19 abril 2007

Los estadounidenses se "suicidan" y cierran los ojos. ¿Por qué?

Datos cantan: en Estados Unidos cada día mueren 81 personas por disparos de armas de fuego. Tal es la media diaria del lustro 2002-2006. Es decir, la proliferación de pistolas, revólveres, subfusiles y demás armas cortas y largas --unido a componentes culturales, criterios éticos, y otros condicionantes y hábitos sociales-- han causado casi 30.000 muertos cada año durante el período 2002-2006.
A raíz del asesinato de 32 miembros de la comunidad educativa de Virginia Tech se habla de personalidades asesinas, de desequilibrios mentales, de individualismos exacerbados, de frustraciones enfermizas…
Pero ese torrente de teorías, algunas acertadas, sin duda, no explica que casi todo el mundo evite hablar del clima social que hace posible que germinen ese tipo de comportamientos.
..
Imagen tomada de un vídeo del asesino
No es sólo la libre venta de armas
Resulta curioso escuchar o leer esas exposiciones que centran el problema en la facilidad que hay en Estados Unidos para disponer de un arma. Pero no sólo es eso. En la mayoría de los países europeos --incluida España-- obtener licencia de armas y comprar una pistola es relativamente fácil, si bien se aplican estrictos controles. En todo caso, hay decenas de miles de ciudadanos comunitarios que poseen arma, aunque no subfusiles y lanzagranadas.
Pero, ¿cuántos casos se registran cada día de ciudadanos españoles, franceses, italianos o alemanes que hagan uso de su revólver o de su pistola para matar a conocidos o desconocidos por motivos casi insondables y sin mediar el robo ni la venganza contra personas concretas?
El problema de Estados Unidos es singular y grave. Sin embargo, las autoridades norteamericanas cierran los ojos ante esa originalidad, afrontando el problema con hipócrita rubor y eludiendo adoptar medidas de fondo que, ¡esto también hay que decirlo!, la sociedad tampoco exige.
Mientras sea así, EE UU seguirá sumando cada día decenas de muertes evitables.
Para colmo, "money is money"... En el país de las libertades el engaño y el autoengaño son monedas tan comunes como el dólar.
ENLACES DE INTERÉS:
"Educación talibán", en LUCHES EN TRUBIA 
* "Me habéis acorralado, muero como Cristo", testamento del homicida, en 20Minutos,
* "Armas al alcance de los niños en una feria anual que se celebra en EE UU", en 20Minutos, y
* "Virginia Tech, un análisis ideoléxico de una tragedia", en OTHER NEWS. 

1 comentario:

  1. Ese debate levantaría ampollas, amigo Félix. Demasiado doloroso (en términos sociales, económicos, políticos) para enfrentarse a ello.
    Aunque es evidente que la mente enferma de Cho Seung-Hui es el culpable material de los hechos, es más fácil descargar la culpa sobre un solo individuo que hacer autocrítica. Es más controlado y más fácil también, quedarse en las ramas y no ver el bosque...

    Saludos,
    David

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.