15 de junio de 2018

Lección de estrategia para contratar mercenarios del circo contemporáneo

Historia no oficial del fichaje del entrenador
de la selección española por el Real Madrid

«Seamos prácticos, nos interesa cerrar el compromiso ahora, antes de que empiece el campeonato, no sea que lo gane, crezca su autoridad y para colmo se encarezca».
«Pero aunque hayamos cerrado un acuerdo no hay que echar las campanas al vuelo --advirtió el estratega al impartir las instrucciones--, del mismo modo que nos interesa evitar el encarecimiento también debemos evitar la depreciación».
«Imagínense ustedes que una vez fichado hace el ridículo en el torneo, ¿qué diremos entonces para presentar públicamente nuestra adquisición como un gran acierto?; nos conviene anunciar su fichaje en cuanto se produzca; la situación más cómoda para nosotros sería que él mismo informara a su jefe de que se incorporará a nuestra empresa al finalizar el campeonato».
«¿Y si no quiere?...»
«¡Pues lo haremos nosotros!, filtraremos la noticia para forzar la situación».
«En todo caso el riesgo que correrá nuestro prestigio será demasiado alto porque si queda eliminado del torneo, nos dejará en ridículo... de manera que filtraremos la noticia al mismo tiempo que yo informo a su actual jefe para que no pueda acusarme de haberle engañado, de tal manera que por coherencia esa empresa se verá obligada a despedir al profesional por haber negociado a sus espaldas... y así, como quien no quiere la cosa, podremos alardear de haber fichado al profesional español más querido y con el protagonista en loor de multitudes».
«Y lo que es más importante: si su actual empresa gana el torneo, podremos decir que ha sido gracias a que él la preparó y si pierde, nuestros periodistas contarán que la derrota se ha debido a que prescindieron de quien conducía al equipo con tanto acierto. Ocurra lo que ocurra, nosotros quedaremos como Dios...»
Aplausos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

NOTA: ImP no publica injurias ni imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas ni referencias judiciales o sentencia.
Sólo serán publicados los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.