04 marzo 2015

Grecia: La lid Syriza-neoliberales toca el tuétano de la UE y del sistema

La información que difunden los "grandes medios serios" españoles sobre la guerra económica a varias bandas que se libra a propósito de Grecia es incomprensible porque, entre otras cosas, dan por ciertas e incluso aplauden las medias verdades y las mentiras políticas que cuentan Mariano Rajoy y Luis de Guindos.
Es imposible que el ciudadano común entienda lo que ocurre porque, de entrada, los medios pasan de puntillas sobre aspectos tan fundamentales como este: el Estado griego jamás podrá amortizar el 100 % de la deuda contraída más los intereses que se acumulan [deuda, por cierto, cuyo origen está en el empeño del bipartito ND-Pasok (PP-PS) de hacer trampas para que el país heleno entrara en el euro y luego mantener ese espejismo. Ver «Quienes afirman que la generosa protección social arruinó a Grecia, ¡mienten!»].
..
La fe en el neoliberalismo
y las amistades peligrosas obnubilan la razón  
Salvo en el puñado de países de la Unión Europea (UE) que tienen gobiernos "avestruz" —con el del Reino de España como paradigma—, en el resto de Europa la información (convencional) fluye con elevado grado de libertad y los ciudadanos interesados en el asunto saben que en la Unión hay políticos irresponsables que han convertido los criterios de la Troika en dogmas religiosos y, para colmo, pretenden que Grecia pague o sea asfixiada.
En España se dan dos taras singulares:
Primera, el presidente Rajoy carece de escrúpulos políticos y niega que su gobierno sea uno de los talibanes de la Troika, y
Segunda, todos los "grandes medios serios" españoles están en mayor o menor medida controlados por la banca o endeudados con ella —que es la principal contrincante de Syriza— y venden lo que dice La Moncloa y verdades similares.
Así las cosas, un elevado porcentaje de ciudadanos españoles se ha quedado con la copla de que Madrid es el niño del cuento que hace los deberes y Atenas, el gamberro de la clase.
Por descontado, el Gobierno español no es el único partidario de que si es necesario, el Estado griego debe hundir en la miseria al 95 % de la población, ¡todo vale con tal de pagar a la gran banca trasnacional! También presionan en la misma línea, pero sin hacer gala de ello, los gobiernos portugués e irlandés, donde se han aplicado tremebundos recortes del gasto social para reparar los daños causados por el inacabado euro.
Lógicamente, todas las capitales de la eurozona miran con preocupación hacia Atenas, desde Ámsterdam y París hasta Berlín, pasando por Roma —Italia arrastra una deuda descomunal—, pero casi todos los gobiernos son menos bocazas que el español y cuidan mucho lo que dicen. ¡Hasta Angela Merkel es más cauta que Rajoy! 
La mayoría de políticos de la Unión Económica y Monetaria (UEM) son conscientes de que hay un problema en ciernes más grave que la deuda: si Grecia es expulsada del euro, o si su gobierno es arrastrado al borde del abismo y forzado a huir de la divisa única, la UEM quedará herida de muerte.
..
Tres bloques anti-Syriza o anti-Grecia, que a estas alturas tanto da
Hace apenas un mes era improbable —no imposible—, pero a estas alturas ya todo es posible en la loca UEM, de modo que puede usted imaginar sin miedo a caer en la utopía que el Gobierno heleno logra un acuerdo y se aplica una quita de cuantía suficiente para poner coto al empobrecimiento de sus habitantes; si así ocurre, ¿cómo justificar entonces el decenio largo de sufrimiento social que el Estado irlandés, por ejemplo, ha impuesto a sus ciudadanos para corregir las locuras de Bertie Ahren que tantas veces alabó Rajoy?
Más cerca: ¿cómo justificarían Rajoy, Montoro y De Guindos los tijeretazos aplicados para reparar el daño de las burbujas y amortizar el rescate que aceptaron para salvar el sistema financiero?
En esa guerra económica no hay dos bandos, como pretenden hacernos creer los analistas correctos y los "grandes medios serios": ¡ya está bien de reducir todo a buenos y malos!
Resumiendo, cabe apuntar la existencia de tres grandes bloques anti-Syriza (o anti-Grecia, como usted prefiera), dando por supuesto que dentro de estos tres grupos hay matices:
a) el fundamentalismo neoliberal de los gobiernos de la UEM que aceptaron rescates o acusan elevada deuda, que ahora presionan con mayor o menor énfasis para que la Troika aplique a rajatabla su catecismo y rechace toda posibilidad de arbitrar una quita;
b) el bloque sistémico del FMI, incluida la banca: partidario de cobrar las deudas más los intereses, contra más mejor; ¡pero ojo!, si hay que salvaguardar principios sistémicos de mayor trascendencia, a los bancos les da igual quien pague e incluso se contentan con recuperar el principal, siempre lo hacen cuando se corre grave riesgo de reventar el monopoly;
c) el pragamatismo de la mayoría de países miembros de la UEM, que con Alemania a la cabeza quieren que Grecia asuma todas sus obligaciones... ¡o al menos las básicas!, las que permitan garantizar el objetivo central: no reventar la credibilidad y viabilidad del euro (la segunda es imposible sin la primera).
..
[Casi todos los gobiernos de la UEM, con Alemania y Francia al frente, coinciden así lo han expresado en distintos foros con o sin matices que en cuanto la eurozona salga del atolladero en el que se ha atascado deberá completar la construcción de la moneda única porque tal como está, a medio hacer —que es como quedó en 1999—, destila más problemas que ventajas. Hasta el gobierno del principal paraíso fiscal de la UE, Luxemburgo, es consciente de esa necesidad]
..
Rajoy pretende
dar lecciones a su jefa
En principio, cuando Syriza ganó las elecciones y se inició la actual guerra económica, el Gobierno español ejercía la presión que su homónimo alemán deseaba; pero luego Madrid ha ido endureciendo su discurso mientras que Berlín ha matizado sus pronunciamientos para no "quemar" su credibilidad y, sobre todo, para evitar males mayores, reacciones incontroladas y a lo peor, incontrolables.
Hoy, Rajoy ni siquiera juega el papel de amigo leal de Merkel (incluso servil), se ha enrocado en el fundamentalismo neoliberal y varios miembros de su gabinete hablan con inquietante irresponsabilidad, incluso han dicho públicamente que es posible que Grecia sea expulsada de la UE... ¡o que debería abandonarla voluntariamente!
En Berlín, aunque no descartan nada, evitan hablar de esa ruptura y por descontado no la cantan con música mediática; de modo que cuando oyen a los rajoys sonríen para no llorar. Con todo, lo que más molesta entre los conservadores europeos es la propensión de sus hermanos españoles a actuar y hablar con las urnas en el entrecejo.
..
En la Troika también hay matices
* El FMI ejerce de FMI, no puede ser de otra manera, al fin y al cabo se trata de la autoridad internacional en asuntos macro-financieros y monetarios... ¡y es rabiosamente monetarista!
* El Banco Central Europeo (BCE) cumple la enrevesada y a ratos absurda tarea de un banco central que está forzado a vivir en la impostura, sabedor de que no es política, financiera ni económicamente independiente, pues en asuntos de base política siempre debe hacer lo que determina el Eurogrupo, o consejo de la Eurozona [órgano formado por los ministros de Economía, Finanzas y/o Hacienda de los Estados miembros de la UEM].
* ¿Y qué hace la Comisión Europea, la tercera pata de la Troika? El equipo que dirige Jean-Claude Junckercoautor de la más eficaz trama luxemburguesa de evasión fiscal— se limita a seguir con mayor o menor acierto y disimulo las instrucciones que dan Berlín, Londres, París y en menor medida, Roma.
..
La derecha hispana, empeñada en desnudar lo que la germana prefiere ocultar
Groso modo, ese es el escenario y esos son los papeles que hoy interpretan los principales actores en presencia, pero todo es volátil, como en la Bolsa...
Lógicamente, hay detalles y matices, mas en la UEM nadie representa la obra de teatro que venden la mayoría de los "grandes medios serios" españoles, empeñados en el maniqueo buenos versus malos, Rajoy versus Tsipras.
La derecha española y sus medios están desnudando (probablemente sin querer) la realidad que la banca, Merkel y sus aliados inteligentes tratan de ocultar: en la guerra de y contra Grecia no sólo se dilucida una lid jurídico-económica, sino fundamentalmente un enfrentamiento social y político entre, por un lado, la banca y el Gotha y por el otro (aunque muchos de ellos no sean conscientes) los trabajadores, autónomos y pequeños empresarios europeos; dicho de otro modo y a modo de resumen: los PP versus la izquierda en general [digo izquierda, no los PS].
En España hay quienes alegan que Rajoy no se entera de lo que se juegan la Unión Europa y la UEM; ¡yerran!, los rajoy saben eso y más, no lo dude, pero les puede lo que son y lo que fueron.

