21 de julio de 2006

¿En qué medida el PSOE es de izquierdas?

Dando por bueno el abanico ideológico que utiliza la generalidad de la ciudadanía, los partidos políticos son de derecha o de izquierda; sin olvidar que dentro de esos dos grandes grupos hay posiciones más o menos radicales (distinto es el extremismo) y más o menos taimadas (cosas distintas son la prudencia para bien y la cobardía intelectual como mal mayor).
De un tiempo acá, los dirigentes del Partido Popular (PP) insisten en que el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) defiende posiciones propias de la izquierda extrema [el PP dice radical, cuando en rigor quiere decir extrema]. La simpleza de análisis de los portavoces del PP es tal que han llegado a decir que el PSOE es antiespañol, que pone en peligro la democracia y el Estado de Derecho, y que ha establecido pactos políticos con ETA.
..
De lo que no hay duda es
de que la derecha es derechista 
Hay consenso general en que el PP es un partido de derecha, máxime tras el golpe de timón que dio el más relevante e influyente de sus dirigentes actuales, José María Aznar López, cuyo liderazgo sigue vigente e incluso participa indirectamente en el control del partido a través de Acebes, Zaplana, Aguirre y otros significados posfranquistas.
La derecha --incluida la extrema derecha-- está perfectamente representada en el Congreso de los Diputados; tanto es así que el PP ha logrado que incluso el nacional-catolicismo (o sea, el franquismo) tenga voz en las instituciones.
Pero, ¿es cierto, tal como dicen los dirigentes de esa derecha pura y dura, que el PSOE es un partido de izquierda y, por ende, radical o extremista?
..
Trece premisas básicas de la izquierda
1. El objetivo fundamental de los gobiernos de izquierda es reducir las desigualdades sociales, cosa que va más allá de las políticas de emergencia ante situaciones individuales: la caridad no repara, sólo palía y hace "digerible" el mal.
2. La izquierda antepone la propiedad pública a la privada; es decir, el interés colectivo al particular.
3. La izquierda propicia que las decisiones de orden financiero que afectan a los residentes se adopten en las empresas, órganos e instituciones del propio país --no en instancias ajenas a la sociedad y a la Administración pública--, garantizando que las medidas adoptadas sean beneficiosas para la mayoría.
4. En materia fiscal, la izquierda apuesta por los impuestos progresivos y, en paralelo, reduce los regresivos o indirectos; por ejemplo, recortando los que gravan el consumo de forma lineal (el IVA) y apostando por los escalonados (tipo IRPF), ejerciendo así mayor presión en la cúpula de la pirámide social. En resumen, la izquierda hace pagar más a los que más tienen y a los que más ganan.
5. La izquierda incrementa el gasto social del Estado tanto como permitan los presupuestos, apostando sin ambages por la inversión pública, respaldando iniciativas y servicios que mejoren la economía real: la de las personas (no la financiera).
6. La izquierda evita las subvenciones a las empresas, excepto cuando se trata de garantizar la producción de un bien o la prestación de un servicio de probado interés general.
7. La izquierda garantiza el carácter público de los recursos naturales, la protección del medio y las actividades agropecuarias, forestales, hídricas y mineras que sean estratégicas para la economía o esenciales para los ciudadanos (por ejemplo, la producción y suministro de energía y el acceso a agua potable); evitando la privatización de las propiedades y empresas públicas que realizan trabajos o prestan esos servicios básicos.
8. La izquierda apuesta por cerrar los procesos de producción, evitando que emigre el valor añadido que se puede obtener de las materias primas del país.
9. La izquierda supedita la producción o extracción de bienes destinados a la exportación a la satisfacción de las necesidades sociales y al desarrollo del mercado interior.
10. La izquierda fomenta la participación ciudadana en la toma de decisiones, tanto en las instituciones como en la vida social y económica.
11. La izquierda desarrolla políticas exteriores que favorezcan la distensión, la equidad económica y la paz, evitando participar en acciones bélicas.
12. La izquierda apuesta sin ambages por la sanidad y la enseñanza públicas, garantizando que sean universales y gratuitas.
13. La izquierda fija salarios mínimos dignos, así como normas y leyes laborales que garanticen que los trabajadores (incluidos los autónomos) tengan ingresos suficientes para vivir con dignidad.

Esta relación de principios podría ser pormenorizada en sus contenidos e incluso ampliada; pero, pese a sus limitaciones, es útil para sopesar uno a uno los apartados y, a la postre, concluir si el PSOE es un partido de extrema izquierda, como alega el PP; o es de izquierda, de centro-izquierda, o simplemente de centro…
Que cada cual extraiga sus conclusiones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

NOTA: ImP no publica injurias ni imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas ni referencias judiciales o sentencia.
Sólo serán publicados los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.