18 junio 2014

El fin de las cajas gallegas (I): El vaciado fue lento, la destrucción rápida y el entierro judicial va para largo

Anticorrupción pide cárcel para seis ex directivos de la desaparecida
Novacaixagalicia y la Audiencia Nacional tramita una de las querellas presentadas
contra el hasta ahora "olvidado" José Luis Méndez López
..
El llamado "sistema financiero gallego" nunca existió. Tan rimbombante expresión fue acuñada tras estallar la burbuja de las cajas con la perversa finalidad de crear la percepción social de que Galicia poseía entidades financieras tan poderosas que estaban siendo dinamitadas desde Nueva York, Pekín, Madrid, Bruselas, Fráncfort... En fin, una "parvada" para tapar la realidad.
El cuento sonaba bien y parecía creíble, pero era falaz.
Los altos cargos y los "expertos" que desde las instituciones y desde los medios todavía hoy insisten en la tesis de que las cajas murieron a manos de poderosas fuerzas foráneas sabían y saben --aunque lo siguen negando para no pillarse los dedos-- que la solidez y la liquidez formaban parte del guion de una pésima película. En color y bien publicitada, cierto, pero pésima y sobre todo, tramposa.
La verdad --aunque moleste-- es que las cajas fueron destruidas desde dentro y prácticamente todos sus directivos y destructores eran "da terra".
..
Los artífices de la fusión, de izq. a dcha.: Fernández
Gayoso, presidente de Caixanova; Núñez Feijóo,
presidente de la Xunta, y Méndez López,
director general de Caixa Galicia
Era preciso ganar tiempo
para maquillar mejor
Cuando el cuento del expolio perpetrado desde el exterior era casi insostenible y los ciudadanos estaban a punto de despertar, los beneficiarios a la vez que destructores del pomposo "sistema financiero gallego" obtuvieron el apoyo y la colaboración del Gobierno autonómico para crear otro "bluf", pero a poco de arrancar esta segunda distracción el Ejecutivo gallego tuvo que escribir directamente el guion del espejismo porque el vaciado de las cajas había sido tan bochornoso, el deterioro tan rápido y las mentiras tan evidentes que solo la Xunta podía evitar un estallido incontrolado.
El gabinete de Alberto Núñez Feijóo (PP) asumió el reto de pilotar el entretenimiento final: la unificación de Caixa Galicia y Caixanova, operación con la que ganaban tiempo y dirigían la atención de los ciudadanos hacia un rosario de inútiles batallas administrativas, jurídicas y políticas, entremezcladas con falsas pugnas empresariales y todo ello aderezado con otro rifirrafe A Coruña-Vigo, en Galicia el cainismo es el espectáculo que mejor distrae a las "fieras".
Con esas y otras piezas de teatro lograron maquillar hechos, agujeros y atemperaron el impacto que pudiera tener el anuncio oficial de que las cajas estaban vacías.
..
Balas de fogueo, disparos al aire y mala puntería
En esas batallas de distracción casi todos disparaban bombas de humo. La munición del PP y del PSdeG-PSOE ni siquiera salió de sus arsenales, usaron balas de fogueo. Solo el alcalde de Vigo (PSOE) y el BNG apretaron el gatillo; el primero en un par de ocasiones, aunque disparó al aire porque su única pretensión era hacer ruido para que le prestaran atención cuando proclamaba que la caja del sur gozaba de mejor salud que la del norte, aunque en realidad la diferencia consistía en que estaba menos arruinada.
Y el BNG apuntó mal, muy probablemente porque temía --entre otras cosas-- que sus críticas fueran interpretadas como un ataque a Galicia ...ingenuos. 
La sangre del PP y del PSdeG-PSOE no llegó a las rías, y la del BNG fue tapada rápidamente con mil hojas de periódico y mil horas de radio y TV.
Algún medio exageró las trifulcas, de modo que varios periodistas (ora convencidos ora despistados) contribuyeron a que los inanes enfrentamientos localistas y la aparente defensa de las cajas que todos hacían (aunque con fines distintos) ganaran credibilidad y confundieran más y más a la ciudadanía.
