16 junio 2018

En Galicia el salto político de Feijóo a Madrid entusiasma a los desinformados y a los mal informados

ACTUALIZACIÓN (18 junio 2018): Finalmente, Núñez Feijóo ha renunciado a presentar su candidatura a liderar el PP alegando el compromiso adquirido en las últimas elecciones gallegas, en las que obtuvo la mayoría absoluta en la Cámara autonómica. 
Información, en EDGalicia, El ConfidencialEl país, Galicia Confidencial, GaliciaPress, infoLibrePraza Pública y Público. De interés: Las "amistades peligrosas" que amenazaban y amenzan el ascenso de Feijóo en el PP.  
..
La mayoría de los gallegos bien informados, sean de izquierdas o de derechas, tienen dificultades para entender que el político Alberto Núñez Feijóo barrunte la posibilidad de optar al liderazgo del PP español. De lo que prácticamente ninguno tiene dudas es de que a Núñez Feijóo le saldrá personalmente muy caro —no se refieren al dinero, evidentemente— mudarse a la villa y corte.
En todo caso los asuntos privados, privados son y el único aspecto que mencionan abiertamente los próximos al presidente de la Xunta es que su pareja sentimental y el hijo de ambos es altamente improbable que abandonen A Coruña (y el empleo en la multinacional de Arteixo) para afincarse en Madrid en una aventura “extraparlamentaria” —Feijóo no es diputado ni Senador en Cortes— de muy compleja trayectoria y dudoso éxito.
Ateniéndose a lo político, entre los militantes y los varios altos cargos del PP consultados, unos en activo y otros ya apartados, dimitidos o jubilados, todos coinciden en señalar dos cuestiones que, según ellos, son fundamentales pese a que Núñez Feijóo «parece no haber valorado en su justa medida» a la hora de plantear su salto a la política estatal para encabezar el que todavía es el partido más votado de España... y ahora mismo el más complejo de administrar.
..
Romay y Feijóo, el segundo condecoró
al primero en julio del año pasado
1.º Los orígenes “orgánicos”
del líder del PP gallego
Todos los consultados dudan de que Feijóo tenga presente los efectos que tiene y pueda tener su pasado como político vinculado a (o utilizado por) la alianza anti-fraguista que funcionó en el seno del PP, apenas perceptible públicamente pero que dejó profunda y duradera huella (amén de heridas) en el PP gallego.
La operación que aupó a Feijóo sin que él pareciera (ni parezca) ser muy consciente de ello fue urdida en los primeros años del XXI entre el clan de Valladolid [con el visto bueno de Aznar y con Álvarez Cascos de principal muñidor] y el poderoso clan ultraconservador y opusdeísta galaico que todavía hoy pilota el incombustible José Manuel Romay, el único [junto a una histórica concejal del PP coruñés] de los dirigentes conservadores que a Fraga le llamaba Manolo y el único —que yo sepa— que a veces levantaba la voz al león de Vilalba.
Esa silenciosa, lenta pero eficiente operación de recambio o regeneración —según quien la describa— acometió su fase final aprovechando la conmoción social, política e institucional ocasionada por el desastre del Prestige.
La primera víctima política —la más famosa, pero no la única, ni mucho menos— fue Xosé Cuiña Crespo, a quien en la calle Génova habían catalogado como “nacionalista” y futuro “traidor” al estilo de Barreiro Rivas.
..
[Las acusaciones contra Cuiña, que en rigor formaban parte de la ofensiva para debilitar las murallas que protegían el fraguismo, carecían de base cierta pero fueron alimentadas en Madrid y para Madrid por Romay y sus acólitos con la habitual constancia, discreción y estilo florentino del nacido en "la ciudad de los caballeros", político especialmente hábil en conversaciones propias de confesionario, esas en las que se cuentan los pecados habidos, por haber y los “espirituales” o intangibles, los que no existen y que precisamente por esto son los más letales pues es imposible refutarlos. Algún día alguien escribirá cómo y quiénes forzaron la prejubilación de don Manuel, eso me han dicho]
..
Salvo los más nuevos y los “trepas”, los cuadros del PP gallego más y mejor formados no han olvidado como ascendió Feijóo, que no fue en unas primarias como él proclama estos días, sino en un proceso de cooptación rico en silenciosos codazos y zancadillas.
Entre los populares que tienen memoria [«y tenemos vergüenza», matizan] hay quienes de forma directa o indirecta intentarán impedir el salto de Feijóo a Madrispaña y si no lo consiguen, mencionan el segundo aspecto que el líder del PP gallego infravalora si quiere hacer política en la capital del reino:
..
Núñez Feijóo y Mar Sánchez Sierra,
responsable de la Secretaría Xeral de
Medios de la Xunta. En 2017 el Gobierno
gallego repartió 1,7 millones de euros entre
los medios privados, medio millón más que
 en 2016, para que sean «más plurales e
independientes», alegó el Ejecutivo,
según informó Galicia Confidencial.
 
