03 octubre 2011

Novacaixagalicia pone el ahorro al servicio de los caciques de la falaz pujanza económica de Galicia (1)

Hace apenas una semana, Novacaixagalicia (NCG), la entidad nacida de la fusión de las dos cajas gallegas [Caixa Galicia y Caixanova] valía 1.714 millones de euros pero tras ser nacionalizada la entidad para evitar su liquidación y una vez realizado el obligado peritaje por parte de técnicos del Banco de España (BdE), sólo vale 181 millones.
La primera cifra era política y la segunda, económica.
Tan elevada reducción [el 88 %] alimenta la polémica que, en términos generales, queda resumida en las dos versiones que estos días circulan en Galicia; repitiéndose la dicotomía: una versión es política y la otra, económica.
Versión política, auspiciada por el Gobierno gallego y ampliamente difundida en los medios: La reducción del valor de NCG y, por tanto, de su participación en el banco que la hereda, Novagalicia Banco (NGBanco), ha sido provocada (¿?) por el Gobierno central, que habría pergeñado una oscura operación en comandita con el BdE para derrumbar el proyecto del PP gallego y, de paso, fastidiar el anhelo de los gallegos de crear una entidad financiera de relevancia.
Como fábula para entretenimiento, vale...
..
[Hace apenas tres meses, el Ejecutivo autonómico, presidido por Núñez Feijoo (PP), insistía en que la gran caja gallega surgida de la fusión de las dos preexistentes sería la sexta entidad financiera de España.
Lo cierto es que NCG no era viable, por lo que el BdE en coordinación con el Gobierno autonómico pusieron en marcha el proceso de bancarización, al igual que se hizo con anterioridad, con menos ruido y por diferentes motivos en otras cajas, siendo el caso más notable el de Cajamadrid, hoy Bankia. 
Ahora, avanzado el proceso de bancarización, resulta que la herencia de la gran caja sólo representa el 6,84 % del capital de la nueva entidad; el resto es del Estado, que ha salvado prácticamente todos los muebles vía Fondo para la Reestructuración y Ordenación Bancaria (FROB), que ha inyectado otros 2.400 millones de euros para hacer viable NGBanco, el cual, en tanto no varíe el accionariado, es un banco público]
..
Versión económica, que apenas se menciona en los medios: NCG era una ruina debido, básicamente, a la mala gestión, los dispendios, los altos riesgos, la morosidad y los incobrables acumulados por los gestores de Caixa Galicia y Caixanova, no sólo debido al exceso de ladrillo, sino también a proyectos (participaciones en sociedades y préstamos) de dudosa o nula viabilidad [entre los que cabe destacar como ejemplo revelador, la adquisición de una isla declarada parque natural: Sálvora, de modo que el retorno económico es cero; eso sí, los propietarios de la isla cobraron].
En resumen, el valor de la gran caja sólo era político; es decir: cientos de millones en blablá y poco más de cero en caja.
..
Reacciones
Tras quedar reducida al 6,84 % la presencia de NCG en NGBanco, otra reacción a tener en cuenta es la de los sindicatos.
El representante de la UGT en la empobrecida gran caja, José Ramón del Pliego, también ha optado por las explicaciones políticas, al señalar al BdE y al mundo de las finanzas: «Es un asunto de trileros. A los gallegos nos acaban de limpiar la cartera» (¿?), en alusión a que la valoración del BdE dejaría la puerta abierta a que inversores privados adquieran NGBanco a precio de saldo.
Al margen de que la frustrada gran caja era un bluf [el portavoz de UGT no se entera o no se quiere enterar], la caja posee un activo de elevado valor: el 46 % del ahorro (cuota de mercado) del país gallego, aunque es difícil valorar ese bien porque está mayoritariamente compuesto por cuentacorrentistas con limitada capacidad financiera y de ahorro: asalariados, pymes y pensionistas.
Las opiniones de los otros sindicatos (CC OO y CIG) y de los dos partidos de la oposición en la Cámara gallega (PSdeG y BNG) coinciden a grandes rasgos con la del ugetista. Todos subrayan que la valoración del BdE favorece la privatización del que ahora es un banco público, aunque débil porque su base son una caja (la coruñesa) en quiebra y la otra (viguesa) de difícil viabilidad.
Hace apenas dos meses la mayoría de los dirigentes políticos y económicos de Galicia negaban con rotundidad la rueina, ahora hay menos resistencia a abrir los ojos y se impone el realismo: la gestión de las cajas era un desastre y su valor de mercado está muy lejos del que afirmaban sus rectores y Núñez Feijóo.
..
El reto de Castellano Ríos es que la entidad siga funcionando
La mayoría de los trabajadores de NGBanco son más sensatos que los fracasados impulsores de la gran caja y en general subrayan que los nuevos gestores de NGBanco, con José María Castellano Ríos al frente, obtendrían un gran éxito si el BdE revisara al alza el valor que ha dado a la entidad para incrementar las posibilidades --que son pocas-- de que entren accionistas para garantizar la viabilidad, o mejor todavía: mantener la entidad como banco público.
