27 mayo 2015

La noticia que nunca existió (medios al servicio de una ambición)

Artículo publicado en Contexto.
¿Qué es noticia? Resumiendo: tienen la calidad de noticia los hechos novedosos —acción humana voluntaria o accidental, evento, óbito, siniestro, celebración, declaración, decisión, etcétera y etcétera— que son de interés público o fuera de lo común, pero que en todo caso están suficientemente ameritados para ser difundidos. Cada día hay cientos de sucedidos noticiables, cada medio aplica sus criterios, los selecciona y jerarquiza.
Precisar qué no es noticia es más sencillo: es difícil que sea noticia una especulación, muy difícil que lo sea algo que no ha ocurrido y es imposible convertir en noticia lo que sabemos que no puede ocurrir.
Sin embargo, aunque a usted le parezca increíble, hay medios que acostumbran a dar tratamiento de noticia a cosas inexistentes y a hechos que no han ocurrido ni ocurrirán.
Evidentemente, no todo lo que difunden los medios es noticia, pues también publican o emiten reportajes intemporales, textos que rememoran el pasado, informes, análisis, opiniones, etcétera.
— Bien, deje de dar vueltas, por favor…
— No sea usted impaciente, sin cimentar es imposible construir.
..
Viñeta de J·R·Mora
Otro martes de Carnaval, pero
sin jolgorio y con mala baba
Esta semana, exactamente el 26 de mayo, hubo medios que durante todo el día difundieron una “noticia” que no era tal.
Todos los medios, sin excepción, sabían que la aguerrida lideresa del PP madrileño había ofrecido al alcaldable del PSOE pergeñar un pacto para impedir la investidura de la candidata de Ahora Madrid. Y todos los medios, también sin excepción, sabían que a media mañana el representante de los socialdemócratas había rechazado el pacto inmediatamente sin dejar resquicio a la especulación.
La cosa tiene mucha más miga de la que parece. No había madera para quemar pero la lideresa del PP organizó un incendio informativo a media tarde para anunciar que ella estaba dispuesta a corregir el mal votar de los electores, para lo que había emplazado al PSOE a un pacto y, ¡qué buena soy!, estoy dispuesta a votar al candidato del centro izquierda.
Aguirre se lanzó —lo cual tampoco es noticia porque lanzada va siempre— y presentó su iniciativa como algo imperioso, como el caballo de Gil... y dejó bien clarito que por el bien de España hay que parar como sea a los que quieren «utilizar la alcaldía como trampolín para romper la democracia» (textual).
..
Cómo convertir una ocurrencia inviable en política de Estado
La alcaldable del PP, sus voceros habituales y los que arrastra la corriente cual peces muertos crearon un bum mediático con una propuesta que informativamente sólo daba, como mucho, para un comentario sobre la desesperación de Aguirre.
No sólo lanzaron el “notición” de que el pacto era trascendental, sino que además acompañaron el cuento con la ponzoña que Aguirre vertió sobre la “endemoniada” Carmena y los “desalmados” que van con ella.
Al día siguiente, miércoles, varios periódicos —despistados o empecinados— todavía repicaron.
Dar carrete a un inexistente pacto tiene nombre: intoxicación.
Difundir que Ahora Madrid es el caballo de Troya de una banda de asaltantes de palacios de invierno que se limpiarán con la Constitución es, por mucho que se entrecomille la mentira, ponerse al servicio de quien difama.
¡Claro que hay que informar de esa acusación!, pero precisando que es puro entretenimiento, o mejor: una falacia perversa carente de base.
— Oiga, pero las informaciones las elaboran seres humanos que se equivocan.
— No seamos niños… ¿Usted cree que repetir una y otra vez las barbaridades es un error?
A los diez minutos todos los periodistas asistentes a la rueda de prensa sabían que no había noticia, igual que todos saben que Ahora Madrid no pretende subvertir el régimen parlamentario.
..
El deterioro es tal que difundir veneno es comprensible
Los medios que han dado máxima relevancia y verosimilitud a lo dicho por Aguirre son copartícipes —voluntaria o ingenuamente— de una maniobra que sólo servía para:
1. Proporcionar minutos de gloria y titulares a la aguerrida lideresa;
2. Colocar al PSOE en situación incómoda, y
3. Denigrar a Carmena y arruinar la credibilidad de Ahora Madrid y Podemos.
— Luego, ¿era mejor no haber acudido a la rueda de prensa?
— Al contrario, una convocatoria “misteriosa” siempre merece atención.
— Pero si luego resulta que no hay noticia y para colmo abundan las mentiras, ¿de qué informar?
— Pues justo de eso, de que Aguirre anunció algo que no existía y acusó sin pruebas a sus contrincantes de preparar el camino a un golpe de Estado… Y narrarlo todo con la sorna debida.
No es justificable que los medios hurten al público el derecho a reírse de quien se pone seria para decir simplezas y, a cambio, ofrecen entrecomillados, cuñas y vídeos en los que lo falso parece verosímil.
Episodios como el de Aguirre, crear noticias y entrecomillar mentiras, se repiten casi todos los días.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.