06 agosto 2013

La venta de "The Washington post" certifica que la prensa ya no es un gran negocio

El prestigió por si solo ya no vende. La caída de las ventas y el descenso de la
publicidad han provocado que las pérdidas asciendan a 412 millones de dólares
..
La decisión de vender The Washigton post a Jeff Bezos es un hito [ojo: el comprador es Bezos, no la empresa que él preside, Amazon] porque cuatro generaciones de la familia Graham han pilotado el diario con probado éxito hasta que, por un lado, ha irrumpido internet y, en paralelo, la inteligencia de los empresarios ha quedado anonadada, o peor...
En segundo término, la operación también es un hito porque el nuevo propietario es un empresario vinculado a las nuevas tecnologías, lo cual resulta muy significativo; para colmo, la principal actividad y la experiencia de Bezos son ajenas al mundo del periodismo.
[El Post o Wapo, como también es conocido en EE UU, se convirtió en ideal periodístico de ámbito internacional cuando el trabajo de un equipo de periodistas, con Robert Woodward y Carl Bernstein a la cabeza, informó paso a paso de las ilegalidades en que incurría el presidente Richard Nixon para derrotar en las urnas a sus opositores (caso Watergate). 
Wapo consolidó su prestigio y credibilidad con sucesivas ofertas informativas de alto interés, la más reciente al revelar y probar que la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) espía de forma irregular o ilegal tanto en territorio estadounidense como en el extranjero]
A fin de dejar clara la posición de los propietarios, Donald Graham, presidente ejecutivo, ha suscrito un artículo precisando varios detalles y el monto de la operación (250 millones de dólares), poniendo el acento en un argumento que tiene tres patas:
1 El periódico impreso ha dejado de ser el gran negocio,
2 Es preciso reorganizar el trabajo y "recrear" la edición impresa, y
3 El salto a la Red no es una opción, sino que es inevitable y urge completarlo.
Los Graham reconocen implícitamente que son incapaces de seguir adelante con los retos o, alternativamente, que están "cansados" y prefieren hacer caja y renunciar; lo cual, al margen de otras consideraciones, es legítimo y en cierto modo merece aplauso, pues ceden el testigo y conjuran el riesgo de perpetrar una chapuza que podría acabar matando a la compañía.
En España hay editores que bien podrían seguir el ejemplo
El "cansancio" y la decisión de los Graham tienen raíces perfectamente identificadas: Wapo ha visto reducidos sus ingresos año tras año desde hace siete; durante el último lustro descendieron una media interanual del 9 % y según The guardian, las pérdidas acumuladas desde 2006 suman 412 millones de dólares. Para colmo, la facturación por publicidad cae desde 2007 y sigue a la baja.
El "cansancio" de los propietarios fue doloroso a partir del pasado mes de febrero, cuando se puso en marcha el segundo plan de la empresa, el más ambicioso, para reducir gastos y plantilla. Sumadas las de los últimos cuatro años, en total en Wapo las bajas ya suman 210 (el 10 % de la plantilla del grupo) y aún falta despachar a varias decenas de profesionales.
Prueba de que el deterioro económico iba a más es que ya en la primavera de 2012 los ganadores del Premio Pulitzer de 2006 (David Finkel, Carol Leonning y Dana Priest) rechazaron las nuevas condiciones laborales y optaron por un respetuoso y amical adiós.
En contra de lo que ocurre en otros sectores y con otros productos, en el negocio de la información el prestigio por el prestigio no garantiza fidelidades, ni la de los anunciantes ni la de los lectores, a estos también les importa cada vez menos que su periódico sea el más vendido o el más leído.
Los vividos en Wapo desde 2005 han sido años de tensiones y también de cambios, algunos forzados. Los Graham han innovado, más y mejor que casi todos los editores europeos, pues han logrado adaptar contenidos al cambio de hábitos y tendencias, han frenado la pérdida de clientes y de audiencia, e incluso han creado herramientas de negocio vía internet; por ejemplo, cobrar por el acceso a la hemeroteca y a gran parte de los textos.
Pero el sector, resumiendo, es cada vez más complejo y la familia propietaria, "cansada", ha optado por recoger dinero y ceder el testigo.
..
Jeffrey P. Bezos posee experiencia y es atrevido
..
