lunes, 29 de abril de 2019

La novedad del 28A es vieja: el gran contenedor de la derecha española está roto

[Nueve meses después y tras otra convocatoria electoral (10N), en enero de 2020 hubo investidura: «La pluralidad de los apoyos obtenidos por Pedro Sánchez revitaliza la España real»]

Como dicen los periodistas anclados en costumbres semánticas, ayer se celebró otra fiesta de la democracia: elecciones legislativas. Los que más bailaron y disfrutaron fueron los militantes del PSOE y de Vox, en tanto que los directivos del PP --padres putativos del exitoso Santiago Abascal-- despertaban a la realidad que vislumbró el CIS porque, en efecto, tal como previó el equipo del denostado José Félix Tezanos la socialdemocracía consiguió el doble de escaños que el partido del sosias de Aznar, el animoso neocon Pablo Casado.