01 enero 2015

"Año nuevo, vida nueva" es el deseo ingenuo de unos y la trampa perversa de otros

Finiquitar el pasado reciente es un banal y atrevido entretenimiento
..
Lo de año nuevo, vida nueva es un deseo. Nada más. Jamás se ha cumplido ni se cumplirá tamaño salto y metamorfosis. La vida de 2015 da continuidad a la de 2014 y la de 2014 fue la heredada de 2013 y años precedentes. El pasado reciente sigue vivo y coleando.
2014 fue y todavía es actualidad, desde un punto de vista vital es imposible haber digerido con tanta celeridad la entronización de Felipe VI y los desahucios que hace posible una ley de 1908. También sigue vivos los catalanes que quieren huir de España y siguen sin ser procesados los gestores de CajaMadrid-Bankia… Lo de año nuevo, vida nueva sólo es posible en el ámbito privado y aún así, con poderosas limitaciones.
La insistencia en subrayar la cantinela del año nuevo, vida nueva es especialmente hiriente en boca de quienes intentan convencernos de que todo será distinto pero siguen anclados en 2011, con el terrorismo en la punta de la lengua y en las portadas a pesar de que 2014 ha sido el tercer año consecutivo sin atentados ni acciones violentas imputables a ETA.
Por mucho que se empeñen y aunque el PIB crezca no tres, sino seis trimestres seguidos la debacle económica también sigue viva.
2014 ya es historia, olvídense ustedes de... Insiten. Pero la prisa por tapar la realidad es ajena a la caducidad filosófica que resumió Heráclito enunciando «panta rei» (todo fluye).
..
Nochevieja eterna
y eterno año nuevo
El llamado "fin del régimen" —el organizado durante la Transición— también es un entierro virtual o en todo caso, el futuro de un enfermo al que los médicos dejan morir por desidia o incapacidad; pues el "régimen" tiene gripe y va camino de la pulmonía, cierto, pero su posible curación sólo está en entredicho [la demoscopia no es la realidad, sólo es el espejo en el que se reflejan las realidades personales de 1.000, 2.000 o 3.000 encuestados].
En 2015 siguen vivos todos los hechos y personajes de los años precedentes en tanto sean asuntos o protagonistas no resueltos o amortizados: Felipe VI, Rajoy, Sánchez, Lara, Mas, Urkullu, Feijóo, Iglesias, etc… Morgan Freeman, Angelina Jolie, etc… Almudena Grandes, Manuel Rivas, etc… Todos siguen tan vivos como hace unas horas. Y todo lo bueno y todo lo malo también siguen vigentes. 
Todo fluye, como siempre, pero no tan rápido como algunos pretenden.
Finiquitar el pasado reciente es imposible y hacer balance, tarea inútil porque todavía no hemos digerido lo que hemos tragado a la fuerza ni lo que hemos saboreado... ¡salvo que "matemos" personas y ocultemos hechos!
En mi opinión, el imposible por precipitado resumen de 2014 lo protagonizan un personaje y un hecho: el pequeño Nicolás y la querella que contra él ha presentado el Centro Nacional de Inteligencia.
Ese personaje de sainete y la iniciativa tan poco inteligente de la inteligencia oficial resumen dos de las taras que más perjuicios han causado y siguen causando a los ciudadanos de las Españas: los listos (que no son pocos) y el Estado papanatas (que es el heredado de la Transición).
Mire usted si sigue vivo 2014 que en los informativos de la caja tonta han vuelto a repetir eso de que ¡un millón! de personas han despedido el año en el espacio neoyorquino de Times Square.
Otra mañana y las mismas mentiras, incluidas las más evidentes y las más tontas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.