..
[Hasta ahora y pese a los explícitos llamamientos del presidente de la Xunta de Galicia, Núñez Feijoo (PP), ninguna de las grandes fortunas de Galicia (Ortega, Jove y otros) se ha comprometido a aportar capital: «Agora, coa rebaixa, e cando poden chegar os compromisos», ha comentado un miembro del comité de los trabajadores del banco, convencido --como casi todos sus compañeros-- de que la decisión del BdE de poner blanco sobre negro el valor real de mercado de la gran caja es beneficiosa para todos. La medida ha sido acogida con satisfacción por la cúpula de la propia entidad y por «a maioría dos traballadores que pensan no seu futuro á marxe da política»]
..
Todo indica que cuando se ponga a la venta la participación estatal, el BdE --si realmente hay inversores, lo cual es dudoso-- aplicará el denominado esquema de protección de activos, de modo que el Estado asumirá las posibles pérdidas iniciales de NGBanco. La otra alternativa es la subasta, aunque muy probablemente tendrá poco de subasta y mucho de entregar el muerto libre de deudas a quien se atreva a asumir el reto de resucitarlo.
..
Dirimir responsabilidades
y preservar la obra social
Así las cosas, los sindicatos y cada vez más ciudadanos estiman que va siendo hora de que se investigue cómo y porqué se han hundido las cajas y, no menos importante, que se haga público cuánto han costado las generosas prejubilaciones, jubilaciones, premios e indemnizaciones que han recibido los consejeros y altos directivos que las arruinaron.
Y en segundo lugar, trabajadores y ciudadanos en general quieren saber qué ocurrirá con los bienes y servicios de la obra social de la gran caja, que en realidad es lo único que queda de NCG.
A tenor del parco 6,84 % de acciones que posee el cadáver, la obra social sólo dispondrá de dinero para algunos servicios y a duras penas podrá pagar las nóminas de sus 340 empleados, amén de los emolumentos de su presidente, que es José Luis Méndez, el ex capitán general de Caixa Galicia, al que casi nadie --mucho menos los partidos políticos-- paró los pies mientras embarcaba a la entidad en ruinosas aventuras, sobre todo en ladrillos
Es más, Méndez ha sido despedido con homenajes, honores y panegíricos. Un despropósito fomentado por quienes le deben favores y la habitual tropa de ingenuos. En resumen, un bis del mexan por nós e dicen que chove…
..
La cantinela: todo es culpa de Rodríguez Zapatero...
También merece ser destacada la reacción de Núñez Feijoo, pues ante la valoración del BdE [aparte de culpar al PSOE de todo (¿?) señalando al diablo Rodríguez Zapatero] ha enfatizado que la heredera de las cajas, NCG, podría aumentar su participación en NGBanco en los próximos meses incrementando en casi 10 puntos sus acciones, pasando del 6,84 al 15 %… Hablar y soñar es gratis.
Lo que nadie sabe, Núñez Feijoo tampoco o se lo calla, es cómo obtendrá dinero NCG para comprar al FROB participaciones, pues aparte de los activos [inmuebles y obras de arte] valorados en poco más de 300 millones de euros, la entidad no genera ni generará beneficios, salvo que venda patrimonio.
La pregunta es obligada: ¿La fundación NCG enajenará bienes para comprar acciones de NGBanco?
Aunque Núñez Feijoo siga erre que erre con el cuento de que la bancarizada gran caja constituye la única esperanza de que haya una entidad financiera gallega, lo cierto es que todavía quedan cuatro: Banco Pastor, Caixa Rural Galega, Banco Gallego y Banco Etcheverría, si bien la única que no renquea es la más pequeña: Caixa Rural.
En fin, la construcción de la gran caja fue un exitoso entretenimiento político-electoral, pero la bancarización ha dejado al descubierto el cadáver, obliga a aterrizar en la realidad y que el presidente de la Xunta siga levitando resulta patético.
El sueño de los trabajadores del nuevo banco es que sus gestores marquen distancias lo antes posible con quienes arruinaron las cajas, la Xunta incluida.
..
SIGUE en "Novacaixagalicia (2): Además de codiciosos, ¿eran delincuentes o simplemente bobos?". 
..
ACTUALIZACIÓN (8 de octubre 2011): 
"La adquisición de Banco Pastor por el Popular reduce a tres las entidades con mayoria de accionariado gallego".

1 comentario:

  1. Hay que ser muy incrédulo para pensar que Castellanos,iba a salvar con sus inversiones millonarias, inversores internacionales y demás, cuestiones del mundo de Yupi... cuando la caja la habian dejado desfalcada....
    A NCG Banco, le queda un telelediario de las tres, para que otros depredadores se hagan con la entidad a precio de saldo.

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.