05 abril 2016

España está gobernada por un partido que recurre a métodos nazis

La cúpula de Interior ejecuta un plan de manipulación informativa cuyo objetivo
es denigrar a la izquierda y crear una percepción social favorable al PP
..  
El Partido que gobierna España tiene comportamientos que recuerdan a los empleados por los manipuladores del partido nazi durante la década de 1930, pues sólo a un partido totalitario se le ocurre fabricar, controlar y dosificar informaciones y filtrarlas a medios preseleccionados para alimentar falacias, creencias y fomentar estados de opinión contra sus contrincantes políticos.
«Los responsables del departamento que dirige Jorge Fernández Díaz deciden cuándo se debe difundir cada información y hasta en qué medio debe publicarse», así de clarito lo cuenta Alberto Lardies en El Español.
«El objetivo de este control político», precisa el narrador, «es utilizar el impacto de estas noticias en la opinión pública en favor de la estrategia electoral del Partido Popular».
Tras las elecciones del pasado diciembre, las filtraciones que programa el PP se producen «en momentos clave de las negociaciones para la formación de gobierno». Fuentes policiales, según precisa El Español, han confirmado que el plan del ministerio que dirige Fernández Díaz tiene «motivación política, en concreto la de favorecer al partido gobernante».
El texto de Lardies conduce a dos conclusiones:
1. la cúpula del PP tiene comportamientos probablemente delictivos e inequívocamente anti-democráticos que poco tienen que envidar de las tretas empleadas por los estalinistas y los nazis, y
2. el partido de Gobierno está conculcando principios básicos del Estado de Derecho y por tanto, está destruyendo la democracia.
Tras financiarse ilegalmente y repartir favores, entre otras barbaridades, la cúpula del PP está incurriendo en la peor de las corrupciones: trabaja para torcer el resultado de las urnas y juega sucio para perpetuarse en el poder, o impedir con medios torticeros que accedan otros.
Eso es lo que está haciendo el PP: destruir la democracia.
No hace falta ser un lince para identificar a los medios que colaboran con Fernández Díaz (si bien es obligado puntualizar que unos lo hacen por convicción política, otros a cambio de algo y los menos, ingenuamente).
..
ENLACE a «La cúpula de Interior controla las filtraciones contra Podemos para influir en la investidura», en El Español.
..
ACTUALIZACIÓN (48 horas después):
Las tres organizaciones de profesionales de la judicatura (no una ni dos, sino las tres) critican sin rodeos a Interior por haberse inmiscuido en la labor de la Justicia utilizando a miembros de la Policía.
Las asociaciones de jueces describen los hechos como una «insólita injerencia» de la UDEF contra Podemos, al tiempo que denuestan específicamente la actuación del comisario Manuel Vázquez [el entonces jefe de la UDF que fue trasladado a la Jefatura Superior de la Policía en Galicia].
Información más detallada, en El Español.
..
Todo está perfectamente programado
INFORMACIONES relacionadas:
«Ciudadanos esgrime la financiación de Venezuela para cerrar la puerta al diálogo», en El Confidencial; de modo que el plan que se ejecuta desde el Ministerio de Interior habría logrado otro éxito reventando la proyectada reunión a tres: C's-PSOE-Podemos.
..
NOTA:
La "financiación venezolana" de la que informan distintos medios se refiere a los pagos estipulados en el acuerdo comercial firmado en 2008 (durante el mandato de Hugo Chávez) entre la Administración de Venezuela y la fundación Centro de Estudios Políticos y Sociales (CEPS), de la que formaban parte Pablo Iglesias y otras personas que años después participaron en la creación de Podemos.
Evidentemente, el CEPS era ajeno a la persona jurídica Podemos porque en 2008 esta organización política ni siquiera existía como proyecto.
Es posible, quizá se refieran a esto los "investigadores" de Interior, que parte del dinero que probablemente lograron ganar y ahorrar miembros del CEPS fuera destinado a título personal (como donación o préstamo) a cubrir gastos de la puesta en marcha de su proyecto político.
En esencia, esa es la rocambolesca "financiación venezolana" con la que ahora el PP habría logrado, amén de desprestigiar a Podemos, encanallar la iniciativa del PSOE de sentarse a dialogar en torno a una mesa con representantes de Podemos y Ciudadanos, formación esta que al parecer da por buenas las acusaciones fabricadas por la "policía política" del PP, pues Albert Rivera ha esgrimido aquel contrato de 2008 para justificar su negativa a dialogar con la izquierda.
..

3 comentarios:

  1. No lo sabes tu bien. Es el "signo de los tiempos". Recordemos todas las informaciones que nos encontramos cada día relacionadas con mil y un asuntos en España y fuera. Las propias informaciones...nunca hubo tanta información y a la vez tanta manipulación. Todos los gobiernos actúan así. Todos. Solo que en algunos sitios la gente no de lo permite. ¡Finlandia! La nuestra es una seudo democracia. La historia que tenemos a nuestras espaldas es una pesada losa.......

    ResponderEliminar
  2. Que haya sinvergüenzas, y que intenten todas las marrullerías y deshonestidades en su beneficio, casi no es ya noticia. Lo terrible es que los ciudadanos no tengamos casi ningún recurso frente a ello, ningún mecanismo de defensa, y quedemos expuestos a estas manipulaciones, y con nuestros derechos lesionados. Y no pase nada. NUNCA pase nada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Antonio,

      Está el recurso de la PROTESTA. Pero tampoco me convence por muy loable que sea porque la masa es facilmente manipulable. No deja de ser una maniobra de quienes se aprovechan del caos, no de quien realmente propone algo positivo para la sociedad. Hay que gritar, manifestarse, pero, y es algo que también se lo plantea a Feli, qué proponéis vosotros o cómo proponemos llevar a cabo los CAMBIOS (?)

      Por ejemplo, cómo pretenden disminuir el déficit, incrementando el gasto público (cientos de millones), sin una política más dura?

      A ver si me lo pueden explicar.

      Un saludo.

      Eliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.