04 abril 2011

La macroeconomía de Alemania navega con viento de cola y la de los alemanes hace aguas

Hay hechos y cosas que es imposible entender si sólo se leen, escuchan y ven los titulares de los periódicos y de las emisoras de radio y TV convencionales.
¿Cómo explicar, por ejemplo, que se haya generalizado la creencia de que Alemania está superando airosa la actual crisis económica y, sin embargo, el partido que gobierna haya perdido cientos de miles de votos en todos los comicios regionales celebrados durante los últimos meses? ¿Por qué será?
¿Será porque el 74 % de los alemanes, según la más reciente de las encuestas de ámbito nacional, opinan que la política gubernamental antepone el interés del sector financiero al de los ciudadanos?
..
Hay bancos alemanes en quiebra técnica, pero Berlín los ha salvado
¿Será porque la inmensa mayoría de los alemanes critican que en los últimos dos años el Gobierno y el Bundesbank hayan entregado 480.000 millones de euros del erario a la banca para evitar un rosario de quiebras?
¿Será porque en los últimos 10 años la presión fiscal a los más ricos ha descendido un 10 % y, en cambio, las cargas tributarias a las clases medias han aumentado en un 13 %, especialmente desde que gobierna Merkel?
¿Será porque los salarios y la capacidad de compra del alemán medio sufren una caída históricamente excepcional, en tanto que las rentas de capital y patrimoniales están aumentando exponencialmente?
¿Será porque hace 25 años los emolumentos de los directivos de las grandes empresas multiplicaban por 14 el salario medio de los empleados comunes y en el 2010, por 40?
Pulsar para ampliar
¿Será porque al cierre del ejercicio pasado el 21 % de los asalariados alemanes estaban contratados en precario, tasa que no se registraba desde los primeros años treinta del siglo pasado?
¿Será porque la cifra oficial de parados, apenas 3 millones, es falaz al no contabilizar a los mayores de 58 años ni a cientos de miles de desempleados a los que se les aplica la calidad de incomputables por motivos tan peregrinos como el hecho de buscar trabajo a través de agencias de empleo privadas?
La Federación Alemana de Sindicatos cifra el número real de parados en 5,3 millones.
¿Será porque en los últimos tres lustros la cifra de contratos temporales se ha multiplicado por 4, registrándose un acelerado aumento desde hace tres años?
En definitiva, el modelo anticrisis de Merkel está basado en la pérdida de derechos laborales, en la precarización del empleo, en el desmantelamiento del histórico sistema alemán de cogestión en las empresas, en el recorte de los salarios, en una fuerte reducción del gasto público que ha provocado la desaparición parcial o total de varias prestaciones sociales, en el semivaciado de las arcas públicas para evitar el desplome de la banca que jugó a la ruleta...
En 2010, el producto interior bruto (PIB) de Alemania creció un 3,5 %; lo que concitó la admiración de los ciudadanos de Occidente... ¡exceptuados los trabajadores alemanes!, que además de ver reducidos sus salarios y derechos asisten a un aumento excepcional del paro y de los contratos basura entre los menores de 30 años.
[Todos sabemos el significado real de los aumentos del PIB: pulse y lea]
Los éxitos económicos de Alemania no son de los alemanes.
En resumen, la música macroeconómica de Alemania es una ópera wagneriana y la economía del 80/90 % de los alemanes, un blues....

2 comentarios:

  1. Como nos vamos pareciendo a Alemania! O es 'como se van parciendo los alemanes a nosotros'?

    ResponderEliminar
  2. A AGREMON,
    La Alemania de Merkel --aunque esa tendencia antisocial ya la inició Schroeder-- está dejando de ser la Alemania de los años 50 y 60 y, en efecto, se empiezan a aplicar criterios económicos muy "españoles" y, para colmo, Merkel tiene las "narices" de instar al Gobierno español a que reduzca el gasto público en proporción similar a lo que hace ella pese a que España en ese aspecto parte de una situación y de un nivel de gasto público que ya era muy inferior al alemán.

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.