miércoles, 13 de noviembre de 2013

España: El deterioro avanza al mismo ritmo que la concentración de poder y de dinero

Viñeta de J·R·Mora
El deterioro sigue imparable y prácticamente todos, desde los ciudadanos hasta las instituciones, somos responsables. Unos más que otros, evidentemente. Y aunque algunos asalariados y colaboradores de prensa, radio y TV pretendan lavarse las manos con el jabón marca El cliente siempre tiene la razón, los medios juegan un rol fundamental en ese proceso. La excusa de que la recesión ha colocado a numerosos periódicos y emisoras en situación económica precaria es justamente eso, una excusa que, por ende, rezuma perversidad.
De la cuota de responsabilidad que tienen la Justicia, el Gobierno, los diputados y las cúpulas dirigentes de los partidos políticos se escribe y habla mucho, quizá demasiado, pero ora se escriben o dicen simplezas sin sustancia ora los aludidos no hacen ni puñetero caso.
En definitiva, la ciudadanía por inhibición generalizada [negar o esconder que el pasotismo sigue debilitando el futuro de la sociedad española sólo favorece a quienes pescan en río revuelto] y la clase dirigente por incapacidad o por interés, son muchos los que siguen alimentando voluntaria o involuntariamente el deterioro.