14 mayo 2015

En primera plana, para que no haya dudas

Artículo publicado en Contexto.
Los titulares y las fotos de primera plana tienen --¿todavía?-- máximo impacto informativo y social, razón por la que la portada se elabora aparte de todo lo demás, con un alto grado de lealtad comercial e ideológica. En plena campaña electoral las lealtades son extremas y el exceso de sinceridad acaba desnudando a la mayoría de los periódicos.
Estos días las intoxicaciones lucen mejor.
¿Ejemplos? Veamos cuatro.
Hoy, sólo hay seis periódicos que se distribuyen en toda España, cuatro generalistas y dos deportivos. Seis y los seis son madrileños, ¡qué casualidad! [En rigor, no es casual, pero abordar las causas de esa circunstancia requiere explicar cómo se fraguó y para qué sirve “Madrispaña”, cosa que aquí no toca]. Los diarios ABC, El país, El mundo y La razón —por orden alfabético— son los únicos generalistas que “info-influyen” en todo el país, por lo que los cuatro “grandes diarios nacionales” son los más adecuados para poner algunos ejemplos de lealtad y sinceridad ante las urnas.


Viñeta de J·R·Mora
Recurso 1: Tirar de hemeroteca
de forma selectiva
Estos días La razón, rotativo del Grupo Planeta, ha convertido en actualidad un episodio acaecido durante el período mayo 2013-mayo 2014.
¡Qué útil es el pasado!, sobre todo seleccionando sólo lo que interesa, presentándolo como interesa y utilizándolo para lo que interesa. El abuso del verbo interesar es necesario para subrayar que echan mano del pasado para marcar la agenda política, dificultar que el público atienda a cuestiones más actuales pero inoportunas y, de paso, zaherir y si es posible, destruir al “enemigo”.
¿Son noticia las andanzas que hace más de un año protagonizó un diputado socialdemócrata en Panamá?
No, ya lo fueron en su día. ¿Entonces? Objetivo blanco y en botella: ventilar connivencias y presentarlas como posiblemente ilegales o inmorales porque el enemigo de mis amigos es mi enemigo. Poco importa que el diputado de marras actuara dentro de la legalidad.
La acción de La razón está amparada por la libertad de prensa y obedece a los dos lemas que figuran en su portada: «Nos gusta España» (querencia con la que se justifica casi todo) y «diario independiente», tanto como los que en 1812 aprovecharon la lucha contra los bonapartistas para “limpiar” España de liberales.

Recurso 2: Interpretar los hechos al gusto
ABC es muy hábil. Así lo demostró el pasado lunes impartiendo la lección Cómo interpretar un hecho para llevar el agua a tu molino.
El presidente de Cuba alabó la intermediación del Estado del Vaticano en el restablecimiento de las relaciones diplomáticas La Habana-Washington piropeando a su anfitrión: «Si el Papa sigue así, volveré a rezar».
Y en ABC, que de tontos no tienen un pelo, aprovecharon la diplomática muestra de gratitud para clavar un “puñal” al castrista y regalar una flor al obispo de Roma.
El mensaje ha sido perfecto, tanto que ni siquiera fue necesario recurrir a la agresividad que en otras ocasiones ensucia la primera plana del órgano central del Grupo Vocento (…y del BBVA, entre otras personas físicas y jurídicas).

Recurso 3: Omitir los datos que desmienten “la verdad”
El mundo ya demostró su habilidad con motivo del 11M, cuando logró que decenas de miles de ciudadanos creyeran que los autores de la masacre contaron con el apoyo de los servicios de inteligencia de Marruecos, entre otras “aventis”. Fue memorable.
Medios “de orden” han creado la percepción de que el nuevo Gobierno heleno es el responsable de que el Estado esté arruinado pese a que el hoyo lo cavaron los ejecutivos precedentes en connivencia con bancos transnacionales, mediante préstamos no declarados y manejando dinero en negro para que Grecia ingresara y se mantuviera en la eurozona.
A fin de que siga vigente esa convicción, El mundo no sólo justifica grosso modo a la Troika, sino que además pinta un Fondo Monetario Internacional (FMI) tosco y de expresión hiriente, logrando así que sea más creíble uno de los mensajes subliminales que exige tan vasta operación mediática: "mire usted, señor lector, la economía es así y si el FMI le resulta antipático, es porque dice la verdad"…
El mundo es uno de los medios más eficaces a la hora de difundir “verdades”.

Recurso 4: Cortejar a quien señale la celestina
En plena transición, El país se propuso ser el diario de los progres y lo consiguió, aunque el mérito no fue exclusivamente suyo, sino compartido, pues la mayoría de los diarios todavía miraban atrás sin ira, lo que contribuyó poderosamente al éxito del tándem Polanco-Cebrián. 
Pero desde hace un tiempo aquella imagen se derrumba al mismo ritmo que aumentan las piezas que miman a los poderosos accionistas de la sociedad editora (fondos de inversión, el primer banco de España… ¡hasta un sultán cargado de petrodólares!).
Ser progre no cuela desde hace tiempo y lo del diario progre, menos.
En la portada del pasado miércoles, El país ofreció como asunto principal de la primera plana un notición que no lo era: «Ciudadanos exige primarias en el PP para aceptar pactos». Y el entretenimiento repitió lugar preferente en la portada del jueves.
El asunto carecía de sustancia, era la excusa (otra) para colocar en el centro de la actualidad político-electoral al PP y al “correctamente irreverente” Albert Rivera: la gran promesa de la derecha para relevar al nacional-catolicismo.
En resumen, estos días hay periódicos que deslumbran, máxime los cuatro “grandes diarios nacionales”, que puestos a ser leales se sinceran en primera plana.

1 comentario:

  1. Yo creo en las personas concretas y en los grupos comprometidos con causas nobles. Son muchos, pero hacen poco ruido. Su trabajo es constante y callado.
    Los media, los que nos gobiernan o aspiran a hacerlo, los que "manejan los hilos".......siempre ha sido así y no va a cambiar. Los lastres históricos de todo tipo que arrastra este país son enormes. Y no veo la luz al final de túnel. Solo cantos de sirena de personas y grupos a los que habría que aplicar aquello de que: "dime de que presumes y te diré de que careces".

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.