07 noviembre 2007

EE UU: El socorro eficiente sólo es para los ricos

Durante el pasado mes de octubre, mientras las masas --con todos los respetos-- centraba la atención, por ejemplo, en las desgracias de un piloto de fórmula 1 que dicen que representa a España pero paga impuestos en Suiza, en EE UU quedaba definitivamente demostrado que el dinero manda en todo ámbito y situación, también a la hora de asistir a los afectados por un desastre de carácter colectivo.
¿Recuerda usted los incendios forestales que días atrás asolaron la California más cercana a Los Ángeles?
Pues bien, mientras el fuego destruía sin perdón había casas ubicadas en el corazón de las llamas que permanecían intactas. Ha sido el gran éxito de Firebreak Spray Systems (FSS). Esta empresa, adscrita al poderoso consorcio de seguros American Internacional Group, ofrece a sus clientes --calidad a la que sólo pueden acceder personas domiciliadas en determinados distritos, barrios o urbanizaciones-- el rociado de sus viviendas con un eficaz líquido no inflamable.
¿Precio?: 19.000 dólares.
«Hubo varios casos --ha relatado uno de los bomberos de FSS a Bloomberg News-- en los que mientras rociábamos una casa la vecina ya ardía como una vela».
..
Ahorrar para gastar en guerras
Durante el mandato de George W. Bush, caracterizado en cuanto a presupuestos por el portentoso crecimiento del déficit --las guerras no son gratuitas--, los equipos públicos contra incendios han sido reducidos a su mínima expresión. ¿Por qué? Porque EE UU necesita sufragar gastos en Irak. Y una de las consecuencias, entre otras muchas, es esta: apenas hay capacidad de respuesta rápida ante los desastres naturales, de modo que el negocio está servido y la indefensión del ciudadano común, garantizada.
Durante la temporada de huracanes de 2006 ya se estrenó la empresa HelpJet, que a la vista de lo ocurrido en Nueva Orleáns --donde fracasaron estrepitosamente los servicios de alerta y socorro públicos ante la llegada del huracán Katrina-- ofrece a las familias adineradas un servicio de salvamento eficiente y de lujo que incluye evacuación inmediata en helicóptero, alojamiento en hoteles de cinco estrellas y un largo etcétera de atenciones.
«No tiene que hacer fila, no tiene que lidiar con muchedumbres: viva una experiencia de primera clase», reza la propaganda . Pero firmas como FFS y HelpJet sólo son las pioneras, la competencia en este pujante negocio es feroz.
..
El primer centro estratégico de socorro... privado
En una casi desconocida localidad del estado de Michigan, Pellston, ya se ha construido la sede del primer centro privado de respuesta ante desastres naturales. La iniciativa es de Sovereign Deed, empresa vinculada a una compañía de mercenarios, la Triple Canopy Deed. Los clientes de Sovereign Deed deben abonar una cuota de ingreso de 50.000 dólares y un canon anual de 15.000.  
Sovereign Deed también cubre amenazas de orden colectivo no naturales; por ejemplo, los llamados actos de terrorismo.  
[En países como Colombia ya ha prestado servicios a familias adineradas que han sufrido el secuestro de alguno de sus miembros]
El descaro es absoluto: «La realidad de la FEMA [siglas en inglés de la Agencia Federal de Manejo de Emergencias] es que no tiene infraestructura y buena parte de nuestra Guardia Nacional está en otro lado», arguyen los partidarios e impulsores de estos servicios de salvamento privados.  
¿Dónde está esa buena parte de la Guardia Nacional?: ¡en Irak!
¿Y que será de los estadounidenses que no disponen de dinero suficiente para defenderse o sobrevivir ante desastres como el Katrina o incendios forestales como el vivido días atrás en California?
Es el éxtasis del darwinismo social. Es el ultraliberalismo en estado puro que defienden algunos.
..
OTROS DETALLES sobre este asunto, en la ePágina de NAOMI KLEIN (en inglés).

10 comentarios:

  1. Esto no es sorprendente, es simplemente la consecuencia de un nuevo sistema económico que favorece la satisfacción de las necesidades de las corporaciones en lugar de la satisfacción de las necesidades de la gente.

