26 diciembre 2015

El PP repudia la lucha de clases pero nada en ella mejor que el PSOE

No se engañe, amable lector/a, una de las organizaciones políticas españolas más marxistas, por tener las ideas claras respecto a la "odiada" lucha de clases, es el Partido Popular de Aznar, Rajoy y demás neoliberales, católicos, apostólicos y berlineses… No es broma ni tiene trampa, a poco que usted preste atención a la realidad coincidirá conmigo en que el PP se mueve en la lucha de clases como pez en el agua.
«Quienes condenan los tumultos entre los nobles y la plebe atacan lo que constituyó la principal causa de la libertad de Roma, se fijan más en los ruidos y gritos que provocaban los tumultos que en los buenos efectos que produjeron. En toda república hay dos espíritus contrapuestos, el de los señores y el de los plebeyos, y todas las leyes que se hacen en pro de la libertad nacen de la desunión de ambos». No es un párrafo de Karl Marx, es de Niccolò di Bernardo dei Machiavelli (Maquiavelo, 1469-1527).
..
Mucho antes también de que Marx y Engels escribieran su Manifest der Kommunistischen Partei (Manifiesto del Partido Comunista, 1848), Jean-Jacques Rousseau argumentó en 1754 que «el primer hombre que cercó un terreno, dijo "esto es mío" y dio con gentes lo bastante simples como para hacerle caso, fue el fundador de la sociedad civil». Así, simplificando, explicaba Rousseau el inicio del largo proceso por el que los humanos se organizaron socialmente, lo cual, según teorizó el filósofo francés, fue negativo porque el hombre se "desnaturalizó" y autoinfligió el castigo de crear la propiedad privada, generadora a su vez del derecho a protegerla y de la necesidad de una autoridad (poder = Estado) que obligue a respetar ese derecho; naciendo en paralelo dos grandes clases sociales: la de los poseedores y la de los que nada tienen salvo sus manos. La secuela final es la sociedad actual; en una frase: unos pocos son propietarios de los medios producción y el resto trabaja con ellos a cambio de un salario que le permita sobrevivir dignamente... aunque esto último ni siquiera está todavía garantizado en las sociedades más cultas y desarrolladas.
También en el siglo XVIII, mucho antes por tanto de que floreciera el "odiado" marxismo, François Quesnay en su tratado sobre la Fisiocracia (1758), además de formular teorías económicas muy avanzadas para su época, divide a los humanos que viven en sociedad en dos grandes grupos: los productores (agricultores y artesanos) y los no-productivos o explotadores (militares, funcionarios, nobleza y otros privilegiados).
Otro "inventor" de las clases sociales, también mucho antes de que lo hicieran Marx y Engels, fue Adam Smith (1723-1790), filósofo y economista muy admirado por los liberales... ¡los originales!
..
[Por cierto, los neoliberales de finales del XX y del actual siglo rara vez aluden a Smith, lo cual es lógico porque del liberalismo clásico sólo les interesan las migajas retóricas, justo las imprescindibles para disfrazar la codicia. ¿Cuántos neoliberales o falsos liberales han leído “La riqueza de las naciones” (1776)?; escuchando o leyendo las simplezas que dicen algunos, parece que muy pocos y estos pocos, ni caso]
..
Pues bien, Smith dejó bien clarito que la actividad productiva genera tres tipos de personas o clases sociales: las que viven del salario que perciben a cambio de su fuerza de trabajo; las que se embolsan las ganancias que proporcionan los bienes producidos (beneficio y otras plusvalías; por ejemplo, las comerciales), y las que viven de rentas (incluidos los que ponen a trabajar el dinero: los banqueros).
Mucho blablá de unos y otros a favor o en contra del marxismo pero basta retrotraerse a uno de esos u otros filósofos y economistas, por ejemplo al más lejano de los citados, Maquiavelo, para saber quiénes son más consecuentes con el marxismo.
Lea con atención, amable lector/a:
«Todas las leyes que se hacen en pro de la libertad nacen de la desunión de ambos», dejó escrito el filósofo florentino para subrayar que la lucha entre «los dos espíritus contrapuestos» (los señores y los plebeyos) es la fuente de la que manan las leyes, casi todas, en especial las que rigen la economía, amén de las relaciones sociales, la convivencia, etcétera.
Pasan los años, los decenios, cinco siglos ya desde que Maquiavelo enunció esa tesis y más de un siglo y medio desde que Marx y Engels escribieron el "maldito" manifiesto comunista y, amable lector/a, ¿quién cree usted que ha aprendido mejor y aplica con mayor eficacia el "invento" de la lucha de clases: la derecha o la izquierda, el PP o el PSOE?, por citar sólo los más votados de ambos bandos.
..
Es evidente que en el PP hay excelentes alumnos de Maquiavelo y de Marx, así lo probaron, por ejemplo, al proponer la reforma del famoso artículo 135 de la Constitución, pues de rebote salvaguardaban intereses de una clase social concreta vía presupuestos y fisco.
[La reforma sirvió para garantizar el control del déficit, cumpliendo así una de las normas del sistema imperante a costa de reducir el gasto público, en especial el de carácter social]
Los dirigentes y diputados del PP también demostraron haber aprendido con holgada suficiencia las lecciones de los "inventores" de las clases sociales cuando reformaron las leyes laborales, lo cual ha permitido, entre otras cosas, aumentar beneficios al empresariado, defendiendo así con legitimidad y eficacia a ese segmento de su bien representada clase social.
Por el contrario, la generalidad de los dirigentes y diputados socialdemócratas (no todos) actúan como si ignoraran la existencia de la "odiosa" lucha de clases, ni tampoco deben haber leído lo que dijo Maquiavelo hace ya cinco siglos ni lo que repitió Marx en el XIX sobre el constante choque de intereses y clases sociales como fuente de la que manan las leyes…
En fin, el PP entiende perfectamente la lucha de clases y actúa con eficacia para defender a la que representa y por ende, lo hace disimulando bastante bien o muy bien su legítima parcialidad aludiendo a cosas como el patriotismo, la estabilidad, la "gente normal" y demás pamplinas, y para colmo lo hace negando la existencia de la lucha de clases que tan bien conoce y entiende.
Es evidente, pues, que la clase trabajadora de este país tiene una socialdemocracia de traca y un partido conservador que nada con soltura en la lucha de clases.

1 comentario:

  1. Así manipulan, pregonando fraternidad, com-patriotismo y falsa solidaridad ("rememos todos en la misma dirección", como si compartiéramos metas e intereses), cuando todo su gobierno ha consistido en añadir privilegios a las clases altas y perpetrar expolio a las clases bajas.

    Con Adam Smith se sienten muy incómodos porque fue el que acuñó el concepto de plusvalor o plusvalía, al comprender que el trabajo del trabajador añade una cuantía extra a la materia prima sobre la que se imprime, y que de ese añadido está constituído el beneficio empresarial, y a partir de él se produce la "acumulación capitalista". Los economistas Ricardo y Marx matizaron y precisaron luego el concepto, pero el germen estaba en Smith. El salario es fijo y NO REMUNERA el valor real añadido por el trabajador. El beneficio empresarial es variable y por mucho que se incremente NO se repercute en el salario. Por este motivo, mentar la plusvalía entre los liberales es como "mentar la bicha". Es una idea contundente, de fácil comprensión, ante la que el liberal queda desarmado, por mucho que se hayan exagerado algunas de sus dificultades teóricas.

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.