17 junio 2015

La yenka mediática (la izquierda sigue pidiendo perdón por existir)

Artículo publicado en CTXT
En el rifirrafe mediático y el enfrentamiento político vivido a cuenta de los dichosos tuits de Guillermo Zapata, que el concejal haya dimitido como responsable del área de Cultura no es fruto del acoso de la derecha, sino la consecuencia lógica de que la izquierda renuncie —¡otra vez!— a ejercer de izquierda.
La política de comunicación de Ahora Madrid sigue anclada en el absurdo de que la izquierda está obligada a demostrar no se sabe muy bien el qué ni a quién, de modo que cuando vienen dobladas se siente culpable de existir y no sólo pide perdón a los posibles perjudicados por los tuits, sino que además se impone una pena desmesurada para limpiar el atrevimiento de gobernar o criticar a los que gobiernan.
Sin palabras, Ahora Madrid ha dicho que «nosotros somos buenos y dimitimos cuando metemos el zancarrón», aunque el desliz fuera cometido cuando el autor carecía de responsabilidades institucionales y llevaba pantalón corto o faldita plisada.
Si la izquierda hubiera superado sus complejos —que en esencia tienen origen pseudorreligioso— y aparcara el mesianismo que le impide tocar tierra, hubiera puesto en marcha la única política informativa que correspondía al caso y Zapata, ¡qué digo Zapata!, la propia Manuela Carmena se hubiera puesto delante de los micrófonos y hubiera dicho, poco más o menos:
..
Viñeta de Pedripol
Los siete tuits que escribió el señor concejal de Cultura hace dos, tres y más de cuatro años constituyeron en su día (no ahora) un grave error porque el autor no tuvo en cuenta los sentimientos de las personas a las que aludía directa o indirectamente, de modo que si la oposición consistorial lo considera oportuno, el concejal abandonará la corporación al mismo tiempo que abandonan las instituciones todos los que teniendo un cargo público han dicho o escrito, por ejemplo, que ojalá le den un tiro en la nuca a Pablo Iglesias o han injuriado a los deudos de las víctimas de la represión franquista que siguen enterrados en cunetas al afirmar que sólo se acuerdan de sus muertos cuando hay subvenciones.
Punto.
Más el cortés buenos días, buenas tardes o buenas noches.
..
Por lo visto, Ahora Madrid ha llegado al gobierno sin saber muy bien de qué va la política en un país en el que entre sus “vacas sagradas” figuran tipos cuyas familias hicieron fortuna con las expropiaciones y las licencias que repartía la dictadura.
Intuyo que involuntariamente, Ahora Madrid ha ratificado una de las teorías que más y mejor difunde la derecha posfranquista: la ética es patrimonio de la izquierda, sólo ella está obligada a respetar esas zarandajas filosóficas con las que se entretienen los intelectuales que no tocan tierra.
En paralelo a ese mensaje implícito y en ocasiones también explícito, circula otro más demoledor: la "gente normal" —como gusta decir al actual presidente de Gobierno— va al grano y sin contemplaciones propias de niños, "porque somos conscientes de que vivir exige ser prácticos, al pan pan y al vino vino" ...cómo se reparten el pan y el vino es cosa baladí.
Si usted lo entiende, bien y si no, también.
El folletín de los tuits es un fenómeno mediático digno de estudio. Pocas veces los expertos en comunicación más hipócritas de la derecha y los expertos más ingenuos de la izquierda practican el desnudo integral con música y claque.
Para mayor riqueza de matices, no sólo el PP y Ahora Madrid han interpretado magistralmente el bis del Arias Navarro que nos perdonaba la vida y del Santiago Carrillo que besaba la rojigualda para demostrar que no tenía rabo, ahora tenemos la inmensa fortuna de disponer de un PSOE que baila la yenka de maravilla.
En fin, en materia de política informativa los ultras del PP —que son los que tienen peso en el partido— saben muy bien lo que quieren y lo que les conviene, y la izquierda sigue pidiendo perdón por comer las alas del pollo asado con los dedos.
¿Y el centro, el PSOE?: “tira de aquí, tira de allí y a ver qué sacamos”. Tal como están las cosas, a los de la Tercera Vía sólo les queda bailar con todos o emular al Pasok.
Los estudiantes de comunicación política han disfrutado de lo lindo, ni el mejor de los expertos da lecciones con palabras que suman menos de mil letras, exactamente 980 (140 x 7).
..
DE ALTO INTERÉS:
«Guillermo Zapata: Historia de una polémica», Juan Luis Sánchez en eldiario.es.

