03 abril 2007

Inmersión lingüística, equívocos y contradicciones

Estos días en Estados Unidos es noticia Newt Gingrich, el neocon del Partido Republicano que fue portavoz del Congreso de Estados Unidos, porque  en línea con su ideología ha declarado que la Administración debe aplicar una estricta política de inmersión lingüística con los inmigrantes.
Gingrich, maniqueo donde los haya, ha añadido que en las grandes ciudades estadounideses el castellano (o español) es la lengua de los guetos... ¿Y qué?, ¿acaso es el castellano el responsable de que haya guetos?
Pues bien, aquí, en las Españas, la noticia ha merecido comentarios que en su mayoría son críticos, incluso por parte de personas que defienden legítimos postulados nacionalistas de corte españolista, catalanista, gallegista o vasquista, en Madrid, Cataluña, Galicia o el País Vasco.
Sin entrar en profundidades, la pregunta es inevitable:
¿Si se critica a los partidarios de aplicar políticas de inmersión lingüística en EE UU en favor del inglés, cómo se puede al mismo tiempo defender sin matices la inmersión lingüística de los inmigrantes que se establecen en Barcelona, San Sebastián, Vigo, Huelva o Valladolid?
Dando por sentado que lo social y culturalmente correcto es aprender la lengua del país en el que se reside, defender lo contrario es absurdo, ¿no sería más adecuado evitar los maximalismos y, por el contrario, analizar este asunto con menos prejuicios y atendiendo a las circunstancias de las personas?
Indudablemente, el debate seguirá abierto.
No hay --que se sepa-- fórmulas definitivas ni milagrosas. Pero sí es evidente que sobran los axiomas y, sobre todo, sobra hacer política con la cultura (idiomas incluidos).
MÁS INFORMACIÓN, en USA today.

1 comentario:

  1. http://tapornumporco.blogspot.com/2007/04/viva-savater-por-miguel-castro.html

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.