Así fue extendida y consolidada la percepción social programada desde las propias cajas y desde la Xunta. Así consiguieron que un elevado número de ciudadanos acabaran creyendo que realmente existía un "sistema financiero gallego" con dos entidades poderosas amenazadas por la codicia de unos forasteros.
¡Cuántas tonterías se dijeron y escribieron!
..
Los movimientos de los "embozados" fueron casi perfectos
A modo de orientación cabe apuntar que entre el 70 y el 80 % de los ciudadanos adultos se tragaron sin dificultad varias ruedas de molino, incluida la falacia de que era urgente y necesario aprobar una Lei de Caixas.
Aún hoy, un elevado porcentaje de los ciudadanos siguen convencidos de que Caixa Galicia, Caixanova y luego Novacaixagalicia (NCG) fueron dinamitadas desde Madrid, Bruselas y Fráncfort.
Aún hoy, una mezcla de ignorancia, desinformación y/o un mal entendido «amor á terra» mantienen vivas numerosas falacias.
Con independencia de que el objetivo fuera políticamente zafio, es obligado reconocer que el Gobierno gallego jugó magistralmente la partida de ajedrez.
De sus hábiles movimientos es obligado destacar el jaque mate simulado por Núñez Feijóo y la entonces conselleira Marta Fernández Currás con el sainete de redactar y aprobar la Lei de Caixas [hoy, Fenández Currás es una de las políticas de confianza del Gobierno central en materia de presupuestos].
En la batalla de la fusión el tándem Feijóo-Currás realizó uno de los mejores movimientos de distracción de cuantos he conocido, que no son pocos.
¿Y qué hizo la oposición?, ¿votó a favor o en contra de esa ley? De la oposición prefiero no decir nada... Yo también te quiero, como se dice a los amigos para indicarles con cariño vete a dar un paseo, ya hablaremos con más tranquilidad.
Para que ningún directivo de las cajas resultara herido o muerto laboral, administrativa o penalmente durante el desmantelamiento de las dos entidades, ni tampoco al derrumbarse la gran caja única (NCG), los destructores de las cajas no solo contaron con el biombo que desplegó la Xunta, sino que además fueron auxiliados con la inhibición del Banco de España (BdE); cuya utilidad y eficiencia, todo sea dicho, dejan mucho que desear desde que entró en vigor la Unión Monetaria (eurozona) y se convirtió en un anexo del Banco Central Europeo (BCE).
En el verano de 2012, cuando quedó parcialmente al descubierto que las poderosas cajas ni siquiera habían logrado afianzarse lo suficiente para tener futuro, en Galicia solo había una entidad suficientemente sólida, pequeñita pero sólida: Caixa Rural Galega.
..
[A fecha de hoy, la de Caixa Rural es la única licencia bancaria gallega que sigue activa como tal y controlada al 100 % por gente "da terra". La licencia del Pastor también permanece vigente, pero manda el Popular... el banco quiero decir.
También eran entidades 100 % gallegas los bancos Etcheverría y Pastor, aunque la solidez de estos dos era relativa. La gestión del primero empezó a perder rigor (finalmente su accionariado también ha dejado de ser mayoritariamente gallego) tras adquirir una elevada participación Caixa Galicia, que impuso la presencia en el consejo de un hijo de José Luis Méndez; en tanto que el Pastor ha acabado siendo absorbido por el Banco Popular]
..
En 2012 ya hacía varios años que las dos cajas acusaban un creciente deterioro, hasta el punto de que según varios de sus ex empleados consultados eran simples tapaderas, por usar una expresión suave. Los artificios contables eran norma y variados trucos de ingeniería contable permitían que las tapaderas tuvieran gran tamaño y atractiva apariencia.
..
Salvo que el Gobierno central decidiera crear
bancos públicos, las posibilidades de que
Novagalicia Banco saliera adelante eran
prácticamente nulas, la herencia recibida
de las cajas era inapreciable y el prestigio
y la credibilidad estaban en caída libre
(foto, agencia EFE)
En el caso gallego Anticorrupción
apenas avanza
En julio de 2012, cuando se filmaban las últimas escenas de la película Nos han robado las excelentes cajas gallegas, fue noticia la apertura de una investigación por parte de la Fiscalía Anticorrupción para dilucidar si fueron legales las generosas indemnizaciones y pensiones cobradas por altos cargos con motivo de la liquidación de la gran caja única (NCG), cuyas envenenadas herencias [la escasez de activos y el abuso de las preferentes, entre otros achaques] ya habían sido trasvasadas de NCG a Novagalicia Banco (NGBanco), entidad virtual creada gracias al dinero inyectado por el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB): algo más de 9.000 millones de euros en dinero líquido, más otros 7.000 millones en avales.
