04 abril 2014

La acción de la ciudadana Aguirre prueba que España está enferma

El incidente de tráfico protagonizado ayer por la ciudadana Esperanza Aguirre Gil de Biedma constituye una excelente fotografía de la España actual. El episodio retrata a la perfección a parte de la élite política [no a toda, ¡que ya está bien de poner el ventilador!, generalizar sólo beneficia a los "listos" y a los que aspiran a sacar tajada].
Para colmo, esa ciudadana es presidenta del PP madrileño y una de las dirigentes más significadas del partido gubernamental; es decir, controla la Fiscalía General del Estado y condiciona al poder judicial.
Estacionar el vehículo en el carril-bus de la Gran Vía madrileña para ir a sacar dinero de un cajero es un acto que revela falta de prudencia, escasa sensatez y lo que es más grave, desprecio por las normas que hacen posible una tráfico de vehículos más racional y sometido a un principio capital: estamos obligados a convivir, lo cual, en tanto no arbitremos un método más eficiente, nos obliga a respetar las reglas que lo hacen posible.
Sin embargo, hay personas que van por la calle como si vivieran solas en el mundo, sobre todo cuando circulan al volante. Lógicamente, los funcionarios del área de Movilidad levantaron propuesta de sanción a la infractora y…
[El informe o atestado oficial narra el episodio con loable parquedad funcionarial, lea la copia en la ilustración adjunta]
Pero con ser grave la acción de esa ciudadana, más grave es su actitud, pues rezuma prepotencia y desprecio. Para redondear, los dos guardias civiles destinados a garantizar la seguridad física de la ex ministra, ex alcaldesa y ex presidenta de la comunidad de Madrid ejercieron funciones de "intermediación" y "conciliación" que son ajenas a sus obligaciones.
..
Pulsar sobre la imagen para mejorar la resolución
Fanática credibilidad
Veinticuatro horas después, a pesar de que dormir y despertar a un nuevo día enfría pasiones, hay dirigentes sociales y políticos, ¡también ciudadanos comunes!, que justifican y aplauden la "valentía" de la infractora. Los hay que incluso arremeten contra los funcionarios y dan por cierto todo cuanto dice esa ciudadana para justificar su vergonzoso comportamiento.
Comportamiento que es doblemente deleznable por ser persona instruida, que conoce perfectamente la ley y los procedimientos que deben emplear quienes trabajan para hacerla cumplir y cumplirla.
Por lo expuesto y por otros detalles, este episodio constituye una de las mejoras fotografías que se han hecho de la España actual porque ratifica la existencia de males de profundo calado:
* En la élite política hay quienes están convencidos de estar por encima de la ley y de toda consideración ética (o moral), y actúan cual señores medievales;
* No pocas leyes, normas y procedimientos del Reino de España se distinguen de las de su entorno [países del occidente europeo] por dejar la puerta abierta a interpretaciones y reinterpretaciones...;
* Los "listos" de ese sector podrido de la élite política saben perfectamente que en ocasiones la Administración les otorga tratamiento excepcionalmente benigno aunque sean sospechosos, imputados, procesados o acusados, e incluso cuando son infractores o delincuentes ya condenados;
* Por si no fuera suficiente ventaja, esos "listos" poseen avezados aliados y propagandistas en distintos medios de información que siempre están dispuestos a prestarles servicios varios, desde asesoramiento en materia de comunicación hasta la publicación o emisión de versiones interesadas de los hechos, u opiniones en las que retuercen lo que haga falta para justificar lo que sea necesario; y
* Para redondear, un elevado porcentaje de los ciudadanos [y electores] procuran no enterarse de lo que ocurre [la ignorancia es un excelente potenciador de la felicidad individual] y si se enteran, se desentienden porque consideran que no les afecta personalmente, les importa un rábano todo lo ajeno a su ego o, sencillamente, envidian al "listo" porque les gustaría disfrutar de sus privilegios
Si se mira de frente lo ocurrido, la acción de la ciudadana Esperanza Aguirre y las palabras de quienes la aplauden o comprenden proyectan una luz tan intensa que molesta, cierto, pero hay algo peor: el episodio certifica que España está enferma. Más exactamente, sigue enferma.
..
INFORMACIONES puntuales del suceso:
20MinutosABC, Cadena SEREl correoELDIARIO.ES, ELDIARIO.ES (2)El país, EL PLURALFaro de VigoLAINFORMACION.COM, LevantePÚBLICO

3 comentarios:

  1. Hola Félix:

    Creo que se tivese sido unha cidadá normal a estas horas estaría detida nunha comisaría. O Gran Wyoming no seu xenial programa dixo respecto á noticia que en españa a palabra "dimisión" parece que desapareceu do dicionario. Gustaríame moito preguntarche unha cousa: ¿Esperanza Aguirre no había dimitido? Creo que Espe é unha das poucas persoas dedicadas á política que dimitiu do seu cómodo cargo. Ou pérdome algo?

    Saúdos.

    ResponderEliminar
  2. Amigo Félix: tamén me lío cando vostede di que é presidenta do PP madrileño. Non dimitira do seu cargo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desa responsabilidade non dimiteu, é a presidenta do PP de Madrid.
      Despois do incidente cos axentes muncipais un o unha xornalista lle preguntou se tiña pensado renunciar á presidencia do PP madrileño e Aguirre respostou "no, no y no".

      Eliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.