30 de agosto de 2022

1962: Plan Northwoods, de la intoxicación a la violencia

El plan Northwoods era la respuesta a la solicitud cursada desde una oficina del gobierno de los EE UU. Según la mayoría de estudiosos del uso de la violencia, se trataría del mejor ejemplo de intoxicación extrema, tan extrema que era doblemente intoxicadora, pues tenía dos finalidades: de entrada, debia ocultar un crimen de Estado y, de salida, endosar la culpa del acto terrorista al "enemigo".
Ahi va el resumen:
Tras la Segunda Guerra Mundial, la eficacia de los gobiernos y del poder económico para fomentar la opacidad y la intoxicación informativas no ha dejado de mejorar. Sin embargo, pasan los años y los estudiosos de ese fenómeno siguen citando como ejemplo del no va más la operación o plan Northwoods, ¡diseñado en 1962!, hace ahora 60 años
El plan fue ideado y fabricado con lujo de detalles por la CIA con la finalidad de satisfacer una petición gubernamental emitida desde la cúpula, la Casa Blanca, y cursada a través de un alto cargo que ocultó el origen: justificar la invasión de Cuba.

1961: El d
esembarco
de la Bahía de Cochinos

La proyectada invasión en 1962, que sería ejecutada por el US Army, lavaría el fracaso y humillación sufridos un año antes en el desembarco en Bahía Cochinos, donde fueron vencidos y ridiculizados los más de 3.000 mercenarios, policías y militares que habían servido al régimen de Batista implicados en la operación.
El fracasado intento de desencadenar una guerra  civil en la isla fue apoyado y financiado por Washington, pero sin participación directa de sus fuerzas armadas.  

[La existencia del plan Northwoods no trascendió hasta varios años depues del magnicidio de Dallas --22 de noviembre de 1963--, en el que fue asesinado JFK, pero apenas fue ventilado porque a  la postre no pasó de ser un simple proyecto... "la ocurrencia de un loco", dijeron a toro pasado para restar significados]

El proyecto nunca se llegó a ejecutar, cierto, pero se ha convertiodo en la probablemente más clarificadora demostración de las perversiones a las que el poder [= la/s persona/s que rige/n el Estado] es capaz de llegar ... y al que con toda seguridad han llegado varios Estados y no solo una o dos veces!...
La CIA fue emplazada a diseñar una acción o varias --si una era insuficiente-- que convenciera a la mayoría de los estadounidenses de que era justo y necesario invadir Cuba para liquidar el «antiamericano y filocomunista» gobierno que preside Fidel Castro.
De muestra, un simple párrafo del proyecto:
«Es posible crear un incidente que demuestre de manera convincente que un cazabombardero o un misil cubano atacó y derribó una aeronave civil procedente de Estados Unidos y con destino a otro país del continente», por ejemplo a Costa Rica, Jamaica o Venezuela, en función de la ciudad norteamericana de la que partiera el vuelo para evitar que los restos de la aeronave caigan en tierra y lo hagan en el mar.

Los Kennedy
rechazaron
el proyecto 

La transcripción entrecomillada es textual, traducida del ingles, evidentemente. La crudeza y la ausencia absoluta de empatía humana producen escalofríos, dándose la circunstancia de que en el idioma original el plan suena mejor: es más espantoso.
Según la mayoría de referencias, John F. Kennedy —y/o sus hermanos Edward y Robert— razóno y rechazó de plano el derribo de un avión civil.
Conviene recordar el plan Northwoods porque se trata del primer proyecto conocido en el que un Estado modeno que por ende es --o eso dicen-- el paradigma de progreso humano, democracia, justicia, libertad... se planteó hace ya 60 años realizar una acción terrorista contra su propia población.
Hoy, las acciones violentas contra civiles ya constituyen una práctica admitida y en ciertos ámbitos y círculos, son consideradas como un hecho "desgaciadamente inevitable y correcto" si es necesario.
La palabra desgraciadamente es un formalismo que insertan las gentes biempensantes para autoconvencerse --o simular-- que no se han deshumanizado.
¿Cuántos planes Northwoods han sido ejecutados en los últimos 60 años?
Si alguien afirmara que suman "decenas", nadie lo consideraría exagerado porque, de entrada, ni siquiera cuantifica la ignominia... salvo los biempensantes, que se llevarían las manos a la cabeza, unos porque son extremadamente ilusos --los menos-- y otros, la mayoría, porque están inteligentemente interesados en aparentar inocencia.
Las intoxicaciones informativas ya no escandalizan a casi nadie; es más, un creciente porcentaje de la población las considera inevitables, lógicas e incluso necesarias en política; de hecho, ya es habitual que un/a profesional de la política diga una barbaridad, injurie a un contrincante o mienta descaradamente y sus compañeros/as de partido e incluso sus seguidores/as y votantes aplaudan, además de los medios amigos que cuanto menos disculparán la ocurrencia.
Si la deriva no se frena, una vez consolidada la intoxicación informativa como algo normal  e incluso justificable, poco a poco se generalizará la convicción de que el Estado, además de ostentar en exclusiva el derecho a hacer uso de la violencia, también puede en determinadas circunstancias ejecutar acciones criminales como la que valoró la Casa Blanca por pimera vez hace ya 60 años.
Lo que de momento ignoramos es cuántas veces los gobiernos, ¡todos!, han tenido que valorar si debían recurrir al crimen, ni cuántas veces han dado luz verde.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

NOTA: ImP no publica injurias ni imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas ni referencias judiciales o sentencia.
Sólo serán publicados los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.