    Bajo esta ideología, el estado confunde los objetivos de las corporaciones con los objetivos de la comunidad. Esta confusión ha sido largamente alimentada por distintas "verdades" que no lo son, por ejemplo, que la gran empresa es una generadora de riqueza, cuando en realidad está demostrado que es una concentradora de riqueza. Las empresas en todas sus formas, pequeña, mediana, grande, corporación, etc. no ha sido construida para que el dinero fluya de sus dueños a la comunidad, sino de la comunidad hacia sus dueños. Cuando más grande la empresa, más grande el caudal de este flujo.

    Esto se opone, desde los cimientos, a la filosofía de amortiguador de las diferencias sociales que debería de ocupar un estado sin embargo se sigue sosteniendo que no es así. Por esto es que se están utilizando fondos públicos en favor de las empresas. El caso de Irak es un ejemplo. La necesidad de acceder a su petróleo por parte de la empresa privada estadounidense fue un factor decisivo a la hora de atacar este país, un factor muchísimo más decisivo que la supuesta asociación entre Osama Bin Laden y Saddam Hussein.

    De esta manera el ejército de los Estados Unidos pasa a ser un prestador de servicios gratuitos a los intereses corporativos, y un consumidor de productos corporativos al mismo tiempo, productos que, por supuesto, paga en tiempo y forma.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. recuerdo los incendios en galicia hace un año. terrible.
    se apica la misma frase "ahorrar en servicios para gastar en ..." en que?

    ResponderEliminar
  3. Frank... para gastar en "ciudades de la cultura", por ejemplo. Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Además, creo que hay que tener en cuenta como poco a poco se están privatizando servicios que hace solo un par de décadas parecerían una locura ya que se consideraban la esencia del propio estado: los bomberos (FSS), los ejércitos (Blackwater), la policía (securitas), etc.

    ResponderEliminar
  5. Dos años viví en Illinois y comprobé el lado moderno del salvaje oeste. Lo peor es que la gente se acostumbra a todo. Te aseguro que en las distancias cortas aún es peor. No me entusiasma Michael Moore, pero al menos saca una pequeña parte de la porquería fuera.
    He visto grandes áreas pobladas por caravanas, aisladas del resto de las zonas urbanas, años y años viviendo así y nadie, nadie se fijaba en ellos.
    No hay presupuesto, nunca hay presupuesto para nada público.

    ResponderEliminar
  6. A Entrenómadas: tu testimonio vale más que mil palabras. Gracias.

    ResponderEliminar
  7. El Estado está obligado a garantizar a todos los ciudadanos que viven en su territorio el acceso a servicios de salud, educación y seguridad porque de eso trata la palabra comunidad. ¿Por qué, sino, tiene el Estado el derecho de recaudar impuestos y el poder de utilizar la violencia de manera legal? No tiene estos derechos para favorecer a las corporaciones y ciudadanos de mayores recursos, como parecería postularse desde el neo-liberalismo, sino para evitar un marcado desequilibrio entre las personas que componen la comunidad.

    Si el Estado necesita ejércitos para proteger los intereses de las corporaciones y estos ejercitos son pagados con dinero público estamos ante un hecho injusto, una cosa es tener el ejército para garantizar la integridad territorial, otra para emprender planes de conquistas con el fin de apoderarse de los recursos naturales estratégicos de otros países, tal como fue el caso de la guerra de Irak (reconocido por el propio Alan Greenspan al que se puede acusar de muchas cosas menos de ser de izquierda.

    Es lógico y aceptable que existan servicios de seguridad privada, de salud privados, de educación privada, etc. Lo que no es lógico es que solo existan estos servicios si son privados porque entonces los ciudadanos de menores recursos quedarían desprotegidos tal y como vemos ocurre en los EE.UU.

    Si no es así ¿Para que utilizaría el Estado los recursos que consigue con la recaudación de impuestos? ¿Para construir estadios? ¿Para construir circuitos de carreras? ¿Para construir puertos destinados a embarcaciones de placer? ¿Para mantener un ejército que proteja el interés de las corporaciones y una fuerza de seguridad que reprima toda manifestación ciudadana en defensa de sus derechos?...

    La única razón de ser que tiene el Estado es la asegurar una equitativa redistribución de la riqueza, para eso se usan los impuestos, y evitar también que la mayoría tiranice a la minoría. Por eso se divide en cuerpo ejecutivo, legislativo y judicial. Deberíamos dejar de llamarlos poderes para comenzar a llamarlos servicios, porque quien ocupa un cargo público en un estado democrático es, por definición, mandatario de aquellos que gobierna. Y gobernar no es mandar, es dirigir, utilizando para ello todos los métodos legales a su alcance, el consenso, la discusión, etc...

