13 diciembre 2008

Madoff ha instalado un espejo de 37.500 millones de euros

Hasta hace unas horas las élites social, económica y política estadounidenses y europeas catalogaban a Bernard L. Madoff de financiero modélico y respetable, ponerlo en duda equivalía a cuestionar los pilares de… Pero Madoff ha estafado 37.500 millones de euros, según la acusación por la que ha sido detenido. El arrestado administraba un tinglado piramidal que se ha prolongado durante años y años, mientras su ejemplar trayectoria era aplaudida.
Nadie se dio cuenta de nada. O eso dicen. Tampoco los servicios que fiscalizan las finanzas en EE UU. Sin embargo, estafas como la de Madoff sólo son posibles cuando el control es pésimo, si incumple sus funciones o si el supervisor cierra los ojos.
La economía va de sorpresa en sorpresa. Tantas sorpresas revelan que no hay previsión, ni planificación, ni control. ¡Sólo dinero enterrado!
El sistema no necesita enemigos, le basta con los amigos que tiene... Como el respetable financiero que se ha convertido en el autor del crimen económico más cuantioso de la historia de la humanidad: "Todo esto es un gran engaño", ha reconocido el mejor alumno del histórico Carlo Ponzi.
Las minas de la elite económica
Madoff
Este y otros episodios son posibles porque la desregulación del sistema ha convertido el dinero en mucho más que la representación de bienes existentes o servicios prestados y como herramienta que facilita el intercambio. Al dinero le han otorgado funciones virtuales que emulan a los productos, a los bienes naturales y a las fuerzas productivas.
A partir de los primeros años noventa los conservadores ultraliberales --con la complicidad o el silencio de los socialdemócratas-- convirtieron en ley suprema la tesis de que el dinero trabaja y, abundando en la perversión, perfeccionaron los enterramientos de dinero para que trabaje en las minas (las hedge funds, o fondos especulativos) y rente beneficios sin mover una paja. Peor aún, en la inmensa mayoría de ocasiones el dinero enterrado, aflorado, vuelto a enterrar y así una y otra vez no produce nada, ni presta servicio alguno.
Otro éxito del ultraliberalismo
Hacer memoria siempre es didáctico y curativo: Casi inmediatamente después de ser inventado el dinero los listos pusieron en práctica la usura y al paso del tiempo, la especulación con bienes y más recientemente, ya en la era digital, hay dinero que sólo sirve para generar dinero. ¡Todo un éxito!
De hecho, la actual debacle financiera se originó, precisamente, porque entidades financieras estadounidenses pusieron a trabajar demasiado dinero (léase créditos basura, los subprime), que para colmo sin base real o productiva: era dinero virtual.
La cuantía ya es lo de menos, Madoff hace historia porque ha instalado un extenso espejo, tan extenso como permiten 37.500 millones de euros.
Los ultraliberales evitan ponerse delante del espejo y, muy probablemente, los bancos centrales y los gobiernos lanzarán su aliento (palabrería) para que el vaho reste nitidez a la imagen que refleja.
INFORMACIÓN puntual en El economista, El país y Público.

3 comentarios:

  1. Los timos son timos, por mucho que se quieran revestir de inversiones financieras. Cuando, con las políticas auspiciadas por los neocon, las finanzas abandonaron la ortodoxia y se "liberalizaron", la especulación adquirió carta de naturaleza ante la inversión productiva y eso fue posible por el deseo de enriquecimiento rápido de las élites dirigentes.
    Las catastróficas consecuencias que hoy vemos, son el resultado de lo que Guerra definió como la adoración del oro del becerro, que no del becerro de oro.

    ResponderEliminar
  2. Y luego dicen que la derecha no tiene héroes. Todos los que consiguen encararmarse al poder y permanecer en él robando, timando, estafando sin que se les mueva un pelo, sin ir a la cárcel y siendo ratificados en sus puestos son unos grandes héroes. Y luego nos quejamos de que nos llamen "tontos de los cojones".

    ResponderEliminar
  3. ...el autor del crimen económico más cuantioso de la historia de la humanidad....ya está en arresto domiciliario.

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.