08 septiembre 2015

Prensa gallega: del triunfo empresarial a la derrota ante el poder político

Casi todos los rotativos han evitado caer en manos de forasteros o de inversores
ajenos al sector, pero casi todos han acabado bajo las faldas del poder político
..
Durante los últimos 15 años, aproximadamente —desde que empezó a ser evidente que el negocio de editar diarios y revistas perdía rentabilidad— se han publicado cientos de artículos y ensayos pronosticando el fin de los medios impresos, o casi.
En esa montaña de análisis hay un "criterio" que respetan casi todos los autores: no mencionar empresas propietarias de medios ni cabeceras de periódicos, ni siquiera cuando hay pruebas irrefutables de las barbaridades informativas y de gestión que han perpetrado y perpetran.
En el caso de Galicia, donde la prensa ejercía casi el monopolio como creadora de opinión, los periódicos también han ido perdiendo lenta pero inevitablemente —tanto por motivos endógenos como exógenos— su histórica preeminencia.
A pesar de la sangría, que en los primeros años de este siglo todavía no era general ni tampoco fácilmente perceptible, los diarios gallegos aguantaron el tirón y no empezaron a sangrar fiabilidad informativa hasta que estalló la mal llamada crisis, iniciada al reventar las subprime en EE UU, en otoño de 2007.
Conste que por mucho que digan algunos, la batalla por la supervivencia del papel y por extensión de todos los medios escritos —incluidos los digitales— no se ha perdido, ni mucho menos, pero para evitar su muerte los periódicos gallegos (al igual que todos los editados en el resto de Europa) están obligados a adecuar contenidos, limpiar sus ofertas de propaganda (no solo política) y reducir la excesiva dependencia económica que tienen de la Administración, los bancos y agentes económicos ajenos al sector que obligan a matizar, malear o/y ocultar información y opiniones.

De la independencia editorial, ni se habla
La mayoría de los textos referidos al declive de la prensa gallega giran en torno a cuestiones de estilo y técnica periodística, otros abordan las perversiones en la gestión y el hundimiento de los ingresos por publicidad (la caída media ha superado el 40 %) pero casi ninguno menta las causas estrictamente informativas ni la débil o nula independencia editorial, asuntos que casi todos los analistas procuran eludir, incluso las propias asociaciones de la prensa lo esquivan.
..
La moda "multimedia"
Unos porque estaban convencidos de sus bondades y otros porque ansiaban comprar para controlar, durante la segunda mitad de los años noventa triunfó la tesis —todavía hoy defendida por numerosos empresarios, inversores, ejecutivos y periodistas— de que los editores sólo garantizarían el futuro de sus periódicos invirtiendo (endeudándose) en la creación de grupos multimedia o, alternativamente, suscribiendo pactos con alguno de los ya existentes.
Así, poco a poco, a base de autoengaños y alardes se crearon espejismos, lo que a su vez abrió los "agujeros" por los que la banca, otros agentes económicos y el poder político entraron hasta la cocina.
En ese proceso Galicia ha sido y es un paradigma en dos aspectos:
..
* el primero es positivo: sólo un gran grupo mediático (de momento) ha entrado en el mercado gallego, Prensa Ibérica, cuyo perfil, afortunadamente, no es el del típico consorcio multimedia con preferencias ideológicas o partidistas uniformes y "uniformadoras", y
* el segundo es negativo: la extrema influencia y control informativo que han logrado el poder político autonómico y los grandes ayuntamientos.
..
Como en las películas, dame primero las buenas noticias...
Lo más positivo —en principio— es que los propietarios de cinco de los siete rotativos históricos que conserva la comunidad (Diario de Pontevedra, El correo Gallego, El progreso, La región y La voz de Galicia) siguen en manos de empresas autóctonas y del propio sector; el sexto, Faro de Vigo, fue vendido por la familia que lo regentaba pero afortunadamente el comprador pertenece al mundo de la comunicación, Prensa Ibérica, y el séptimo, El ideal gallego, ha quedado finalmente en manos de una sociedad controlada por inversores ajenos al sector.
En resumen, seis de los siete diarios gallegos siguen en manos de empresarios o grupos creados en Galicia, cinco de esas seis editoras pertenecen al sector y solo una está controlada por inversores "ajenos"; en tanto que el séptimo de los históricos (Faro, que es el decano de la prensa española) fue adquirido por un grupo no gallego pero del sector, no por arribistas ni especuladores.

