19 diciembre 2014

El PP genera creciente inquietud en las capitales europeas

La cúpula del sistema desconfía del Gobierno por su incapacidad para cumplir
funciones básicas como mantener la sociedad suficientemente ocupada y apaciguada
..
Por prudencia, los gobiernos de "los países de nuestro entorno", como gustan decir los analistas ortodoxos, evitan hacer comentarios en público que puedan incrementar los problemas que acumula el Gobierno español.
Pero lo cierto es que en Ámsterdam, Berlín, Estocolmo, Londres, París, Roma, etcétera y también en los despachos comunitarios de Bruselas son mayoría los altos cargos institucionales (sean políticos o técnicos) que miran hacia España con una mezcla de estupefacción, extrañeza y temor. El PP de Mariano Rajoy entró cual elefante en cacharrería y más de dos años después sigue destruyendo los enseres.
Hay miembros de las altas esferas financieras (con el FMI al frente) que juegan el papel de apagafuegos alabando públicamente, sólo públicamente, el "rigor" empleado por el tándem De Guindos-Montoro para salvar el sistema financiero y poner en valor el monopoly de la macroeconomía
Sin embargo, en esas altas esferas nadie ignora que el Gobierno español se ha limitado a salvar bancos por motivos más políticos y "de amistad" que económicos o financieros. En la cúpula del sistema nadie ignora ni tampoco entre los mortales que viven sin cerrar los ojos— que el dichoso sistema financiero español nunca estuvo en peligro. Lo que ocurría era más pedestre: casi todas la cajas de ahorros estaban en quiebra técnica y amenazaban caer sin paracaídas socio-político, con los graves riesgos que eso hubiera comportado para PP y PSOE, que han sido responsables principales de los abusos y trapacerías perpetradas en esas entidades. También estaban en quiebra técnica, o cerca, varios bancos, pero ninguno de los cinco grandes, aunque estos tampoco gozaban de la buena salud deseable.
Superado ese trago y tras esconder casi todos los chanchullos habidos en las cajas, los dos únicos criterios económicos que el PP ha aplicado de forma constante y a piñón fijo son radicalmente políticos y empobrecedores: 
* Satisfacer a los acreedores internacionales (incluidos especuladores), y 
* Hacer todo lo posible para aumentar los márgenes de beneficio privados, tanto los empresariales como los bancarios o financieros.
Esos dos objetivos llevan aparejadas las privatizaciones, tal como ya se hizo durante la era Aznar; pero actualmente los desajustes que esa política provoca es imposible taparlos con las ventajas (crédito fácil) que supuso el tránsito de la peseta al euro. Por si fuera poco, los desajustes sociales de origen económico que el PP está provocando en la actualidad se agrandan por efecto de la recesión.
.. 
Capitalismo del siglo XIX aderezado
con prepotencia medieval
El exacerbado ultraliberalismo del PP causa inquietud en las capitales europeas y también entre los dirigentes financieros racionales por motivos que cabe resumir en dos:
La inmensa mayoría de las familias españolas carecen de los colchones (tanto en alimentación como en sanidad, enseñanza y sobre todo en vivienda) que las administraciones públicas de Alemania, Bélgica, Francia, Gran Bretaña o los Países Bajos empezaron a construir nada más terminar la segunda guerra mundial, y
Los sectores agro-ganadero e industrial y los servicios carecen de agilidad suficiente para crear empleo de forma constante. Dicho de otro modo: por criterios y estructura, la mayoría de las empresas españolas son incapaces de hacer frente a un desplome de la actividad como el iniciado en 2009 y que se ha ido agravando a causa del desaforado libertinaje económico que promueve el Gobierno.
Para redondear, a esa aplicación burda e idiota del capitalismo más retrógrado se ha sumado el desmantelamiento más o menos disimulado de garantías jurídicas y de libertades civiles que son consustanciales a las democracias parlamentarias a la europea. Es la gota que ha colmado el vaso de la inquietud en Bruselas y otras capitales, donde incluso entre los dirigentes conservadores del PPE flaquea la confíanza en que Rajoy y sus ministros sean capaces de corregir tantos errores y tanta codicia.
..
Funcionarios bajo presión
La situación en Justicia es explosiva. Las injerencias del poder ejecutivo en el judicial se han "normalizado" hasta el extremo de que ante las quejas formuladas por profesionales (ver un ejemplo de estas en la copia adjunta) el PP ha considerado que el Fiscal General del Estado falla por no controlar la situación, ¡como si la tarea de imponer criterios del gobierno en fiscales, jueces y magistrados fuera en el cargo!
Algo similar ha ocurrido con el empeño de abrir procedimiento a los responsables de la Generalitat por la consulta catalana... y ya se verá cómo acaba ese dislate, pues era ¡una simple consulta, no un referéndum!
Sin embargo, en vez de reflexionar y corregir, el Gobierno ha invitado a Torres-Dulce a "dimitir por motivos personales". Las cabezas pensantes del PP deben creer que este golpe de efecto, aunque sea doloroso para ellos mismos, servirá para "re-normalizar" las injerencias. Por no tener, no tienen ni sentido de la medida.
..
La Moncloa es una fábrica de entretenimiento mediático
Decía que por prudencia y para no agravar problemas, los gobiernos "amigos" evitan comentar en público su inquietud por lo que hace y deshace el Ejecutivo del PP, pero este, aunque se lo hayan dicho más o menos claramente con la boca pequeña, sigue erre que erre y alimenta más la inquietud al crear infantiles entretenimientos y difundir falacias como la de poner en circulación la baladronada de que España liderará las relaciones UE-Cuba tras la distensión iniciada entre Washington y La Habana.
La Moncloa lanza simplezas de ese tipo cada dos o tres días, espejismos que numerosos medios difunden y magnifican convirtiendo en noticia muy relevante una reducción ínfima del desempleo porque llega el verano, o anunciando un proyecto cuya ejecución ni siquiera está presupuestada...
En resumen, España causa inquietud entre los rectores de la economía globalizada porque el PP incumple dos funciones que son inexcusables en un gobierno de Occidente: mantener la paz social y que la población activa ocupada sea suficiente; incumplimientos que han multiplicado los efectos de la corrupción hasta el extremo de desacreditar al Estado... y no sólo al poder ejecutivo, sino también a los poderes legislativo y judicial.
..
INFORMACIÓN relacionada:
«La prensa internacional acusa a Rajoy de ir "camino de una dictadura"», vía Yelling to World, y
"Un alto cargo de JP Morgan dice que en 2015 España será la "gran prueba" en "el drama del euro"», vía V de Verdad.
CON ANTERIORIDAD:
«De burbuja a burbuja, del ladrillo al crédito y tiro porque me toca».

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.