12 noviembre 2018

Imaginar y pensar: indicios y silencios, datos y conveniencias, hechos y el puerto exterior de A Coruña

Imaginar y pensar es peligroso, máxime si se hace en voz alta.
Imagínese usted que el Estado democrático de Derecho español es tan imperfecto y deficiente que se burla de la libertad de expresión, ¿se lo imagina?... claro que sí, eso es fácil de imaginar porque hay abundantes pruebas, la lista de ejemplos es larga, ahí va un episodio del que pocos medios han informado: La fiscalía pide dos años de cárcel para el documentalista Alex García por entrevistar a "personajes peligrosos"...
A estas alturas, salvo los ignorantes o quienes han optado o se conforman con ser subditos felices, nadie ignora que la Justicia del Estado español sigue considerando que hacer uso de la palabra es un derecho a vigilar con lupa, letra a letra, no pocos fiscales, jueces y magistrados entienden que esa libertad es tan peligrosa y potencialmente subversiva como antes del 20 de noviembre de 1975.
La situación es tan aberrante que las restricciones a la libertad de expresión afectan también a la de información y peor todavía: no sólo se ponen trabas a la libre circulación y conocimiento de datos y hechos desde el Estado, también lo hacen numerosos medios convencionales [con la colaboración de periodistas con mando en plaza, todo hay que decirlo]; unos lo hacen por norma al haberse autoimpuesto deberes morales, religiosos o ideológicos, otros por comodidad o por temor a perder publicidad, y también hay empresas editoras que limitan parcial o totalmente la difusión de testimonios, datos y/o imágenes sobre ciertos asuntos argumentando que deben respetar al Estado (¿?), garantizar la estabilidad política (¿?) o evitar la desesperanza social (¿?), incluso las hay que justifican manipular significados, endulzar tragedias, suavizar delitos y censurar u ocultar hechos... ¡por responsabilidad!, así de simple y aberrante.
Imaginar y pensar es peligroso, cierto, ¡pero que canastos!, hagámoslo desde A Coruña con un asunto del que miles de gallegos y no gallegos han escuchado o leído cosas, muchas cosas, muchas pero siempre las mismas...
¿Preparado, listo?, pues ahí va:
..
..
Imagine usted que construir el puerto exterior de A Coruña en Langosteira ya fue un proyecto sometido a estudio en la segunda mitad de los años setenta a iniciativa de una empresa interesada en habilitar un puerto carbonero...
Imagine que aquel proyecto fue desechado por temerario debido a los negativos e insalvables condicionantes naturales, según concluyó el prestigioso gabinete británico de ingeniería al que se le encargó el estudio, advirtiendo de que sería un puerto de acceso y uso peligrosos y que la empresa propietaria debería hacer frente a muy elevados costes de mantenimiento...
Imagine que un decenio después, en 1987, la propia Administración del Estado español --al parecer, desconocedora del oneroso trabajo costeado diez años antes por una empresa privada-- encargó otro estudio para construir un puerto de uso general en el mismo lugar...
Imagine que los dos ingenieros españoles que suscribieron este segundo informe, ambos tan prestigiosos y fiables como sus colegas ingleses, también desaconsejaron totalmente embarcarse en tamaña obra aduciendo similares razones que las expuestas en los años setenta...
Imagine que el estudio realizado a solicitud del Estado en 1987 emergió pero fue inmediatamente desacreditado en noviembre de 2002, cuando tras el desastre del Prestige el Gobierno de Aznar López aplacó el descontento social existente en la costa gallega con un plan de inversiones que incluía la construcción de un puerto donde políticamente más interese: "¡En Langosteira! --se le ocurrió a alguien--, junto a La Coruña"...

[Con relación al Prestige, el Gobierno de Aznar obtuvo otro rotundo éxito a la hora de capear los temporales político y social: logró controlar y manipular la información que difundían la mayoría de los medios]

Imagine que en enero de 2003, cuando el Consejo de Ministros celebrado en A Coruña aprobó el Plan Galicia, Puertos del Estado ya sabía que en Langosteira era, es y será materialmente imposible la carga/descarga de contenedores, lo que reduce drásticamente la ya de por sí dudosa rentabilidad del puerto [en Langosteira esas operaciones no sólo las imposibilitan las fuertes y rápidas oscilaciones de la lámina de agua, sino que además los buques se balancean (babor-estribor) y lo que es peor, ¡cabecean!, (proa-popa)]...
..
Pantalán y depósitos de Repsol en el interior
de la ría, puerto de A Coruña
Imagine que pese a disponer del puerto exterior y de que finalmente sea utilizado por petroleros, no se retiran el pantalán de descargas ni los depósitos de hidrocarburos ubicados en la ciudad, de modo que seguirán siendo utilizados --aunque en menor medida-- y seguirán circulando productos altamente inflamables y peligrosos a través del poliducto que circula por zona urbana [esto es fácil de imaginar porque ya ha sido admitido oficialmente]...
Imagine que la UTE [por cierto, liderada por ACS, Florentino Pérez] que está rematando las obras y manteniendo las ya finalizadas, u otra empresa, sea contratada para reconstruir y asegurar permanentemente el dique de abrigo de Langosteira porque el mar difícilmente lo derrumbará pero sí está comprobado que causa y causará periódicos «daños inhabilitantes» porque mina y mueve el dique, reventando cual azucarillos monstruos de cemento que pesan decenas de toneladas [ver foto a pie de texto]...
..
Refinería de Meicende, junto a la ciudad de A Coruña 
Imagine el elevado coste que tendrá la tarea de reconstrucción permanente, que en este caso no es una hipótesis, ni un temor razonable, ni un dato suelto, ni una confidencia, ni un documento ojeado, sino que es un hecho objetivo porque no existe posibilidad alguna de evitar ni predecir la periódica formación de los trenes de olas que cual colinas en movimiento azotan el litoral ártabro, batiendo con especial fuerza contra los tramos de costa que tienen la misma orientación que la rada de Langosteira [de ahí que exceptuados los lisonjeros y los enjabonados, todos los técnicos habidos, propios y ajenos hayan desaconsejado una y otra vez esa ubicación; es más, ante posibles responsabilidades futuras un técnico de Puertos firmó en su día un acta notarial en la que deja constancia de los riesgos y peligros de los que informó a la superioridad, así como de su oposición a la obra proyectada]...
Imagine, ¡esto es mucho imaginar!, que Repsol cubre al 100 % los casi 130 millones de euros en que ha sido calculado el coste de construir el poliducto y las instalaciones que transportarán los hidrocarburos descargados en Langosteira hasta la refinería de Meicende...
Imagine, esto también es difícil de imaginar, que Puertos del Estado (el Gobierno) informa con rigor y hace públicos todos los estudios, informes y cuentas del puerto exterior de Langosteira, cuyo coste ya ha superado con creces los 1.000 millones de euros...
Por favor, haga un esfuerzo mayor e imagine que todos los partidos con representación en los consitorios de A Coruña y Arteixo se plantan, se niegan a seguir haciendo de comparsas y rechazan prestar o enajenar bienes raíces, muebles e inmuebles de sus municipios en tanto Hacienda, Economía, Fomento y Puertos del Estado sigan jugando con cartas escondidas y ocultando datos y hechos.
[Hay más cosas que imaginar y pensar y más días que longanizas...]
..
Langosteira, los efectos de un tren de olas en la base del dique de abrigo
NOTICIAS del puerto exterior de Langosteira en...

1 comentario:

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar referencias jurídicas, datos judiciales, pruebas o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.