Unas horas después de confirmarse la venta, el comprador, Jeffrey Preston Bezos, ha remitido una carta a los periodistas del Post para advertirles de que, «por supuesto, habrá cambios en los próximos años. Eso es vital y sería así con o sin nuevo dueño».
«Internet [sigue Bezos] ha transformado casi todos los elementos de la industria de la información: acorta el ciclo de la noticia, erosiona las clásicas fuentes de ingresos y crea nuevos competidores, algunos de los cuales ofrecen información gratuitamente.
«Quiero destacar dos tipos de valores de los Graham que espero mantener.
«El primero, sin duda, es el valor de decir, «¡Eh!, espera un poco, asegúrate antes, baja el pistón y busca otra fuente», está en juego la reputación de personas de carne y hueso, así como sus medios de subsistencia y sus familias.
«Y el segundo valor es tener el coraje de decir «persigue esa historia, no importa lo que cueste». Aunque confío en que nadie me amenace con hacer pasar algún miembro de mi cuerpo por una trituradora y si lo hace, gracias al ejemplo de la señora Graham estaré preparado», ha subrayado Bezos en alusión a John Mitchell, director de la campaña para la reelección de Nixon, que amenazó a Katharine Graham, la mítica editora del Post durante el periodo 1963-2001, con pasar sus pechos por un colador-trituradora si seguía publicando informaciones del caso Watergate.
Hay un detalle capital, la fortuna de Bezos, según Forbes, asciende a 25.000 millones de dólares. Esta cifra otorga al nuevo dueño del Post una elevada capacidad de resistencia ante todo tipo de retos, incluidos los informativos.
..
El prestigio por si solo no garantiza absolutamente nada 
..
El prestigio conquistado durante tantos años no ha librado a Wapo de los efectos de la recesión, aunque esta no constituye el factor más determinante para la prensa estadounidense; y el prestigio tampoco ha librado al Post del rosario de condicionantes que han impuesto o endurecido las nuevas tecnologías de la comunicación.
La recesión económica ha hundido los ingresos por publicidad, y los nuevos medios y las redes sociales han robado cientos de miles de clientes a la prensa y lo que es más problemático: en EE UU, al igual que en Europa pero como casi siempre unos años antes, las redes sociales y los medios electrónicos han acelerado el cambio de actitud de los ciudadanos frente a la información.
Aterrizando en aspectos concretos que han marcado los últimos años del Post, pero que en gran medida son extensibles a otros diarios y a otras geografías, es obligado reseñar que ya iniciada la caída de la publicidad Washington fue la cuna de Politico, un e-periódico que distribuye edición impresa solo cuatro días a la semana y que a su originalidad y frescura ha sumado el fichaje de firmas de periodistas estadounidenses de elevada credibilidad.
Politico ha ganado la partida a Wapo en el que era uno de sus mayores atractivos: informar con rigor y sin poner visillos de cuanto ocurre en el Congreso, la Casa Blanca, el Pentágono y el mundo de los lobis financieros, en las empresas y en asuntos jurídico-políticos que forman parte de la nomenclatura de poder en EE UU.
Esa y otras heridas "informativas" de menor profundidad agravaron los males económicos.
Y a esa y otras derrotas hay que añadir que los Graham han perdido "coraje", pues no sólo están "cansados" por sucesivos reveses, sino que además no han logrado mantener la autoridad ni la visión de conjunto que poseía Katharine Graham, fallecida en 2001 y añorada por todos, incluso por la competencia.
En contra de lo que algunos gurús afirman, la venta del Post no ha constituido una sorpresa. Era cosa sabida. La única sorpresa, y sólo relativa, es que los Graham hayan optado por la oferta de Bezos.
OTROS POST de ImP relacionados con el periodismo:
"Información: Conveniencias e intereses, renuncias y comodidades",
"¿Usted pagaría un euro diario para leer simplezas o lo que ya sabe?".
ENLACES a otros textos referidos a la venta del Post (todos en inglés, excepto los dos últimos):
El anuncio oficial de la venta, en la página web de The Washington post,
Texto de la carta de Jeff Bezos a los periodistas y lectores del Post,
Breve historia cronológica de The Washington post desde su fundación en 1877
La operación de compra-venta, en WONKBLOG
"The Washington post, vendido a Jeff Bezos de Amazon por 250 millones", en El país, y
"La salvación de The Washington post", en GUERRA ETERNA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.