16 de agosto de 2020

El estadounidense con más condenas por delitos sexuales es profeta del dios de los cristianos

El mormón Warren Jeffs sodomizó niños, incluidos hijos suyos, 
abusó de niñas, yació con una de sus hermanas, con dos
de sus hijas y casó a decenas de menores de edad

Hace tres semanas releyendo Los pésimos ejemplos de dios —ver el post «¡Atrévase a leer la Biblia sin cerrar los ojos!»— un creyente al que conozco de tareas profesionales me instruyó, aparte de insistir en que todo lo malo de la Biblia es leyenda, en que ha habido cristianos reprobables, incluso santos, pero que en pleno siglo XX y XXI esas cosas ya no pasan... Tras un que no, que sí, que no, que sí... me retó: «Ya puedes buscar cuanto quieras, no encontrarás barbaridades como las de la Biblia».
Obviando episodios de guerra en los que ha habido cristianos masacrando humanos religiosamente —en los Balcanes, por ejemplo—,  ayer contesté remitiendo la siguiente biografía de un coetáneo:
Warren Steed Jeffs nació en Sacramento (California) el 3 de diciembre de 1955; es hijo de Rulon Jeffs (1909-2002) y de Merilyn Steed, quien carente de certificación fidedigna la secta estimó en su día que nació en 1935.
El padre, Rulon Jeffs, fue el sucesor de Leroy S. Johnson, accediendo en 1986 al cargo de profeta y presidente de la autodenominada Iglesia Fundamentalista de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días [conocida por las siglas FLDS = Fundamentalist Latter Days-Saints], que es la facción fundamentalista de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, la original y principal organización del mormonismo.
Cuando murió, Rulon dejó 19 viudas y 60 hijos vivos, según las autoridades del Estado de Utah, el territorio donde esa secta mormona desarrollaba —y sigue desarrollando— el grueso de sus actividades.

Cincuenta y dos esposas de Warren Jeffs posan bajo
su retrato (foto, Gordon Shumway / 
allthatsinteresting.com).
Casado
con 87 mujeres
Las elevadas cifras de esposas y progenie de Rulon Jeffs han sido superadas sobradamente por su hijo y heredero, Warren, pues según datos recabados por las autoridades de Utah, Arizona, Nevada y Texas está casado con al menos 87 mujeres —con prácticamente la mitad siendo menores de 18 años y al menos dos de ellas, adolescentes (una de solo 12 años) cuando yacieron con él por primera vez— y tiene unos 80 hijos, si bien esta segunda cifra solo tiene valor relativo.
Warren creció en un barrio periférico de Salt Lake City (Utah) y nada más cumplir los 21 años (1976) fue aupado a director del centro de formación de la FLDS y cuando enfermó su padre ascendió a consejero del profeta para una vez muerto Rulon (2002), imponerse como sucesor con los títulos de “presidente, profeta, vidente y revelador”, a los que añadió la calidad de “presidente del sacerdocio”, dignidad esta que le otorgó poder absoluto sobre los conductores (sacerdotes, pastores, curas o guías, todos varones) de la muy cristiana FLDS.

Tras morir su padre matrimonió con 17 de sus madrastras
Inmediatamente después de la muerte de Rulon, todas las madrastras de Warren —las mujeres de su padre— pasaron a ser esposas del hijastro, inluida la madre biológica: «Ustedes vivirán como si mi padre aún estuviera vivo, en la habitación contigua a la mía»; en el lapso de una semana se había casado con diecisiete de las diecinueve viudas; solo se libraron dos, una que se negó y a la que, lógicamente, le fue prohibido volver a matrimoniar, y Rebecca Wall, que protagonizó un hito pues no solo abandonó la secta sino que además logró huir sin sufrir castigos graves de Hildale, sede del complejo central de la FLDS.
Como presidente y único sacerdote que podía realizar matrimonios, Warren decidía las mujeres que debían casarse, cuando y con quien, amén de detentar el poder de “disciplinar a los varones” de la iglesia y “reasignar a sus esposas, hijos y viviendas”, así como todo tipo de propiedades —dinero incluido— a otro hombre en el caso de desobediencia grave y expulsión.