12 comentarios:

  1. Carmona borró 97 tuits dos días antes que estallase el caso Zapata par a poder atacar: planificado?
    http://www.eldiario.es/politica/Carmona-tuits-borrados-Guillermo-Zapata_0_399660863.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo apunta que por ahí van los tiros. Lo que sí es evidente es que los buscadores de basura tuitera han logrado reinstaurar la autocensura (un abrazo).

      Eliminar
  2. Muy cierto: la izquierda, acomplejada, y como necesitada de implorar perdón por haber ganado, se ha dejado intimidar por unos ultras desaprensivos, para los que todos los métodos valen, por sucios que sean. A los ultras les debe dar igual, puesto que seguramente les resultará difícil acumular más vileza.

    ResponderEliminar
  3. Hola amigo Félix,

    Me imagino que ya habrás leído la noticia de que los nuevos alcaldes de la A Coruña y Santiago de Compostela aplicarán la laicidad. Quiero preguntarte una cosa: a caso no hay que reformar primero la Constitución para aplicar ese rol laico? No hay que esperar primero a que España deje de ser un Estado aconfesional? o se puede hacer sin convertir primero España en laica?

    http://www.lavozdegalicia.es/noticia/coruna/coruna/2015/06/10/nuevos-alcaldes-coruna-santiago-declinan-asistir-ofrenda-santisimo-sacramento/00031433943934746208916.htm

    Gracias y un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A efectos legales y en lo tocante a lo que han manifestado esos alcaldes, no sé a qué obedece su pregunta, laico y aconfesional es legalmente equivalente.
      El Estado español NO es católico, la Constitución lo deja claro, con independencia de que haya una alusión a la tradición cristiana del país.
      La asistencia de autoridades a actos religiosos --sean del credo que sean-- es voluntaria. Es más, hay autoridades que entremezclan Estado e Iglesia Católica, otorgando a esta un papel y una relvancia institucional que es contrario a un Estado de Derecho, lo que perjudica tanto a este como a la Iglesia.
      La Iglesia es una entidad PRIVADA a todos los efectos, NO es una institución pública, aunque sucesivos gobiernos (con el consentimiento por pasividad del poder legislativo) le sigan otorgando un rol institucional, subvenciones públicas y beneficios fiscales impropios de un Estado democrático de Derecho.

      Eliminar
  4. Feliz día Félix,

    Primero darte las gracias por sintonizar perfectamente con el debate. Y no te olvides de lo importante y necesaria que es una buena información como la que haces. Félix ¿Pretendes una actuación laica en España? porque simplemente no lo es. Si te parece y si no te resulta demasiado pesado, y efectivamente, nos centramos en los términos laicidad del Estado y no tenemos, y la aconfesionalidad que sí tenemos y vivimos según la Constitución. Es una cuestión del art. 16.3 de la C.E que dicta la cooperación religiosa. ¿Me equivoco?

    Dices que nuestro país no es Católico, pero como tú bien sabes tampoco es laico ...¿Cierto?. Entonces no entiendo lo de la EQUIVALENCIA: ¿pretendes equivaler entre Estado laico y aconfesional? Porque no es una cuestión en absoluto homogénea. Afirmar que es equivalente es ir contra de la Constitución. Además no se puede eliminar la religión, cualquiera, del panorama porque no es procedente. ¿En qué quedamos?

