12 junio 2016

26J: Este país necesita periodismo que diga verdades al público que escucha idioteces y se las cree

Recién iniciada la campaña del 26J y casi todo ya está dicho. Los medios convencionales y no convencionales se esfuerzan, pero todo lo que está bien decir ya está dicho y lo que no está bien decir solo aparece en publicaciones y páginas con audiencia limitada, por lo general sin el marchamo de credibilidad que todavía dan el papel y las televisiones comerciales, la pública incluida.
La derecha global [el PP, que recoge desde los votos ultras hasta los pretendidamente centristas] volverá a ser la opción de gobierno más votada. Es lógico. Los intelectuales de la izquierda caviar pueden decir todas las misas que quieran para disimular y justificar su apoyo a la eterna Transición, pero el mejor servicio que podrían hacer a la sociedad es callar o decir lo que por motivos tan absurdos como interesados se niegan a reconocer: los ciudadanos españoles siguen siendo mayoritariamente conservadores y políticamente simples, no en vano más de la mitad acude a las urnas sintiendo --que no pensando-- aquello de madrecita, que me quede como estoy.
Todas las encuestas apuntan que el "bipartito" (PP-PSOE) más el nuevo partido nacionalista conservador (Ciudadanos) superarán holgadamente el 50 % de los votos.
Durante el último año de legislatura, máxime tras los comicios del 20D, los medios convencionales han trabajado a destajo y han logrado que las mentiras "correctas" sean percibidas como verdades irrefutables, y no me refiero a Venezuela --que también-- sino a la falacia de que Siryza ha arruinado Grecia, por poner un ejemplo.
Todos los columnistas, tertulianos y periodistas someramente informados saben perfectamente que la impagable deuda pública que arrastra el Estado heleno fue generada por los gobiernos de Nueva Democracia [PPE] con la complicidad del Pasok [PSE] con la "heroica" finalidad de ingresar y mantenerse en la Unión Económica y Monetaria (UEM), pero esa barbaridad y los datos que la prueban han sido enterrados bajo una montaña de palabras.
..
Contar mentiras casi nunca tiene
castigo social
Contar mentiras --sobre todo cuando se hace desde las instituciones-- está bien visto o cuando menos es aceptado por la mayoría de los madrecita, que me quede como estoy.
El Estado español, con su gobierno a la cabeza, avanza por el mismo camino que en su día recorrió el gobierno de la derecha griega: emitir deuda. Allí lo hizo para entrar en el euro y aquí lo hace para tapar agujeros y amortizar el rescate del sistema bancario.
El resultado será el mismo que en Grecia: la soberanía económica y el futuro social de España estarán totalmente condicionados por el BCE, el FMI y la élite financiera.
Casi toda la palabrería que figura en los titulares de los medios convencionales es aleatoria, absurda e irrelevante. Lo que digan Rivera de Iglesias, Sánchez de Rajoy o viceversa son simplezas carentes de importancia, lo esencial de los comicios del 20D y de los del próximo 26J es que España se jugó y se juega seguir por la senda del endeudamiento y del empobrecimiento generalizado [una de cada tres familias ya es pobre o muy pobre] o dar un golpe de timón [racionalizar la fiscalidad, para empezar], así como detener los recortes de derechos y el plan de medidas anti-democráticas que puso en marcha el PP tras su triunfo de 2011.
Y justamente de lo esencial es de lo que menos se escribe y se habla en los medios.
El PP, no la izquierda, está redondeando la helenización de España y la mayoría de los ciudadanos siguen voluntaria o mediáticamente idiotizados con el madrecita, que me quede como estoy.
Recién iniciada la campaña del 26J, casi todo ya está dicho pero casi nadie se atreve a decir que la mayoría de los electores sufren el deterioro social y económico que han elegido al votar o al abstenerse.
Va siendo hora de poner en evidencia a los madrecita, que me quede como estoy, pues son ellos los que hacen posible que gobiernen quienes gobiernan. Este país necesita urgentemente periodismo que diga verdades al público que lee y escucha idioteces y se las cree.
..
NOTA: Si quiere información decente, pulse aquí y busque, no están todos los que son pero son todos los que están. 

3 comentarios:

  1. 'Lo esencial es invisible a los ojos'

    ResponderEliminar
  2. Hola Félix,

    Félix no crees que han creado un monstruo que está devorando toda la izquierda española ? Debes saber que la Ley d'Hont estaba pensada para que el PSOE y el PP se mantuvieran en el gobierno para tener cierta estabilidad política.

    No me vas a negar que PODEMOS no está devorando todo lo que pilla. Piensa que si no lo frenan, devorará toda la izquierda. Las clases populares son mayoría, y Podemos es capaz de comerlas a todas. Creo que estamos ante el partido de izquierda más grande que ha existido en España en mucho tiempo.

    Si Podemos alcanza el poder, nadie duda de que intentarán cambiar esa Ley Electoral y acabar con esa poca estabilidad política.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para responder convendría que acordáramos previamente el significado del concepto "estabilidad política".
      Si para ti estabilidad política incluye no tocar el estatus económico-financiero, es probable que discrepemos.
      Si por estabilidad política ambos entendemos que lo esencial es que la vida social (la de las personas en general) discurra con naturalidad (al margen de inevitables discrepancias y/o enfrentamientos por interés) es muy probable que coincidamos.
      De momento y que yo sepa, Podemos no ha planteado nada contrario a las leyes vigentes; eso sí, como es lógico y al igual que hacen todos los partidos que gobiernan promoverá cambios legislativos.
      Creo que también podríamos coincidir en otra cosa: agentes políticos y sociales con ayuda de numerosos medios han creado y generalizado la percepción social de que Podemos quebrará la legalidad, nada más lejos de personajes como Iglesias, Errejón y demás "figuras" de ese partido. No son "lobos", lo que ocurre es que el PSOE, por poner el ejemplo quizá más patético, es tan "madrecita que me quede como estoy" que los podemitas parecen diablos anti-sistema, pero NO LO SON.
      Unos exageran para meter miedo y ellos, para ganar votos del descontento general. Punto. No hay más.

      Eliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.