15 julio 2010

Periodismo: Lección de David Simon versus palabrería de Núñez Feijóo

David Simon«En mi país [Estados Unidos], y creo que es así en todo el mundo, los periódicos empezaron a destriparse mucho antes de que apareciera internet. Yo dejé The Baltimore sun con otros reporteros en la tercera ronda de recortes de este periódico, en 1995, antes de que la Red supusiera una amenaza. A alguien en Wall Street se le ocurrió que podía hacerse más dinero publicando periódicos malos que publicando periódicos buenos, así que recortaron costes, redujeron la redacción y cubrieron menos asuntos para tener más beneficios. E hicieron esto en casi todos los periódicos del país, salvo tal vez en The New York times y en The Washington post.
«Cuando llegó la Red, los periódicos estaban tan destripados que no pudieron ni protestar y empezaron a regalar su producto, lo que supuso un error terrible. En una tragedia griega, el fallo suele residir en el protagonista, que arrastra un defecto inherente exacerbado por los sucesos o por los dioses».
..   
Núñez Feijóo, empeñado en hablar
de todo, también de lo que ignora
La lección del líder del PP gallego
Casi en paralelo, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo (PP), ha intervenido en el curso de verano Periodismo y poder, en la Universidad Complutense.
De entrada, desde el punto de vista de los que trabajan (trabajamos) en medios de información y también desde el punto de vista de quienes se informan o intentan hacerlo a través de la radio, TV y prensa, es obligado dar las gracias al ponente... ¿por qué?
Porque ha puesto blanco sobre negro la opinión que por lo visto, leído y oído tiene el PP en cuanto a la relación medios-Poder, aunque todo indica que la visión del ponente es la más habitual entre los políticos profesionales en general, con independencia del partido al que pertenecen.
Entre otras cosas, Núñez Feijóo opina que la relación medios-Poder debe girar en torno a dos conceptos que calificó de "claves": el respeto y la gratitud... ¡manda narices!
Para justificar semejante simpleza argumentó que esos dos bienes constituyen «los dos platos de una balanza que ha de estar equilibrada para que el sistema funcione y corrija sus errores» ¡!
Es decir, según Núñez Feijóo no se trata de informar, sino de que el sistema funcione.
..
A este paso, deberemos agradecer que existimos
Núñez Feijóo ha llegado a proclamar que «es conveniente» que los medios «no coincidan siempre» con los criterios y decisiones de los dirigentes políticos (gracias, señor presidente), pero que tampoco deben ser «siempre hostiles» (de nada).
No obstante, el presidente de la Xunta no precisó quién mide el grado de coincidencia o de hostilidad, esto suponiendo que coincidencia y hostilidad sean los criterios más adecuados para medir o valorar esa relación.
Los despropósitos y planteamientos que nada aportan --salvo enredar-- fueron a más y el ponente afirmó que los medios han contribuido a sementar «el galleguismo tranquilo y solidario que hoy es plenamente mayoritario». Es decir, el galleguismo bueno es el del PP... Y entusiasmado, el presidente de la Xunta dejó una perla que merece el calificativo de histórica:
«Para un político quejarse de la prensa es como para un capitán de barco lamentarse del mar». Si se analiza con rigor la frase, su significado es nada. Suena bonito, incluso poético, pero es simple palabrería: retórica.
Por descontado, Núñez Feijóo, partidario del libre mercado --aunque el liberalismo se deja de lado si hay que controlar un medio o manipular TVG--, nada dijo de las subvenciones e inyecciones directas o indirectas de dinero público que posibilitan que en Galicia sobrevivan --amén de dos canales de TV y una emisora de radio públicas-- medios que superan sus cíclicas y cada vez más frecuentes quiebras técnicas gracias al dinero público que el Ejecutivo autonómico reparte.
..
Nada dijo Núñez Feijóo...
...de las listas negras de periodistas que el PP elaboró y aplicó durante los gobiernos de la era Fraga Iribarne [el Ejecutivo bipartito de PSdeG y BNG cambió la listas de apestados por la de afines, lo que supuso un paso adelante (favorecer es bien distinto de vetar), aunque insuficiente]
...de las ruedas de prensa a la valenciana, sin preguntas, que son cada vez más frecuentes;
...de las empresas a las que la Administración paga publicidad a cambio de impedir la difusión de informaciones inoportunas;      
...de las instrucciones que el Poder desliza a mandos intermedios y directores de medios;    
...de los asesoramientos y favores que intercambian algunos periodistas y el Poder para que unos y otro obtengan beneficios o ventajas; 
...de las personas físicas o jurídicas vinculadas a periodistas que son contratadas por la Administración, etcétera.
En fin, Núñez Feijóo nada dijo de los problemas, desajustes y perversiones que acusan las relaciones medios-Poder.    
La ponencia de Núñez Feijoo estaba destinada, tal como era de esperar, a mantener viva la creencia de que hay total libertad de información y, de paso, satisfacer a las empresas y profesionales que supeditan su actividad a los criterios y a las conveniencias del Poder político y económico.   
Tanto o más vergonzoso es que haya universidades y entidades similares que otorgan rango de gurús o profesores de periodismo y comunicación a personajes que se burlan, menosprecian o engañan día sí, día también a los profesionales del sector.
..
ENLACE a la entrevista a David Simon, en La Palabra Escrita, y más sobre las tesis de Simon en "El suicidio del periodismo", en Guerra Eterna.    

2 comentarios:

  1. Supuestamente,y seguro que no voy descaminado, la ponencia habrá sido redactada por un periodista, quizá incluso por un cargo sindical o miembro cualificado de colegio periodístico. Poder con poder. Apertas.

    ResponderEliminar
  2. ¿Por qué voy a comprar un periódico que, envía a sus periodistas a ruedas de prensa sin derecho a preguntas?

    Las tomaduras de pelo, que las aguante "Rita la cantaora".

    Un saludo.

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.