18 diciembre 2010

Karzai, presidente de Afganistán: «Si tuviera que elegir hoy, elegiría a los talibanes»

Sabido es que la aventura bélica de Occidente en Afganistán y las relaciones de la coalición aliada con el Gobierno afgano van de mal en peor, pero las informaciones que difunden la mayoría de los medios españoles mencionan ese deterioro de forma vaga y dan a entender que se trata de un episodio puntual.
Sin embargo, el divorcio tiene calado, ¡mucho calado!, tal como reflejan las crónicas de medios nada sospechosos de ser pro afganos, como es el caso de The Washington post.
Según recuerda el corresponsal del Post en Kabul, hace ahora tres meses, el general David H. Petraeus, comandante en jefe de las fuerzas estadounidenses desplegadas en Afganistán; Karl W. Eikenberry, embajador de EE UU en Kabul, y otros representantes de los países que tienen tropas en el país asiático solicitaron al presidente afgano, Hamid Karzai, que pospusiera la prohibición de utilizar mercenarios para proteger a las empresas extranjeras que operan en Afganistán.
Los aliados insistieron en aplazar ese veto alegando que si las compañías de seguridad eran expulsadas, habría que suspender o retrasar sine die varios proyectos de infraestructuras.
..
Las relaciones Washington-Kabul, cuesta abajo 
«Karzai se negó a ceder [escribe Rajiv Chandrasekaran en el Post], según dos personas que tienen conocimiento directo de la reunión, e insistió en que la policía y los soldados afganos pueden proteger a quienes trabajan en la reconstrucción, rechazando así la petición de un aplazamiento [de la prohibición]. La conversación subió de tono y Karzai se enfureció y replicó que ahora se enfrenta a tres enemigos: los talibanes, EE UU y la comunidad internacional (...) «Si tuviera que elegir hoy, elegiría a los talibanes», dijo furioso Karzai.
«A finales del pasado mes de julio las tensiones también se habían agravado debido a que un miembro de los servicios afganos anti-corrupción que trabajaba en estrecha colaboración con investigadores del FBI arrestó a uno de los asistentes de Karzai acusado de aceptar sobornos. Karzai ordenó que su colaborador fuera liberado inmediatamente y acusó a quienes lo habían detenido de haber realizado una incursión nocturna [aludiendo a presuntas ilegalidades en la actuación] y de utilizar tácticas represoras similares a las practicadas por el antiguo régimen pro soviético».  
..
Impunidad
Durante semanas, los diplomáticos y los mandos militares estadounidenses han insistido ante Karzai en que deben seguir actuando las empresas de mercenarios y a finales de verano también propusieron crear fuerzas armadas locales anti-talibanes en el rural, a lo que el presidente afgano replicó abriendo un melón que ha enturbió todavía más las relaciones:
«La impunidad de las empresas privadas de seguridad que operan en el país», palabras textuales del dirigente afgano.
..
Dinero mal controlado
y peor empleado
El pasado mes de agosto Karzai firmó el decreto mediante el que ordenaba «la disolución antes de fin de año de todas las fuerzas privadas de seguridad [escribe el corresponsal del Post]. Los diplomáticos estadounidenses creyeron que terminaría por dar marcha atrás porque prohibir los guardas privados obligaría a cerrar embajadas, impediría fletar convoyes de abastecimiento militar y la Agencia de Desarrollo Internacional de EE UU [la USAID] debería suspender proyectos de reconstrucción por valor de miles de millones de dólares. Pero los diplomáticos no evaluaron correctamente la profundidad de la cólera de Karzai ni que está convencido de que los miles de millones de ayuda extranjera que fluyen hacia Afganistán causan más daño que beneficio», según relata el corresponsal.
Finalmente, Karzai sólo ha permitido que sigan operando los guardas privados en las embajadas y como apoyo a convoyes militares aliados, pero ha mantenido el resto del decreto, por lo que a partir del próximo día 1 de enero los trabajadores de las empresas extranjeras que operan en Afganistán serán protegidos por policías o soldados afganos o, en todo caso, por tropas aliadas; pero en ningún caso por mercenarios.
La decisión de Karzai es firme, tanto que para zanjar la polémica y dar prueba de su firmeza «ha culpado al Gobierno de EE UU de financiar empresas de seguridad que envían dinero para asesinar gente en este país».  
Todo indica que la actual aventura afgana acabará como las anteriores.  
Por cierto: ¿Habrá que seguir recurriendo a medios extranjeros para enterarnos con cierta profundidad de la situación política de un país en guerra en el que operan tropas españolas?
..
ENLACE a "As US assesses afghan war, Karzai a question mark", en The Washington post
CON ANTERIORIDAD:
"Washington paga a Blackwater 10.000 millones de dólares para que opere en Afganistán". 

3 comentarios:

  1. Pero yo tambien me pregunto: ¿Dejamos que ese país vuelva a caer de lleno en manos de los talibanes?. De acuerdo. Todas las guerras en suelo afgano han sido perdidas por las fuerzas extranjeras. El tema es: ¿cómo evitar que unos sujetos con mentalidad medieval controlen una zona de importancia estratégica para occidente?. Puestos a razonar así dejemos que cada país siga su "curso natural": Corea del Norte, Pakistán, Israel, Cuba, Venezuela, Cóte d´Ivoire, Marruecos, Argelia, Libia,Kosovo, Rusia, China.........Ahí está el gran dilema. ¿Creemos o no en la geopolítica?¿Creemos o no en la globalización?¿Somos o no conscientes de que lo que sucede en lejas montañas o valles sí puede influir en la paz y la estabilidad del mundo?¿Nos creemos o no eso de ls guerra nuclear?.....Últimamente he escuchado ya varias veces en boca de exlíderes mundiales o exaltos cargos de diferentes gobiernos potentes la frase: "Hemos estado...estamos al borde del precipicio",,,para referirse a la compleja actual coyuntura mundial. Me temo que el idealismo debe de orientar nuestros pensamientos pero el realismo tiene que presidir nuestros actos. Por favor, no más "Chamberlains". Con las cosas de comer no se juega. Es muy posible que la aventura afghana vuelva a salir mal. Si es así ya veremos las consecuencias en nuestros intereses estratégicos y en nuestras vidas. Las cosas no son blancas o negras. Normalmente son grises. Pero tenemos que saber que todavía en algunos contextos se puede y se debe de hablar de "buenos y malos". Y los Talibanes desde luego en esta historia son los "malos".

    ResponderEliminar
  2. A NAVEGANTE,
    No sólo es probable que la aventura afgana salga mal, ya ha salido mal. No tanto por el impase militar, como porque la elite política y económica del país sigue siendo "irracional".
    Sin duda, los talibanes --como todo fanatismo-- es el peor de los males, pero no es el único y, además, creo que más que un mal per se, constituyen la consecuencia de numerosos males, algunos de origen medieval y que siguen enquistados en Afganistán y otros países.

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.