Sobrevivieron a una trampa pero
cayeron en otra más perversa
Sin embargo, el éxito que supuso la supervivencia de las cabeceras y de las empresas editoras autóctonas en una actividad sometida a profundas transformaciones tuvo una torna tan grande que la buena nueva prologó negativas consecuencias.
El estallido de las burbujas financiera e inmobiliaria y sus efectos en la economía real también han causado graves daños en la prensa galaica, en especial en cuatro diarios: El correo gallego, El ideal gallego, La región y La voz de Galicia.
En los tres primeros la recesión causó daños notables debido a sus reducidos mercados y a su dependencia de anunciantes con limitado poder inversor (aparte de errores en la gestión, entre otros males); y al Grupo Voz el desplome de la economía le afectó sobremanera porque su poderío fue gestionado con temeridad durante varios años [especialmente por adquirir una onerosa rotativa que era objetivamente innecesaria y por embarcarse en la aventura de las TDT: V Televisión], de modo que la situación se fue pudriendo y la “teta” del grupo (el diario) amenazó con secarse; de hecho, parte del accionariado de la SLU fue pignorado en gran media porque el propietario obvió corregir dispendios, optando por dejarse abrazar por el oso: la banca, primero las cajas (en especial Caixa Galicia), luego los bancos herederos de la “caja vacía” (NGBanco y Abanca), para en la actualidad dejarse abrazar también por el BBVA, con el Grupo Vocento agazapado a la procura de una futura compra-venta parcial o total de acciones.
Sin olvidar el apoyo más sustancial: el Grupo Voz es el que más y mejores abrazos recibe de la Administración: el poder político.
Sucesivos gobiernos autonómicos del PP han convertido al Grupo Voz en el mayor receptor absoluto y relativo del dinero público que se reparte en forma de ayudas, subvenciones, publicidad institucional, promociones y campañas propagandísticas, amén de convenios con distintos departamentos y organismos de la Xunta, por ejemplo para elaborar plublirreportajes que en la mayoría de ocasiones se publican como si de información se tratara.
Todas esas aportaciones públicas se dispararon tras el acceso de Núñez Feijóo a la presidencia de la Xunta. 
..
Viñetas de El Roto
Tres pequeños sobreviven de milagro
y otros tres gracias a su bajo coste
Capítulos específicos merecen los seis "pequeños" (en cuanto a ejemplares vendidos): Atlántico, Diario de Pontevedra, El correoEl idealLa opinión y La región.
..
* Atlántico Diario, cuyo ámbito comercial se ha reducido prácticamente a Vigo, es inviable por venta de ejemplares y facturación de publicidad, pero el hecho de ser filial del orensano La región le permite sobrevivir debido a los bajos costes de producción.
..
* Diario de Pontevedra, fundado en 1960, inició el viaje hacia el ocaso mediada la década de 1990, pero se salvó cuando estaba a punto de expirar (1999) gracias a que fue adquirido por la empresa lucense propietaria de El progeso; compañía que resiste con notable solvencia los embates económicos, aunque también con ayudas gubernamentales que recibe directamente o a través de su firma audiovisual.
..
[La televisión autonómica mantiene conciertos informativos y adquiere producciones a empresas vinculadas a los periódicos de la comunidad, lo que constituye un poderoso e “invisible” lazo entre el poder político y los medios privados, relación que contribuye a coartar la independencia informativa, máxime en períodos electorales]
..
* El correo gallego se elabora en una redacción en la que el escenario político es similar al de La voz. El diario compostelano trata con indisimulada cortesía al renovado PP santiagués —formación que debió ser sometida a un espectacular lavado de corruptos—, habiéndose erigido en feroz oposición mediática contra el nuevo gobierno local, presidido por Martiño Noriega (Compostela Aberta).
La agresividad política con la que El correo trata la actualidad municipal es tan exacerbada que el mes pasado fue despedido un periodista por haber dejado constancia vía Facebook de una coincidencia de opiniones entre él y el alcalde.
A la hora de decidir despidos y jubilaciones anticipadas, así como para aplicar EREs y reducir plantillas, en los medios gallegos (no solo en El correo) pesan sobremanera y de forma descarada los criterios políticos.
..
* El ideal gallego, cuyo fundador fue el sacerdote Jose Toubes, fue adquirido por Editorial Católica (Edica) en 1931, luego paso a ser propiedad de una sociedad coruñesa, Editorial La Capital, que tras varios cambios accionariales y a causa de su prolongado período de decadencia (que sigue en curso) ha acabado siendo controlada por accionistas ajenos al mundo de la información [la compañía también publica Diario de Ferrol, Diario de Bergantiños, Diario de Arousa y DxT].
La Capital resiste a duras penas gracias a las ayudas públicas, aunque en este caso son de menor cuantía, y a la publicidad de los “amigos” de los editores, sobre todo del sector inmobiliario; no obstante, la “medicina” más efectiva para el agonizante paciente han sido y son los recortes de gastos, con un rosario de despidos que ha dejado la platilla bajo mínimos, sin que a pesar de los sacrificios humanos se haya despejado la amenaza de cierre.
..
* La opinión de A Coruña, fundado en 2000 por Prensa Ibérica (consorcio también conocido como grupo Moll), es de ámbito comarcal y se edita en la rotativa de Faro de Vigo, lo que otorga notables ventajas: plantilla corta, gastos fijos reducidos y no menos importante, sus periodistas se dedican casi en exclusiva a la información del hinterland coruñés y lo hacen con el plus añadido de que el medio no necesita establecer relaciones tóxicas con los poderes políticos locales, sin menoscabo de los criterios de ámbito gallego o español que puedan marcar su “hermano mayor” desde Vigo y el grupo editor.