Al igual que NCG nació para ganar tiempo y tapar errores, NGBanco fue constituido para cumplir una función concreta: mantener la clientela de la gran caja, pues era lo único realmente valioso que dejaron las dos entidades arruinadas: cientos de miles de cartillas de ahorro y cuentas corrientes, entre las que figuran más de la mitad de las pymes y autónomos del país gallego.
La clientela era el único valor y activo que justificaba bancarizar NCG y ese y no otro es el motivo por el que el FROB [con el permiso de Fráncfort (BCE) y de Bruselas (Comisión Europea)] ha mantenido vivo el banco, pero deben venderlo y si no hay quien lo compre, cerrarlo, advirtieron.
Finalmente, el Gobierno central se lo ha regalado al grupo venezolano Banesco, pues es absurdo llamar venta a enajenar por 1.000 millones un banco que sigue vivo gracias a que el Estado ha inyectado 9.000 millones.
Todas las demás riquezas de las cajas gallegas, que fueron ciertas, ya habían sido dilapidadas o habían "desaparecido" y conste que el proceso de vaciado no fue corto, ni repentino y durante los últimos años tampoco fue discreto.
El vaciado era evidente pero las autoridad no querían verlo, ni mucho menos actuar como debían para poner coto a los depredadores. 
El expediente que Anticorrupción abrió en julio de 2012 por los premios y pensiones otorgadas a los directivos es noticia estos días porque ya existe acusación oficial, apropiación indebida, por lo que el fiscal solicita penas de hasta tres años de prisión para seis ex directivos de Novacaixagalicia, además de que devuelvan 18,9 millones de euros
Este es el relato (muy resumido) del proceso de bancarización de lo poco que quedaba de las cajas, así como de la operación orquestada en el intento (de momento exitoso) de librar a sus directivos de todo tipo de responsabilidades.
El episodio puede enriquecerse con datos, con sabrosos detalles y con los perfiles de los variopintos personajes que han participado en el proceso, algunos de los cuales han logrado pasar desapercibidos: desde directores de tal o cual departamento (el del jurídico lo ha bordado) hasta consejeros, pasando por políticos decentes e indecentes, por los inversores que fueron engañados para que se embarcaran en la constitución de NGBanco, más los periodistas y analistas que voluntariamente, por interés o siguiendo órdenes se han dedicado a difundir cuentos como lo del eufónico "sistema financiero gallego".
..
El banco Méndez ha superado varios chequeos, de momento
De todos los personajes que han logrado salir de la zona del desastre, el que mejor ha marcado distancias es José Luis Méndez López.
Pero el olvido del que se beneficia "el amo" están en precario porque la Audiencia Nacional recién ha admitido a trámite la denuncia presentada por la CIG contra Médez y el ex presidente de Caixanova por el papel que jugaron en la comercialización de participaciones preferentes.
..
[ACTUALIZACIÓN (15 octubre 2014):
Los magistrados Ángela Murillo, Carmen Paloma González y Juan Francisco Martel, de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, han rechazado la denuncia de la CIG precisando que la Audiencia Nacional «no es competente». Los magistrados aluden a una denuncia previa presentada por el sindicato para concluir que «la respuesta sigue siendo la misma: la falta de competencia de este órgano judicial para tramitar la querella, dado que no reúne los requisitos establecidos en el artículo 65 de la LOPJ».
Más detalles, en Economía Digital]
..
La "suerte" de la que goza Méndez es doblemente chocante si se tiene en cuenta que es protagonista central del hundimiento de la más "rica" de las dos cajas, Caixa Galicia, y para colmo es el destructor que se ha retirado con más dinero:
..
..
