04 septiembre 2006

La paz israelo-libanesa está cogida con alfileres

La resolución aprobada por Naciones Unidas (ONU) para poner fin al conflicto israelo-libanés, que fue propiciado por las acciones del brazo armado de Hezbolá y por la reacción belicista del Gobierno de Tel-Aviv, comprende nueve puntos:
1. El cese de las hostilidades;
Cráter de un obús, en Tiro
2. Ambos gobiernos se comprometen a respetar las fronteras;
3. Israel y Líbano aceptan crear un tapón (zona especialmente vigilada) entre la franja de protección israelí ya existente con anterioridad y el río Litani (unos 30 kilómetros al norte de la frontera entre ambos países), al área de ese tapón sólo podrán acceder las tropas regulares del Ejército libanés y las fuerzas de interposición de la ONU (las FINUL);
4. Ambos gobiernos y las FINUL quedan obligados a desarmar a todas las milicias, grupos armados no regulares o bandas terroristas que operan en el área del tapón (se entiende, pese a que el texto no lo menciona, que también será desarmado el brazo armado de Hezbolá, el partido confesional de los chiíes libaneses);
5. En el territorio libanés no pueden acantonarse ni circular tropas extranjeras, salvo las que el Gobierno de Beirut autorice expresamente;
6. Los países miembros de la ONU son emplazados a impedir la venta de armas a ciudadanos, empresas u organizaciones libanesas de todo tipo, salvo cuando el Gobierno de Beirut lo autorice expresamente;
7. Los gobiernos de Israel y Líbano deben entregar a la ONU a la mayor brevedad posible sendas colecciones de mapas con el emplazamiento exacto de las minas terrestres colocadas en ambas zonas fronterizas;
8. Las FINUL serán reforzadas y dispondrán de hasta 15.000 soldados; y
9. Los dos soldados israelíes secuestrados por Hezbolá (acción que desencadenó el conflicto del pasado mes de agosto) serán liberados inmediatamente.
De entrada, la resolución de la ONU, que ha sido aceptada por ambas partes, parece razonable y adecuada para, si se cumple, atemperar los ánimos y restablecer la paz.
..
Hay sólidos motivos para la inquietud
A) La liberación de los dos soldados secuestrados por Hezbolá se ha retrasado injustificadamente;
B) El Estado libanés carece de capacidad suficiente para desarmar a Hezbolá. En todo caso, la resolución suscrita precisa que Líbano debe desarmar a las bandas que operan en la zona del tapón, pero nada dice del resto del territorio libanés;
C) El Gobierno de Turquía, que se ha comprometido a reforzar las FINUL, ha advertido de que sus soldados no participarán en el desarme de Hezbolá y, lo que es peor, la ONU ha acatado esa decisión (callar es acatar), lo cual es de todo punto ilógico porque conculca un aspecto esencial de la resolución y deja la puerta abierta a que otros países o agentes implicados en el plan de paz hagan lo que les venga en gana;
D) Israel ha demorado de forma injustificada el levantamiento del bloqueo aéreo y naval de Líbano, lo que puede dar pie a situaciones problemáticas, malentendidos y propiciar acciones (armadas o no) que dinamitarían el proceso;
E) Resulta chocante y jurídicamente absurdo que la ONU pase de puntillas y, por omisión, trate al brazo armado de Hezbolá como si fuera el ejército regular de un Estado. Tan excesiva prudencia (¿o es simple cobardía política?) crea un precedente peligroso, pues también se podría otorgar similar favor a la guerrilla tamil de Sri Lanka (Ceilán), a los grupos armados de corte islamista que propugnan la sharia en el sur de las Filipinas, a los señores de la guerra somalíes o a la ETA: ¿Cabe concluir que los miembros del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas consideran que existen grupos violentos que merecen condescendencia, y otros que no?; y
F) Lo que tampoco se entiende, ni ha explicado el Estado libanés, es por qué ha permitido durante años el reforzamiento de los grupos armados que operan en el país de los cedros.
Pese a todo, la resolución ha sido útil para poner fin al conflicto, aunque se puede reproducir en cualquier momento, salvo que el Estado libanés abra los ojos y el Gobierno israelí asuma el reto de crear un Estado palestino y respetarlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.