19 julio 2010

«La becaria», relato y espejo

En España hay más de 5.000 becarias y becarios que trabajan en medios de comunicación (prensa, radio y TV) a cambio de un salario que no merece esa denominación (entre 200 y 400 euros) y de la vaga promesa de que podrán acceder al empleo de su vida... Al igual que en otras actividades y profesiones, ese tipo de contrataciones sigue en auge a pesar de que cuando concluyan las prácticas las posibilidades de continuidad son más que remotas.    
ENLACE a "La becaria", en ENTRE MEDIOS, la bitácora de José Sanclemente.

2 comentarios:

  1. Existen empresas cuya actividad se sustenta, casi en exclusiva, en este tipo de "contratos" y en los tempoprales de primer empleo; contratos que ofrecen grandes ventajas al empleador privado y que, sólo en casos muy excepcionales, se renuevan. La calidad del producto que puede ofrecer una plantilla en permenente estado de inexperiencia ya pueden ustedes suponérsela, si es que no la han padecido en carne propia. Aparte de la tomadura de pelo que esta práctica supone para los propios empleados y para el erario público -que, en definitiva, es quien, de un modo u otro, subvenciona o paga, después, el desempleo- es palmaria; pero es que, además, la profesionalidad y, por ende, la competitividad de nuestras empresas retrocede a cada paso, con las consecuencias que todos estamos padeciendo.
    Quien legisla, aún con buena violuntad, para fomentar el primer empleo de los jóvenes, debería investigar profundamente cómo funciona esta nefasta picaresca, que, como de costumbre, enriquece a los de siempre, a costa de los cada vez más precarios trabajadores, y aún al precio de llevar a la quiebra al propio sistema. Algo similar a lo que hemos visto ocurrir con la especulación en la economía financiera.

    ResponderEliminar
  2. A ESCATO,
    ¡Exacto! Las ventajas más sobresalientes de ese régimen de contratación son dos: Beneficio privado rápido e ineficiencia garantizada.

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.