    El presidente o primer ministr de un país cualquiera que se diga democrático recibe un mandato de sus votantes, y ha de dirigir el destino del país teniendo en cuenta que no solo han de importarle sus votantes, sino la totalidad de ciudadanos que componen una nación. No ha de ser parcial, aunqe es humanamente imposible no serlo, no ha de utilizar el dinero público para favorecer a quienes le apoyaron durante su campaña, ni a sus familiares, ni a sus amigos. No ha de descuidar ni quitarse de encima la responsabilidad de garantizar la provisión eficente y correcta de servicios de salud, seguridad y educación a los ciudadanos y ha de intentar, en lo posible, que la utopía de "igualdad de oportunidades" comience a ser un poco menos utópica. Porque no importa que algo sea inalcanzable o parezca imposible, lo importante es intentar alcanzarlo.

    Es necesario recordar que en el siglo X que el hombre pudiese volar era una utopía, que a principios del siglo XX alcanzar la luna era una utopía, pero el no cejar en el intento fue lo que permitió pudiésemos hacerlo, y ese es la utilidad de las utopías, fijarnos metas e intentar alcanzarlas, si las metas tienen como objetivo el bien común el intento de lograrlas proveerá al bien común.

    A veces... a veces me parece increíble que a nadie le resulte imposible creer en las dictaduras perfectas pero sí en la democracia perfecta...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Demasiada densidad de pensamientos en los mensajes de hoy para mi cansado cerebro, pero hasta un par de conclusiones llego:

    1)La deficiente cobertura por parte del sector público de unos servicios que se han vuelto (en la actual tipología de Estado de "Bienestar" moderno... no nos vayamos al siglo XVII) imprescindibles a la comunidad genera una demanda privada de los mismos. Como consecuencia clara de todo esto existen intereses perversos para que lo público no funcione. Muchos médicos con consulta privada atienden pacientes en su "casa" que luego hacen uso (saltando las correspondientes listas de espera) de las máquinas e instalaciones públicas gracias a que han dejado el "donativo" en el bolsillo equivocado... y luego los que no "pasan por caja" sufren más y más retraso en sus consultas.

    2) Resulta evidente que no siempre hemos tenido tantos servicios públicos como en la actualidad (bueno, quizás últimamente hemos retrocedido un poco) pero en otras épocas históricas no existía esa concepción de "servicio público" y la gente se moría en su casa por una gripe o por un catarro, la mortandad infantil era infinitamente más elevada, las infraestructuras inexistentes, la educación un lujo y los ejércitos de reclutamiento forzoso... creo que, a pesar de todo, prefiero el estado actual de cosas.

    3) Lo público SIEMPRE DEBERÍA COMPENSAR porque no busca sacar beneficios, con lo cual ajustaría su coste al coste real del servicio prestado. En la práctica no es así por la poca vigilancia que se ejerce sobre su eficiencia, pero para eso se supone que están los mecanismos de control y el equilibrio de "poderes/servicios".

    Bueno, creo que me he expresado más o menos de acuerdo con lo que pretendía decir. Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Estaba pensando en alguna de las intervenciones anteriores y creo que sería hermoso vivir en esos pueblecitos abandonados pero, pensándolo bien, eso supondría vivir, en la mayor parte de los casos, a decenas de kilómetros de algunos de los servicios (públicos y/o privados, tanto da en este caso) más importantes (colegios, hospitales, centros culturales, empleos) y no creo que esos servicios sean un lujo.

    Yo me iría a vivir a Villarbón (León) ahora mismo si tuviera un trabajo decente, un hospital y un colegio a menos de 30 kilómetros (la mayor parte de ellos intransitables en caso de nevada).

    Un abrazo ;-)

    ResponderEliminar
  10. A los comentaristas de este "post", colegas y amigos de la Blogosfera:
    He suprimido los comentarios de un visitante que ha remitido tres textos, uno suscrito con el patronímico Catalino y los segundo y tercero con una clave alfanumérica.
    Se trataba de textos de autoría inidentificable --tras realizar las oportunas comprobaciones--; además, el remitente parece ser el administrador de una bitácora cuyo contenido es el propio un "blog-llave" (los creados para disponer de una "identidad" que permita remitir comentarios y participar en debates de la Blogosfera).

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.