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A efectos legales, laico y aconfesional es lo mismo; resumiendo los significados y las consecuencias legales que subyacen en ambos conceptos que son defendidos tanto por los partidarios de la aconfesionalidad del Estado como por quienes exigen (¡con base constitucional!) que el Estado no sólo sea laico formalmente sino también en la práctica, cabe enunciar lo siguiente:
      Legalmente, la religión católica (y todas las demás) es un asunto de índole PRIVADA, pero al mismo tiempo la Constitución y las leyes también establecen la libertad religiosa para que las personas puedan profesar el catolicismo (así como celebrar sus ritos de forma colectiva) u otra religión que consideren oportuno... ¡O ninguna!
      El Estado NO tiene religión, ni debe imponer ni promocionar directa o indirectamente ninguna... ¡pero lo está haciendo!
      Por otro lado, parece que intentes equiparar a los laicos con los ateos y a los ateos con quienes son partidarios de prohibir la religión. No es así, todos los partidarios del laicismo y todos los ateos son partidarios de un Estado laico o aconfesional (es decir, neutral y ajeno al fenómeno religioso); pero no todos los ateos (¡ni mucho menos!) son partidarios de prohibir la religión. Además, no todos los laicos son ateos, los hay agnósticos ( = no creer en la existencia de un dios, pues no está probada, pero no negar la posibilidad de que exista).
      Los estudiantes de secundaria deberían estudiar, ¡todos!, el fenómeno religioso: las religiones, ¡no sólo una!
      No en vano la religión es un producto "destilado" o fabricado por la inteligencia humana; o sea, es cultura.
      Sería absurdo no estudiar ni conocer el fenómeno religioso y pretender luego ir a la universidad para profundizar en disciplinas como la Historia, la Antropología, el Arte, la Sociología, el Derecho, etc. y etc. Mas, ¡atención!: una cosa es enseñar o aprender lo esencial de la religión (¡de las religiones!) y otra muy distinta es adoctrinar o ser adoctrinado.
      Saludos.

      Eliminar
  5. Hola Félix:

    Entonces en el caso de Rita Maestre, esta mujer no tiene razón. Siguiendo tu discurso, aconfesional, sería que el Estado no tiene religión ninguna, pero mantiene COOPERACIONES, y precisamente esa colaboración permite la convivencia de Iglesia-Estado. Por tanto, no cabe protesta pacífica por una capilla al lado de la Universidad.

    ¿Cierto o me estoy haciendo un lío?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En una universidad pública de un Estado constitucionalmente aconfesional NO DEBEN HABER instalaciones religiosas. Para colmo, la capilla a la que te refieres fue pagada con dinero público y para redondear el dislate ese local es administrado y utilizado sin compensación alguna por la Iglesia Católica y por ende sólo los sacerdotes de ese culto tienen "derecho" a utilizarlo.
      Abundando, por si no he sido claro: mantener económicamente a la Iglesia Católica NO es cooperación, es otra cosa. Además, ¿de dónde sacas que yo haya dicho o insinuado que el Estado debe cooperar de forma genérica con la Iglesia Católica u otra organización religiosa?
      Convivir Iglesia y Estado NO consiste en que el Estado la subvencione y la libre de las obligaciones fiscales que tienen todas las personas físicas y jurídicas.
      No creo que sea necesario dar tantas vueltas, a ti te parece justo o adecuado que el Estado mantenga a económicamente a la Iglesia Católica, eso indican tus comentarios. Eres libre de opinar eso y legítimo que lo defiendas, pero no busques razonamientos de orden jurídico que justifiquen eso en un Estado democrático de Derecho que lo sea de verdad: NO LAS HAY.
      España NO es un Estado democrático de Derecho al 100 % y no sólo por su catolicismo mal disimulado.
      Saludos.

      Eliminar
  6. Hola Félix,

    Para nada me parece justo que el Estado financie a La Iglesia. Solo intento profundizar contigo en la noticia que has tenido ocasión de leer y lo que dice La Constitución. Me sorprende que sigas CONFUNDIENDO laicismo con aconfesionalidad. Dado que el derecho de la libertad religiosa, está diseñada en España e incluye una tutela hacia las confesiones de notorio arraigo (simple indiferencia y tratarlas de forma salomónica sería una forma de laicismo templado, pero no es lo que está contemplado en la CE). Date cuenta de esto.

    Yo creo que tú has definido el derecho a la libertad religiosa de la Segunda República, y encima dices -con base constitucional- que laico y aconfesional son absolutamente iguales cuando la diferencia es abismal. Si partes de esta base confundes al lector.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No he dicho que sea "igual", sino que A EFECTOS LEGALES no supone trato diferente, eso que mencionas de dar trato especial a religiones con arraigo es SÓLO Y EXCLUSIVAMENTE para dar trato de favor al catoliicsmo, ¡para nada más!, tampoco para recoger legalmente la diferencia entre laicismo y aconfesionalidad.

      Eliminar
  7. Félix te remito el art. 16 CE (y cito literalmente) exige a los poderes públicos "una actitud positiva, desde una perspectiva que podríamos llamar asistencial o prestacional".

    Un saludo.

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.