17 marzo 2015

Andalucía: «Aquí las cosas han cambiado menos de lo que piensas»

Hoy he recibido correo de un amigo andaluz. Aparte de otros asuntos que no vienen a cuento, pregunta «¿por qué no escribes nada de las elecciones andaluzas? Me extraña, viviste aquí, conoces Andalucía...» y él responde por mi: «Hace ya muchos años que te fuiste, pero aquí las cosas han cambiado menos de lo que piensas».
En efecto, viví en Andalucía algo más de tres años, finalizaba la década de 1970 y empezaba la de los ochenta. Treinta y cinco años después la socialdemocracia sigue en el poder y «aquí las cosas han cambiado menos de lo que piensas»... pues eso. 
No han sido treinta y tantos años en blanco, pues con posterioridad he viajado varias veces a Andalucía, no ignoro que disfrutan de la primera línea de AVE de la Península, de la que por cierto hablé y escribí cuando la inauguraron [el diario para el que trabajaba me envió a Sevilla para contar cómo volaba el convoy de Atocha a Santa Justa y qué tal el lujazo de la Expo], y también sé que hay mejores hoteles, mejores restaurantes, mejores comercios, todas las cosas hechas por el hombre han mejorado, también los equipamientos, ¡claro que sí! Resumiendo: hay más cosas... 
..
De la Punta de los Muertos al aceite de Baena
pasando por la mezquita
Estos días recuerdo que en uno de esos viajes volvió a deslumbrarme la bahía de Almería y me sobrecogí otra vez en la Punta de los Muertos; en otra estancia confirmé que la mezquita de Córdoba es un soy incapaz de explicar porque siento lo que siento en su interior, y en otra ocasión saboreé una docena de aceites en Baena, ¡qué placer!... ya hacía entonces casi viente años que había marchado de Andalucía y precisamente durante esos días comprobé que en el campo andaluz también había más cosas, aunque esa impresión y otra posterior en la misma línea no desmienten que «aquí las cosas han cambiado menos de lo que piensas».
Pulse, amable lector/a, y lea, quizá le ayude a entender porque se hace tan cuesta arriba hablar o escribir de esos comicios, máxime a quienes hemos vivido Andalucía.
En la respuesta a mi amigo he insistido en que no hablo ni escribo de las elecciones pero sigo la campaña; eso sí, previa selección de los medios a escuchar y leer, más que nada para no perder el tiempo con quienes confunden informar con repetir ocurrencias, simplezas y arrebatos [adjunto algunos titulares que indican cuan profundos son los planteamientos y declaraciones de los dos candidatos que tienen más posibilidades de formar gobierno, según auguran todas las encuestas y afirman todos los analistas, los "orgánicos" y los políticamente incorrectos].
«Ignoro porque te extraña que no escriba de las elecciones, a mí me extraña que mi silencio te extrañe», he contestado, entre otras cosas que no vienen a cuento.
«Sumando lo que viví en Andalucía, más lo que amigos como tú me contáis, más lo visto y escuchado durante los viajes posteriores y lo que estos días leo o escucho en los medios, tengo una idea bastante cabal [creo] del escenario y te diré lo que pienso; además, para que no te quejes otra vez de que me enrollo, resumiré mi opinión en y con tres palabras: hay más cosas».
Apenas media hora después mi amigo andaluz acusó recibo de mi correo y aparte cuestiones que no vienen a cuento, ha reconocido que «hay más cosas, pero en tu resumen falta la palabra sólo: sólo hay más cosas».
También hemos coincidido en vaticinar la candidatura que obtendrá más votos, pero esto también lo sabe usted, amable lector/a, así que no le aturrullaré más y termino con una sugerencia: si usted vota en Andalucía, siga votando, ¡no lo dude!, pero vote sin olvidar que sólo hay más cosas.
..
No hace falta rebuscar para comprobar que en Andalucía «sólo hay más cosas»:
..
CON ANTERIORIDAD:

3 comentarios:

  1. Hola Féli: lo que mencionas sobre Andalucía no tengo nada que objetar, y hablando de elecciones autonómicas, la que más me llama la atención es la candidata de Podemos a la alcaldía de Madrid, Manuela Carmena. No te parece que una persona con más de 70 años no es el persona adecuada para ocupar un cargo?

    Es mucho riesgo y puede fallecer o bien jubilarse definitivamente. Es como el papa, que eligen a un señor muy mayor y luego mira lo que pasa.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Espero que mi comentario no sea malinterpretado, Félix.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para nada, si no he contestado cuando volqué tu primer comentario es porque tenía que atender una sunto inaplazable.
      Si soy sincero, apenas conozco a la señora Carmena y mucho menos su estado de salud, lo digo por tu alusión a la edad.
      En base a lo que he leído, todo indica que es persona sensata y con sentido "social", entendido esto como que sobrepone el interés colectivo al particular.
      Respecto a la edad y la jubilación, lo primero es de valor relativo, depende de su estado físico y mental y de lo segundo no me cabe la menor duda de que es bueno, por no decir perfecto perfecto (la he escuchado un par de veces por la radio y, además, me ha gustado por el tono y por el contenido).
      En lo tocante a la jubilación, subrayo que la obligatoriedad de convertirse en pensionista no es universal y una de las excepciones se da en el caso de los electos, así que salvo que ella decidiera retirarse (por los motivos que fuera) podrá cumplir el mandato sin problemas.
      Saludos.

      Eliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.