Geografía inicial de la FLDS
(pulsar para ampliar)
[En tanto no intervinieron los tribunales de Utah, Warren Jeffs controló casi todas las tierras y solares urbanos que poseía la FLDS en Hildale (Utah) y Colorado City (Arizona), que constituían parte del fideicomiso de bienes raíces de la iglesia: United Effort Plan. En 2012, con motivo de una tasación judicial, se comprobó que el valor de las fincas que en su día había administrado Warren personalmente todavía superaba los 100 millones de dólares]

La poligamia obligatoria exige
expulsar periódicamente a cierto
número de varones jóvenes
El declive de Warren Jeffs se inició en enero de 2004, cuando decidió expulsar de golpe a veinte hombres jóvenes de Hildale, incluido el alcalde, reasignando a sus esposas, hijos, viviendas y demás bienes a otros tantos varones de la comunidad.
La interposición de un pleito judicial colectivo abrió una brecha que no dejó de crecer.
Las expulsiones eran inevitables, aunque nunca eran tantos los repudiados. Al igual que sus predecesores del mormonismo fundamentalista, Warren mantuvo en vigor e incluso exacerbó el cumplimiento de «la doctrina del matrimonio plural como medio para lograr la exaltación en la otra vida», estableciendo que tener tres esposas es el mínimo para garantizar la salvación eterna.
Esa premisa religiosa y obligación civil obligaba a reducir la población masculina, que fue sometida a control demográfico. La FLDS organizaba continuas purgas y expulsaba, según las necesidades matrimoniales, a uno, dos o tres y hasta cuatro o cinco varones, rara vez más de una sola vez para evitar pleitos y amotinamientos.
Ese sacramento matrimonial exigía una política de control demográfico masculino salvo que el profeta o conductor supremo decidiera y ordenara raptar, comprar o lanzar una campaña permanente de proselitismo y conquistas amorosas para convencer a mujeres ajenas a la FLDS a abrazar la fe mormona —o en paralelo o alternativamente sacrificar a recién nacidos de género masculino.
Sin adoptar una o más de esas medidas era y es imposible que el régimen de natalicios natural proporcione mujeres suficientes para que cada macho disponga de un mínimo de tres hembras.

La FLDS avanza 
por un callejón sin salida 
Warren instruía a sus seguidores —y lo sigue haciendo en la actualidad desde prisión— en que un devoto del auténtico mormonismo debe tener al menos tres esposas para garantizar su acceso al paraíso cristiano: «Cuantas más esposas tenga un hombre, más cerca estará del cielo», sentenció al poco de dar el golpe de Estado que le aupó a la presidencia de la FLDS.
El "creced y multiplicaos" sería el mandato supremo de dios, según los discípulos más ortodoxos de Joseph Smith (1805-1844).
Salvo que la comunidad mormona de Hildale (a la sazón unos 2.100 miembros) constituyera una excepción biológica y 3 de cada 4 nacidos vivos fueran hembras, ningún seguidor de Warren se sentaría a la diestra de dios.
Alegando motivos de todo tipo, en ocasiones rebuscados y no pocas veces retorciendo y reinterpretando la Biblia o sus propias palabras, Warren expulsaba seguidores a causa del imperativo demográfico y para, en paralelo, dejar constancia expresa y dolorosa de su autoridad, porque cultivar el miedo era y es uno de los sacrosantos criterios aplicado sistemáticamente por el presidente y los directivos de la FLDS para domeñar a niños, adolescentes y jóvenes.
Los expulsados habían sido criados, educados y vivían sin contacto alguno con el mundo exterior y con la única experiencia laboral adquirida en la comunidad —por lo general, en los servicios, las actividades agropecuarias, la producción manufacturera o la construcción—, pero pese a sus carencias vitales eran transportados en coche, alejados del territorio que controlaba la FLDS y abandonados a su suerte en las inmediaciones de cualquier localidad.
La mayoría de ellos ha arrastrado problemas de adaptación y económicos durante años o toda la vida, amén de los suicidios derivados de la imposibilidad absoluta de afrontar los retos de la vida y de las relaciones sociales en libertad.
Además de la querella colectiva presentada por los veinte jóvenes privados de sus bienes y expulsados de sus casas, también cursó denuncia penal una joven que con 17 años fue obligada a coyuntar con un primo carnal que le doblaba la edad, por lo que Warren Jeffs fue puesto en busca y captura.
Querellas y cargos que se sumaban a presuntos delitos pretéritos, como el revelado en julio de 2004 por el sobrino del profeta, Brent Jeffs, que presentó una demanda alegando que Warren lo había violado analmente en el complejo de Salt Lake Valley de la FLDS en 1989.
Abundando en abusos e irracionalidades, cabe destacar que en junio de 2005, Warren fue acusado en el condado de Mohave (Arizona) de sodomizar a un niño, y que cuando ingresó en prisión Warren también era reo de dos violaciones de sendas menores de edad y de obligar en abril de 2001 a una niña de 14 años a casarse con el primo hermano de la menor de 19 años... este solo es uno de las decenas de matrimonios que ofició en los que la novia era menor de edad, y a las que en ocasiones él desfloraba previamente.