Pues bien, este post y el que le sigue [cuyos tiempos de lectura son impropios de una bitácora pues rondan los 8 minutos cada uno], resumen y amplían anteriores textos publicados en Im-Pulso y narran algunos avatares de la trayectoria del hábil ex director general; avatares que hacen todavía más incomprensible los aplausos con la que numerosos políticos y medios han premiado al creador del banco Méndez.
..
1842-2012: De prestadora de servicios a herramienta de poder
Nada como empezar por el principio: la historia del "sistema financiero gallego" al que se refieren los propagandistas del Galicia va mejor que el resto del mundo, se inició en 1842 con la fundación de la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de La Coruña [tal era su nombre original], entidad que en 1944 fue fusionada con su homónima de Lugo y en 1978, con la de Ferrol, dando lugar a la que fue la primera gran caja gallega.
Casualmente, ese mismo año, 1978, fue aprobada la actual Constitución Española.
Sin embargo, a efectos prácticos, la unificación de esas tres cajas del norte de Galicia iba más allá del aumento de depósitos y de activos, pues también multiplicó exponencialmente su poder político, no en vano se trataba de una entidad de propiedad comunitaria, derecho público y en sus consejos y asambleas de gobierno se sentaban representantes de las instituciones, dirigentes de partidos, agentes culturales, sindicalistas y empresarios, y entre estos últimos los más exitosos, activos y/o influyentes.
Caixa Galicia --como todas las cajas-- era una sociedad sin ánimo de lucro y estaba legalmente obligada a «promocionar el desarrollo económico del entorno en el que está radicada».
Sin embargo, cuando José Luis Méndez se sentó en el despacho de la dirección general la caja empezó a imponer los criterios de la banca privada y, de entrada, cooptó para el consejo de administración a personas "escrupulosamente seleccionadas".
En la década de 1980, Caixa Galicia siguió extendiendo su territorio con la absorción de las cajas de Santiago y las rurales de A Coruña, Ourense y Pontevedra. El engrandecimiento se completó en 1992 con la compra de la Caja Rural de León.
En diciembre de 1992, tras las Olimpiadas de Barcelona [evento que fue aprovechado por la ya entonces altamente bancarizada Caixa Galicia para invertir ahorro gallego en ladrillo catalán] la entidad entró en la lista de las 500 primeras empresas del mundo de la revista Fortune.
Caixa Galicia se había convertido en una entidad financiera próspera y rentable. O así lo parecía.
El crecimiento, sin embargo, era más "contable" que efectivo. Sumaba, sí, pero durante los años noventa ya empezó a dejar de ser una caja al uso, a pesar de que sus directivos sabían perfectamente que jamás podría ser un banco ni actuar como tal a todos los efectos. 
Por aquel entonces ya se habían producido los primeros lavados de manos del Banco de España y de la Administración autonómica, pues ambas instituciones sabían que Caixa Galicia caminaba por el filo y, sin embargo, nada hicieron para obligar a sus rectores a cumplir la ley y la normativa de las cajas.
En los primeros años noventa el Banco de España disponía de suficientes indicios e incluso evidencias de que el banco Méndez acometía proyectos y aventuras que nada tenían que ver con el «desarrollo económico del entorno en el que está radicada».
..
Mariano Rubio Jiménez, gobernador del
Banco de España durante
el período 1984-1992
Caso Buxeres: El Banco de España
se pone la venda
La inhibición del Banco de España era más incompresible si se tiene en cuenta que Caixa Galicia había demostrado en 1985 por enésima vez y en esta ocasión gravemente su indisciplina, con José Luis Méndez al frente, con motivo del caso Buxeres.
¡Qué frágil es la memoria y que poca atención prestan ciertos medios a sus hemerotecas!
Las alarma sonaron cuando el supervisor [al que se le había caído circunstancialmente la venda de los ojos debido a una inspección realizada en otra comunidad] descubrió que un grupo de cajas realizaban operaciones bursátiles "irregulares" [en ciertos ámbitos y ambientes está mal visto hablar de ilegalidades y se utilizan eufemismos; por ejemplo "irregularidades"], prácticas que las cajas implicadas desarrollaban  en comandita y a través del agente barcelonés Alejo Buxeres.