NOTA:
Si en Europa hay un partido nacionalismo de extrema derecha "moderno", bien incrustado en el mundo financiero y en las grandes empresas creadas al amparo del Estado, y que además ha logrado disimular con eficacia su esencia, ese nacionalismo ultra casi perfecto es el PP español.
..
TEXTOS BÁSICOS para los interesados en profundizar y conocer mejor el escenario:
«Noam Chomsky: "Syriza y Podemos son la reacción al asalto neoliberal que aplasta a la perifería"», vía Ctxt,
«La Unión Europea nunca rescató a los griegos», por Eduardo y Alberto Garzón Espinosa, vía %Attac,
«Grecia: los próximos cuatro meses», por Michael Roberts;

3 comentarios:

  1. Será digna de verse la pirueta intelectual que tendrán de inventar cuando quieran salvar la cara tras admitir, calculadora en mano, que la deuda griega es imposible de pagar.

    ResponderEliminar
  2. Antonio, no sé tú, pero a mi el neoliberalismo inhumano me causa menos inquietud que el simplismo en el que incurren muchos medios a la hora de informar. Lo primero ya lo he asumido como algo "natural" e inevitable, pero lo segundo sigue sorprendiéndome.

    ResponderEliminar
  3. Pues sí, Felix, creo que tienes razón. El neoliberalismo, a fin de cuentas, no es más que la versión última de la vieja y cruda defensa de los intereses de clase. Lo otro, aleccionar erróneamente, contar sólo lo superficial, desorientar y desmontar los recursos intelectuales de los ciudadanos es más retorcido y más perverso. Hacerlo a sueldo lo convierte todavía en más inicuo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.