2005-2006, desaparición, 
clandestinidad y arresto
Arrestado en agosto de 2006 tras una de sus correrías por Arizona para celebrar matrimonios en la casa móvil que utilizaba como capilla, casi todos los seguidores de Warren desconocían el paradero de su líder desde el 2 de enero de 2005, cuando pasó a la clandestinidad tras asistir el día anterior en la localidad de El Dorado (Texas) a la inauguración de Rancho Yfz, complejo edificado por la FLDS: templo, equipamientos y viviendas que no fueron conocidos públicamente ni tampoco por las autoridades como ciudad religiosa hasta abril de 2008, cuando la Policía tejana recibió una llamada telefónica alertando de que en Rancho Yfz había niños maltratados físicamente y utilizados como objetos sexuales, lo que —unido a indicios ya existentes— motivó que la Justicia autorizara una redada y 416 menores fueron puestos bajo custodia de los servicios sociales.
La persona que llamó dijo ser una joven de 16 años casada con un hombre de 50 años y que hacía un año ya había sido madre. Sin embargo, los residentes en Rancho Yfz alegaron que tal niña no existía; además, la llamada telefónica fue rastreada y conducía a Rosa Swinton, mujer de 33 años totalmente ajena a la FLDS y conocida por las autoridades por una denuncia falsa anterior.
Sin embargo, las autoridades de Texas continuaron investigando si las afirmaciones de Swinton eran otro engaño u obedecían a los hechos que luego, una vez identificada y llevada a comisaría, ella relató de viva voz.
Finalmente, las madres mormonas que habían parido siendo adolescentes, así como los niños presuntamente sometidos a vejaciones fueron reconducidos a la urbanización de la FLDS después de que los tribunales de Texas decidieran que la fiscalía «no ha presentado pruebas suficientes» de los delitos imputados.
Había madres menores de edad, cierto, pero ninguna de ellas lamentó haber sido fecundada y mucho menos violada, al contrario, y ningún menor admitió haber sido agredido.

Warren con su hija Rachel Jeffs,
una vez detenido el profeta ella reveló
que mantuvieron relaciones sexuales
2007, acumulación de condenas
y un intento de suicidio
En marzo de 2007, celebrándose el primero de los juicios a los que ha sido sometido, los medios informaron de que Warren renunciaba a su trabajo de profeta oficial y presidente de la FLDS, según su hermano Nefi Jeffs, quien añadió que el dimitido había reconocido ser "el más grande de todos los pecadores" y que "dios nunca me llamó para ser profeta".
Finalizada la vista, Warren presentó una nota escrita a mano y dirigida al juez diciendo que ya no era profeta.
En noviembre de ese año la Oficina del Fiscal del Condado de Washington (Utah) difundió el vídeo de las conversaciones celebradas en la penitenciaría entre los hermanos Jeffs, incluyendo la escena en la que Warren renuncia a sus honores y cargos religiosos, alegando que dios le había revelado que si admitía no ser el profeta legítimo y que era un "hombre malvado", aún podría ganar un lugar en el reino de los cielos...
Warren, amen de admitir todos los cargos por los que era juzgado, también confesó lo que denominó dos "acciones inmorales": primera, que siendo jovencito había fornicado con una de sus hermanas y segunda, que también yació con una de sus propias hijas, precisando a modo de atenuante que el ayuntamiento con esta última se produjo cuando ella ya tenía 20 años.
Tras el juicio Warren sufrió una profunda, lógica e inevitable depresión en alguien que había pasado de considerarse y ser considerado el portavoz de dios en la Tierra a ser un vulgar aunque muy destacado delincuente convicto por delitos sexuales.
Warren intentó suicidarse en dos ocasiones, una golpeándose la cabeza contra la pared y la segunda ahorcándose. Realizó varias huelgas de hambre por motivos procesales o de tratamiento penitenciario y en una de ellas, en verano de 2011, fue evacuado en estado crítico al hospital y alimentado por orden judicial.
En 2017 un denuncia relacionada con la administración del fideicomiso de la FLDS confirmó que esa iglesia fundamentalista cristiana seguía (y sigue) siendo una entidad económicamente poderosa; a la par, la indagación constató que los miembros de la comisión administradora del fondo desde que su presidente fue judicialmente inhabilitado seguían (y siguen) considerando que el profeta de dios en la Tierra era (y es) Warren Jeffs, quien en otoño de 2011 recuperó y conserva el indiscutible liderazgo espiritual de la FLDS...
El estadounidense que suma más condenas por delitos sexuales podrá disfrutar de libertad condicional a partir de agosto de 2038, a la edad de 82 años y tras haber permanecido 32 encarcelado... si se la conceden, claro.
Hay más ejemplos de autodenominados cristianos de los siglos XX y XXI que han perpetrado barbaridades anticristianas, pero con uno basta para decir que SÍ LOS HAY... ¡Y NO POCOS!

2 comentarios:

NOTA: ImP no publica injurias ni imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas ni referencias judiciales o sentencia.
Sólo serán publicados los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.