La trampa o ardid consistía, resumiendo, en simular movimientos en "operaciones dobles" pactando elevados rendimientos [¡de hasta el 12 %!], cosa que por aquel entonces todavía no había sido regulada y estaba prohibida. El episodio concluyó con la quiebra del agente catalán y con un descubierto [exactamente, desaparición] de más de 5.000 millones de pesetas.
El pato del festín lo pagó el Estado.
El expediente, ¡exclusivamente administrativo por supuesto!, se cerró con la imposición de sendas multas a diez entidades adscritas a la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA).
..
[La Justicia casi nunca es informada de los "descubiertos", mucho menos cuando suman pequeñas cantidades, como es el caso de 5.000 millones de pesetas, o de euros, ¡qué más da!]
..
Sin embargo, ya entonces, 1985, se registró una singularidad que hoy es de alto interés para los contribuyentes y ciudadanos gallegos en general: la sanción más elevada fue la impuesta a Caixa Galicia: 100 millones de pesetas.
Conste que la imposición de la sanción más alta tampoco obedeció a que desde Madrid quisieran destruir el ocurrente "sistema financiero gallego", sino porque Caixa Galicia fue la entidad que más dinero había apostado en el tragaperras que administraba Alejo Buxeres.
En un país cuyas instituciones funcionaran con mínimo rigor, el caso Buxeres habría desembocado en el relevo de José Luis Méndez como director general. Pero esto es un impaís.
En paralelo, si una sociedad [es decir: patronales, sindicatos, partidos y organizaciones civiles de todo tipo] tuviera mínimo amor propio y mirara hacia delante, episodios como el caso Buxeres se hubiera saldado con la automática caída en desgracia y la exigencia de cesar al director general de la entidad que había jugado irregularmente a la ruleta con dinero ajeno.
Pero no fue así.
El Banco de España se limitó a cobrar la sanción impuesta, la CECA miró para otro lado, la élite y los dirigentes de la sociedad civil gallega "perdonaron" a Méndez y, por si fuera poco, hubo quienes incluso le felicitaron por salir del lío sin despeinarse el flequillo.
..
[La mayoría de los gallegos comunes ni siquiera se enteraron del caso Buxeres, del que trascendieron unas líneas en la prensa y cuatro frases en las emisoras. Por aquel entonces los medios no eran tan extremadamente "prudentes" como ahora, pero tampoco eran Le monde o la BBC, ¡quia!]
..
La élite aprovechó la llegada de Fraga para reforzar su poder
En los años ochenta, en la comunidad gallega [al igual que en territorios del Estado español como Andalucía y Castilla-León, por poner dos ejemplos con distintas mayorías políticas en sus gobiernos] ya se había consolidado una élite socio-partidista estrechamente relacionada con la económico-empresarial y ambas practicaban con eficacia el amiguismo y el clientelismo, habilidades que, ¡para qué engañarnos!, vienen de lejos.
..
[El Gobierno tripartito que presidió el socialdemócrata Fernando González Laxe, en el que tenía presencia el galleguismo de centro-derecha que lideraba Barreiro Rivas, fue tan breve (septiembre 1987-febrero 1989) que no pudo (ni lo intentó con rigor suficiente) introducir cambios que obligaran al Gotha galaico a racionalizar su codicia]
..
Cuando estalló el caso Buxeres, Méndez y Julio Fernández Gayoso, presidente de Caixavigo-Caixanova, ya se habían ganado sendos sillones en el Gotha, pues sus bancos eran fundamentales para la mayoría de empresas, las consolidadas y las que no, así como para operaciones y aventuras de todo tipo, incluidas las del Gobierno autonómico.
Además, el PP, partido dominante en Galicia y su alternativa, el PSdeG-PSOE, estaban ampliamente representados en los órganos de ambas entidades y sus cuadros pusieron escaso empeño en saber los porqués, los cómo, los cuándo, los dónde y quiénes.
Los pilares socio-políticos e institucionales del Gotha fueron reforzados con el aterrizaje en Galicia de Manuel Fraga Iribarne, que accedió a la presidencia de la Xunta al triunfar en los comicios de febrero de 1989.