Tan singulares circunstancias han contribuido a que La opinión sea el único periódico y uno de los dos únicos medios, junto a SER Coruña, que descuellan por su notable grado de independencia informativa en asuntos políticos locales y provinciales, en contraposición al institucionalismo y partidismo que caracterizan a Cadena COPE, El idealLa voz de Galicia Radiovoz, medios que de forma abierta o solapada han favorecido a las mayorías municipales que presidieron los socialistas Francisco Vázquez y Javier Losada en A Coruña [en el segundo caso con la paradoja de que al mismo tiempo que adulaban al derechista PSOE coruñés desacreditaban a su socio de gobierno, el BNG], para luego jugar a favor de la candidatura de Carlos Negreira (PP) y actualmente, como era previsible, ejercer de oposición mediática al ejecutivo liderado por Xulio Ferreiro (Marea Atlántica).
En la vanguardia contra la izquierda o a favor de la derecha destaca desde mediado el año 2001 el Grupo Voz, tanto en ámbitos locales —sobre todo en A Coruña y Vigo— como en asuntos autonómicos y españoles; además, en los últimos comicios también tiró varios cables a Ciudadanos.
La relación Voz-PP se ha intensificado desde que Rajoy preside el Gobierno central.
..
[Un detalle especialmente singular es que el apoyo de La voz a Negreira ha sido motivo de mil conversaciones entre quienes laboran en prensa, radio, TV, gabinetes de comunicación y agencias de publicidad y sin embargo no sonó ninguna alarma en la dirección periodística del rotativo, ni tampoco hubo reacción de la empresa cuando el diairo fue relacionado con imputados en la operación Pokemon, entre otros escándalos menos sonados. Esas inhibiciones empresarial y periodística han confirmado el deterioro ético que acusan el editor y sus próximos]
..
* La región de Ourense es probablemente el "pequeño" más singular, pues aunque las ayudas públicas le han permitido sobrevivir ha mantenido sonadas trifulcas con el poder político, tanto con el PP local como con el autonómico. Es más, el diario de la familia Outeriño pasó de ser candidato a que el Gobierno de Núñez Feijóo comprara acciones de la sociedad editora para evitar su quiebra, a enredarse en un agrio toma y daca con varios altos cargos del PP... como casi todas las peleas entre familiares, mucho ruido y pocas nueces.
La región da para una tesis doctoral sobre misterios mediáticos y empresariales, de hecho ya publicó un breve pero documentado estudio la UDV.
Actualmente, pese a que sus problemas económicos persisten, sale cada día y se permite el lujo de editar Atlántico Diario para unos cientos de compradores del área de Vigo.
El rotativo orensano, que durante mas de dos decenios obtuvo elevada difusión entre los emigrantes con La región internacional, es con mucha ventaja el "milagro" más llamativo de la prensa que vive muriendo.
..
Cómo matar la credibilidad y el negocio
a base de "éxitos"
Exceptuados los dos periódicos de Prensa Ibérica (Faro de Vigo y La opinión de A Coruña), el resto de rotativos se han autoimpuesto la obligación de mostrar mayor o menor grado de “agradecimiento” al PP, en todos los casos debido a la generosidad presupuestaria de las instituciones que gobierna ese partido.
..
[Faro y La opinión son habitualmente discriminados en los repartos de publicidad y promociones institucionales, aunque sin llegar a la extrema marginación (incluido desprecio político) con el que son tratados los medios en lengua gallega y casi todos los nativos digitales]
..
Las complicidades con el poder político más constantes y firmes —con características propias de la militancia por parte de varios de sus columnistas de plantilla y colaboradores— son las de El correo y La voz, en el primer caso debido a su precaria situación financiera [en rigor, Editorial Compostela está en quiebra técnica], en tanto que en el derechismo del diario herculino no sólo pesan los favores presupuestarios sino también la comodidad y el adocenamiento intelectuales del propietario a los que, para colmo, se sumaron los sólidos vínculos fraguados a partir de 2000 (con Bieito Rubido en la dirección de La voz) entre directivos del grupo y cuadros del PP que ostentan altos cargos institucionales o en organismos dependientes de la Xunta y del actual Gobierno central.
La dispersión demográfica y la baja capacidad adquisitiva media de los gallegos, junto a la todavía limitada penetración de internet (singularmente en el rural) juegan a favor de la consolidada trama político-periodística, en la que participan con mayor o menor descaro informativo Atlántico, Cadena COPE, El ideal, El correo, La región, La voz, Radiovoz y V Televisión (la TDT autonómica con la que fue premiado el Grupo Voz), amén de la radio y la televisión de titularidad autonómica (CRTVG).
..
Son tan pocos que merecen máximo respeto
Así las cosas, sólo acreditan suficiente independencia informativa en asuntos políticos y en los relacionados con la Administración dos rotativos: Faro de Vigo y La opinión de A Coruña y otros dos lo intentan, El progreso y Diario de Pontevedra, si bien se autoimponen limitaciones cuando se trata de asuntos "muy desagradables" para el PP.
Al margen de la prensa, del resto de medios cabe destacar la notable labor informativa de casi todas las emisoras de la SER y varias de ámbito local no adscritas a cadenas; más la profesionalidad y asepsia informativa que caracteriza a los nativos digitales, destacando Galicia Confidencial y Praza Pública, junto a otros de ámbito local o comarcal, como La Duda, Que Pasa na Costa y Vigo Dixital, sin olvidar revistas como Luzes y Novas de Galiza.
Los diarios impresos forasteros que se distribuyen en Galicia tienen escasa o nula influencia social y política... exceptuados As y Marca, que poseen decenas de miles de seguidores.
..
[Las únicas páginas de prensa producidas por empresas forasteras que tenían notable penetración social e informaban de asuntos "inconvenientes" para el poder político eran las de la edición gallega de El país, que infortunadamente se dejó de publicar]
..
La política de comunicación que puso en marcha el gabinete de Fraga Iribarne, tarea remachada por el equipo de Aznar López con motivo de la catástrofe del Prestige, unido al hecho de que La voz todavía sea el rotativo que lee la mitad de los gallegos adultos, explican que un alto grado de la información que recibe la población gallega esté condicionada por el poder político con mayor eficacia que en las comunidades madrileña y valenciana, que son las citadas por la mayoría de analistas como ejemplos de la elevada influencia en los medios que tiene el partido liderado por el pontevedrés Mariano Rajoy Brey.

