30 de junio de 2016

Contra la estéril enfermedad poselectoral de irse por los cerros de Úbeda

En ocasiones, sobre todo cuando ejercen de analistas, hay dirigentes de la izquierda que parecen psiquiatras. Se tumban en el sofá, colocan un espejo ante sí y hablan, hablan y hablan... que si patatín, que si patatán, que si la palabra comunismo y las siglas IU restan votos, dice uno; el discurso de Podemos es demasiado agresivo y espanta votantes, dice otra; no es eso, alega el de más allá, hemos sido poco didácticos; pues yo creo que debíamos haber sido más contundentes con la derecha; no seas dogmático, tercian desde otro sofá; al contrario, hemos sido demasiado tolerantes con las agresiones de... En fin, psiquiatría política a destiempo, en voz alta y con publicidad enemiga intercalada.

25 de junio de 2016

La codicia de un imperio que ya no existe y donde gana terreno el aislamiento

De entrada, el triunfo de los euroescépticos en Gran Bretaña certifica la escasa inteligencia política de David Cameron, desnuda el atroz mercantilismo que defiende la mayoría de directivos del Partido Conservador (adscrito al PPE) y confirma la tradicional xenofobia que anida en un sector de la sociedad inglesa.

20 de junio de 2016

No ocurrirá este año, pero España va camino de otro "1982"

El aluvión de simplezas y mentiras que "merece" la izquierda nacida
el 15M constituye un bis del que "mereció" el PSOE hace 34 años
..
Es mentira. Podemos no es anti-sistema, para nada. Podemos es fruto de un movimiento socio-político de fondo que ha sido "recogido" parcialmente por un grupo de personas más instruidas, avispadas y conscientes que el ciudadano español medio. Podemos es un partido normal que ha asumido determinados postulados de la izquierda clásica (no todos) y que ha incorporado algunos criterios del 15M (tampoco todos).

12 de junio de 2016

26J: Los ciudadanos necesitan más medios y periodistas que ofrezcan hechos y datos contextualizados

Ha poco los partidos iniciaron la campaña electoral del 26J pero casi todo está ya dicho, tanto por parte de los candidatos como de los medios convencionales [ = los mass media] y de los que no son (o simulan no ser) tan convencionales. No obstante, los segundos se esfuerzan en buscar cosas nuevas (o eso parece), pero salvo nimiedades y las habituales broncas verbales, ya nada es sustancial porque todo lo que está bien decir ya está dicho y lo que no está bien, solo aparece en publicaciones y páginas con audiencias limitadas que por lo general carecen de la credibilidad popular que, curiosa y significativamente, todavía conservan los mass media de papel y las televisiones --las públicas incluidas-- entre la mayoría de los electores.