2.º En el Madrid político la opacidad
y el silencio galaicos son impensables
Muy probablemente, Feijóo no es consciente de que en lo tocante al mundo de la información, desde cómo circula hasta sus limitaciones, Madrid no es Santiago de Compostela, ni A Coruña, Lugo, Ourense, Pontevedra, Vigo ni Ferrol —y hay quienes desde el PP subrayan Ferrol, ellos y quizá él sepan el porqué, yo no.
«Allí los periódicos no son como los de aquí», han comentado tres cuadros del PP críticos con Feijóo, lamentándose de que «la prensa española desconoce que el presidente de la Xunta es muy parecido a Rajoy, también es partidario de que los problemas más graves se arreglen con el paso del tiempo, o de que los solucionen los técnicos como mejor sepan o prefieran»; que sería, según mencionan a modo de ejemplos, lo que ocurre actualmente en el sector forestal gallego o con los eternizados conflictos que se viven en los servicios contraincendios y en el de emergencias., sin olvidar cómo rentabilizar las escandalosas inversiones en la inacabada Cidade da Cultura y en el prácticamente inutilizable puerto exterior de A Coruña.
Todo apunta que otro tanto pasa en y con las cofradías, asunto que en gran medida ha sido abandonado en manos de un personaje ajeno al sector; en la minería, en la sanidad pública, en la enseñanza, etc. etc. y también en casi todo lo referido al mundo de la cultura, no sólo con el abandono del agonizante idioma gallego, sino que tampoco hay criterios de gobierno conocidos y estables respecto del teatro, el audiovisual y las artes en general… ¡suerte que hay ayuntamientos con vergüenza!
Visto desde Galicia tiene gracia leer o escuchar a “grandes analistas” políticos de la villa y corte loando la buena gestión de Feijóo al frente de la Xunta... ¿?
Esa ignorancia capitalina, sea real o política, causa asombro y merece sonrisas incluso entre cuadros del PP gallego: «Sin el PP en el Gobierno central Feijóo no podrá dar subvenciones, ayudas ni anuncios [publicidad] a los medios», señalan tirios y troyanos, subrayando o reconociendo entre dientes que el dinero público es el eje alrededor del que la Xunta hace girar casi toda su política de comunicación y también sus relaciones con los medios.
De hecho los contactos de la Xunta con los medios que mejor funcionan son los que mantienen las consellerías, organismos y empresas públicas con los departamentos de contabilidad y publicidad de los periódicos y emisoras; el resto de las relaciones Xunta-medios son complementarias o están supeditadas de facto a las anteriores.
Para mayor inri, hay directivos del PP central con ambiciones, poseedores de informaciones de todo tipo y madurados en una organización que aplica con asiduidad aquello de que el fin justifica los medios. 


Los cuadros del PP consultados subrayan que es «una locura que Feijóo salte a Madrid sin tener en cuenta la ausencia de protección mediática en la que deberá sobrevivir y además, sin escaño en el Congreso».
«Aquí se tapan errores y meteduras de pata pero allí sin tener el gobierno, nada se tapa; unos u otros acaban informando de todo lo que saben, de lo que no saben y de asuntos privados aunque no vengan a cuento de nada, como ocurrió con las fotos con Marcial Dorado», opina un viejo fraguista que augura un futuro negro para el PP si Feijóo es aupado al liderazgo: «Aquí hasta ahora salió bien librado de todo porque no hay oposición y la prensa está bastante bien controlada, pero en Madrid se lo comerán», remacha.
..
ACTUALIZACIÓN: 
..
TEXTOS RELACIONADOS:
..
* 10 junio 2018 → «Así construye Feijóo su imagen política: medios públicos manipulados y ayudas a dedo», por Juan Oliver, que informa de que los trabajadores de la televisión autonómica denuncian constantemente la manipulación de sus informaciones. La Xunta gastó 1,5 millones en apenas 15 meses para untar a las empresas editoras de diarios.

** 17 junio 2018 → «Así diseñó Núñez Feijóo el asalto a la presidencia del PP», por Rubén Rodríguez. El marcaje entre Cospedal y Sáenz de Santamaría hace bueno el silencio de Feijóo, colocado como favorito de la dirección para evitar una guerra interna, argumenta la mayoría de los medios convencionales.

*** 17 junio 2018 → «Na madrileña rúa Génova cheira a dossier, xusto cando aínda están frescas as sórdidas imaxes de Cristina Cifuentes (...) O ulido destes días procede dun suposto e moi concreto produto, un material dirixido contra Alberto Núñez Feijóo que segundo algunhas versións estaría en poder de Soraya Sáenz de Santamaría», relata Anxo Lugilde, en Praza Pública.

**** 24 junio 2018 → «En Galicia hace tiempo que prensa independiente y versión oficial del Gobierno suelen ser sinónimos, con excepciones muy concretas, con frecuencia ligadas a luchas internas de poder, que suelen dar apariencia crítica a lo que habitualmente es una constante oficialista. Últimamente, ni eso». Más en «Feijóo, una de Jaimito», por Luis Villamor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar referencias jurídicas, datos judiciales, pruebas o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.