Fraga, político hábil y empecinado como pocos, formaba gobiernos en los que por norma figuraban representantes de los caciques o barones de las cuatro provincias y de los localismos de las siete ciudades: A Coruña, Ferrol, Lugo, Pontevedra, Ourense, Santiago y Vigo.
..
Las cajas eran las diosas del Gotha
En el Gotha galaico las cajas eran las diosas, sobre todo el banco Méndez. Así, con el viento de cola, en 1994 los recursos que administraba Caixa Galicia [a pesar de su poder y penetración, el histórico Pastor optó por centrar su atención en lo suyo, la actividad bancaria] superaron por primera vez el billón de pesetas y los dividendos de la entidad, que legalmente es benéfico-social, ascendieron a 17.802 millones.
La estrategia de Caixa Galicia giraba en torno a cinco ejes:
1. Acumular depósitos sumando más y más cuentacorrentistas, sobre todo pensionistas, pequeños ahorradores y pymes;
2. Jugar en el interbancario;
3. Mimar las relaciones con el poder político, granjeándose la amistad del mayor número posible de concejales y diputados, e implicándose (prestando, regalando, financiando) en iniciativas municipales y de la Xunta [en este campo y en las relaciones con la Administración la caja hacía uso de una herramienta poderosa: conceder hipotecas a funcionarios, sobre todo a los de las categorías más altas, y a los electos... ¡y otorgando hipotecas a periodistas!, no a todos, claro];
4. Financiar empresas y operaciones del pujante sector inmobiliario, prestando especial atención al mercado de las hipotecas;
5. Y a partir de 2001, con la fundación de la corporación financiera, Caixa Galicia acrecentó su presencia en un amplio abanico de operaciones, al tiempo que iniciaba una serie de arriesgadas incursiones en los ladrillos que se amontonaban en la Península.
Era una de las grandes cajas de Occidente y todopoderosa en el finisterre ibérico.
..
Todos sabían que debajo de las alfombras había barro  
Al iniciarse el siglo XXI, la caja ya disponía de 656 oficinas y en un escenario de tan fuerte como temeraria expansión, Caixa Galicia intentó reforzar su musculatura con peligrosos alardes, extremando la bancarización con la apertura de oficinas en las principales ciudades europeas y en varias estadounidenses, además de comprar los locales de Banco Urquijo y en 2006, también los del BNP.
En otoño de 2007, cuando en Estados Unidos reventó la burbuja de los créditos basura [los subprime, que acabarían desencadenando sucesivos estallidos en otros países y las burbujas inmobiliaria y bancaria españolas] Caixa Galicia estaba presente en todas las provincias de España y en las principales ciudades de Occidente.
Sin embargo, los pies del banco Méndez eran de barro, como el ladrillo, y aunque ahora lo nieguen o callen, todos los miembros de la élite económica y política de Galicia, salvo los bobos y los despistados, en 2007 o a lo sumo al año siguiente ya sabían que la caja de A Coruña precisaba auxilio urgente y muy generoso.
..
CONTINÚA en:
* "El fin de las cajas gallegas (y II): José Luis Méndez fue el banquero del Gotha y espejo de sus inhibiciones".
..
TEXTOS RELACIONADOS: 
* "Novacaixagalicia (1): De la política  a las elecciones pasando por la economía", primero de una serie de siete textos que relatan y analizan la fusión CaixaGalicia-Caixanova.   
* MÁS sobre la entidades de ahorro gallegas, en los post de la sección Economía: cajas gallegas.
..

2 comentarios:

  1. Parabéns e obrigado polo excelente traballo. Aí hai unha historia que debe ser contada á cidadania galega. E resulta chamativo que ningunha editora se lance a publicar un traballo de pesquisa/divulgación sobre o tema. A xente non sabe, non sabemos, o que aconteceu realmente. Grazas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincido con vostede, unha das tarefas máis urxentes é difundir o que agochan os feitos, pois parece que boa parte dos políticos profesionais e polo xeral os medios convencionais teñen decidido que os cidadáns só temos dereito a traballar, cando podemos e cas condicións dun país do terceiro mundo, pagar impostos e crer como nenos todos os contos.
      Grazas pola visita.
      Unha aperta.

      Eliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.