27 julio 2012

En las Cortes ha quedado claro: La economía española está en manos extranjeras... o en las de Dios

Con motivo de las comparecencias que ha convocado el Congreso de los Diputados para averiguar las causas de la crisis financiera y bancaria que acusan los residentes en el Reino de España, seis relevantes miembros de la clase dirigente hispana han hecho sendas aportaciones de valor "incalculable" y que, entre otras posibles consecuencias, podrían cambiar el futuro inmediato del sistema capitalista al darle un sentido más trascendente...
Veamos:
Primero compareció José Manuel Campa (secretario de Estado de Economía en el último Gobierno de Rodríguez Zapatero): «Se cometieron excesos y errores, pero la dirección de la reforma financiera era y es la correcta»...
Luego habló Miguel Ángel Fernández Ordóñez (ex gobernador del Banco de España): «Las fusiones de las cajas las autorizaban las comunidades y las cúpulas gestoras (...) La tarea que han tenido que realizar [los inspectores del banco de España] ha sido complicada y laboriosa, y ha sido clave para evitar el colapso de la economía»...
Llegado su turno, Julio Fernández Gayoso (director general de Caixanova durante varios decenios y ex copresidente de la gran caja gallega, Novacaixagalicia, hija de dos ruinas: Caixa Galicia y Caixanova) precisó que él es más inocente que un bebé: «Yo hacía propuestas y el consejo era el que decidía qué hacer. Unas veces las aprobaba y otras, no. El que mandaba era el consejo, no yo».
Por su parte, Rodrigo Rato (ex presidente de Bankia, la caja de cajas que se puso en marcha desde la Comunidad de Madrid) dejó claras las cosas nada más iniciar su alegato: «Confío, señorías, en que tengan la misma certeza que yo de que actuamos correctamente y bajo el control de los organismos reguladores»...
No menos taxativo fue Narcís Serra (ex número uno de Caixa Catalunya, la suma de tres cajas catalanas que también sobreviven con respiración asistida): «El proceso de fusión de las cajas catalanas fue modélico y un ejemplo a seguir»...
Y por último, Elena Salgado (ex ministra de Economía) puso la guinda: «Evitamos que España fuera rescatada (...) Tomamos las decisiones que nos correspondía tomar con los datos que teníamos entonces»...
Si a esos valiosos testimonios añadimos que el triunvirato político-económico (Mariano Rajoy, Luis de Guindos y Cristóbal Montoro) ha reiterado en varias ocasiones que «hacemos lo que debemos», o «lo único que podemos hacer», la pregunta es obligada:
¿Quién gobierna la vida económica de España y quién pilota su sistema financiero?
Dando por supuesto que ninguno de los antes reseñados miente --¡faltaría más, oiga, que aquí todos somos caballeros!--, y descartada también la posibilidad de que el gobierno y el pilotaje se ejerzan desde el interior del país, sólo hay dos respuestas posibles:
1. Cabe la posibilidad de que la economía de España haya estado siempre dirigida por personas extranjeras y sólo parcialmente identificadas --ninguna de ellas elegida democráticamente--, residentes en Berlín, Bruselas, Fráncfort, Ginebra, Londres, Luxemburgo, Nueva York, Washington... Barbados, Caimán, islas Vírgenes y de Jersey, etcétera; o bien...
2. La economía y los bancos de este reino están en manos de la providencia [lo cual, en paralelo, explicaría el enorme peso que tiene la Santa Madre Iglesia en las decisiones de los poderes del Estado. Amén].
Elija usted, amable lector o lectora: ¿A quién pedir explicaciones: a los extranjeros que abusan de España, o a Dios?; porque aquí, en este reino, todos son irresponsables... ¡perdón!, inocentes.

2 comentarios:

  1. Y parece que en España pasa lo mismo que en Argentina.. La culpa de los males la tienen siempre los otros, y los de afuera..

    ResponderEliminar
  2. Lo que está sucediendo en España desde hace muchos años -¿siglos?- es tan grave que uno ya no sabe qué pensar de tanta basura e inmundicicia. Al menos la famosa crisis ha servido para algo: para sacar a flote toda esta realidad que estaba ahí desde tiempo inmemorial. Me temo que muchas de estas "desfeitas" están en el "adn nacional", al margen de gobiernos y coyunturas concretas. Un país se forma por el aluvión de hechos, personas, experiencias,.....Y España es lo que es "gracias" a todo lo acontecido a lo largo de los últimos siglos, guerra civil, franquismo y "democracia" incluídas. Por eso en parte el proyecto europeo avanza con tanta dificultad, porque bajo el mismo techo comunitario se cobijan seres llamados "europeos" pero que tienen muy como de común entre ellos. Hacer así una casa común con tan diversos materiales es muy complicado por no decir imposible. La cosa pinta mal de cara al futuro. Y ante esa realidad humana, política, social, económica.....tan diversa es difícil ser optimistas. Uno de los lemas de la UE consistía en decir que la variedad era una riqueza, un factor positivo del proyecto europeo. Sí, la variedad puede ser una riqueza....o no, que diría Rajoy, ....como la "torre de babel".

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.