3 comentarios:

  1. Como siempre apuntas y das de lleno en la diana. Además conoces perfectamente ese territorio.

    ResponderEliminar
  2. Muy buenas amigo Félix,

    Hace tiempo que no escribes nada sobre el tema de Venezuela y su vecina Colombia. Necesito preguntarte una cosa: quién tiene el PIB más alto de los países mencionados ? Si no me equivoco, la Colombia de Santos parece que tiene más del 100% de dinero que la Venezuela de Maduro. Tienen la ventaja de asegurar su economía y sin faltar abastecimientos, curiosamente todo gracias al Capitalismo.

    En cuanto al cierre de la frontera: ¿en qué le afecta eso a Colombia? Que yo sepa Colombia ya tiene su propio petróleo y es aliada de los EEUU. y la UE. En cambio, Venezuela sale mal parada ser aliada de China y Rusia (que yo sepa no tiene buenas relaciones con la UE).

    Gracias y un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entre otras aspectos, en Venezuela hay productos de primera necesidad (desde alimentos a petróleo) que están subvencionados por el Estado o con los precios intervenidos, de ahí que haya escasez en algunos de ellos, pues los productores y empresas prefieren no importar según cuales o exportar los nacionales que fuera se pagan a precio más elevado; pero a lo que iba: en el caso de los carburantes el tráfico clandestino en la frontera había alcanzado volúmenes y valores escandalosos, hay traficantes profesionalizados (casi todos colombianos y en numerosos casos, vinculados a bandas paramilitares) que han amasado fortunas.
      Las restricciones y expulsiones de colombianos (en este segundo aspecto seguro que hay meteduras de pata, como ocurre en estos casos en todos los Estados) decretadas por Venezuela son, básicamente, por causas presupuestarias y de represión de la delincuencia. Cálculos no gubernamentales estiman que el trasiego fronterizo de productos con precios subvencionados o intervenidos causaba pérdidas (o privaba de ingresos) a la Hacienda venezolana cifrados en varios millones de bolívares mensuales.
      El Estado colombiano no es culpable directo de lo que hacían los contrabandistas, pero no tenía interés económico ni político en impedirlo, de modo que cerraba los ojos pese a conocer perfectamente los hechos.
      Este asunto no ha supuesto un mayor emponzoñamiento en las relaciones Bogotá-Caracas y sólo ha alcanzado características propias de notición en ambos países protagonistas, lógicamente, pero más motivos sociales que institucionales o políticoss ... ¡más en los medios de la España rajoyista!, donde y en los que está "de moda" decir pestes de Venezuela (no sólo del gobierno y de los bolivarianos) y hacer política barata.
      Saludos.

      Eliminar

      Eliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.