Sanz, que es licenciado en Económicas y trabajó en banca antes de ingresar en el seminario, parece estar obsesionado con el concepto de propiedad, así lo indica su trayectoria. En 2008, cuando era obispo de Huesca, ya protagonizó un suceso que dejó claros sus criterios anti-cristianos cuando toma decisiones relacionadas con el verbo poseer. 
Nombrado arzobispo de Oviedo en noviembre de 2009 por Joseph Aloisius Ratzinger (Benedicto XVI), la actitud sectaria de Sanz frente a la iglesia anglicana ratifica la deficiente formación cristiana de la que ya hizo gala en Huesca. 
En paralelo, es evidente que Sanz ignora (o sabe y prescinde) la política ecuménica de El Vaticano, cuyo gobierno, tras un largo período de progresivo acercamiento, mantiene desde hace ya más de dos decenios unas cada vez más estrechas relaciones con la Iglesia de Inglaterra, hasta el extremo de que ambas partes se han planteado el posible regreso de los anglicanos a la disciplina de Roma, tal como auspició Karol Józef Wojtyla (Juan Pablo II), promovió Ratzinger y ha ratificado el actual jefe de Estado del Vaticano.
CON ANTERIORIDAD
Enero de 2008: «¡Qué asco da el obispo de Huesca!»
..
Tira capturada en WEBCOMICS EN BLOG
INFORMACIÓN relacionada (2 noviembre 2014):
Estos días está de actualidad otra demostración del catolicismo anti-cristiano de la curia: medio centenar de sacerdotes de Extremadura cuestionan la idoneidad de mantener en el sillón al manirroto arzobispo García Aracil, que gasta dinero (casi todo recibido del erario que se nutre de los contribuyentes, quieran o no) en lujos turcos, desde suelos de mármol hasta bañeras con hidromasaje; información puntual , en El mundo.

2 comentarios:

  1. Pues sí que da asco y encima hay que convivir con ellos. Estos meapilas no tienen remedio. Si no cambian de modo radical, caerán.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Están cayendo. El descrédito es cada vez mayor (hay misas de domingo que se podrían celebrar en la sala de estar de un piso común).

      Eliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.