17 julio 2008

Martinsa-Fadesa: La sorpresa es que haya sorprendidos

Tras quince días de viaje por Italia y ajeno a lo que ocurría en casa, recién reincorporado a la realidad cotidiana lo menos relevante para recuperar el ritmo son las declaraciones de los ¿responsables? políticos --sean de gobierno o de oposición--, pues siguen ensimismados en sus realidades.
A bote pronto, desde un punto de vista social lo más significativo de estos últimos quince días es que finalmente --¡tal como se preveía!-- ha reventado el emporio creado por Fernando Martín (Martinsa) tras la compra de la inmobiliaria creada por Manuel Jove (Fadesa).
Viñeta de J·R·Mora
Al igual que en el reventón de Astroc --el emporio inmobiliario de Levante que se hundió hace unas semanas--, lo más sorprendente del asunto es que haya sorprendidos...
La operación pilotada por Fernando Martín --con el entusiasta apoyo de Cajamadrid-- seguía su curso con el aparente respaldo incondicional de varios bancos; al tiempo que los nuevos propietarios acometían el desmantelamiento de la estructura coruñesa de Fadesa, lo que ha provocado la consiguiente pérdida de empleo y economía social en A Coruña, lo que no impidió que la compra-venta mereciera los fuegos de artificio del alcalde de A Coruña, Javier Losada, que llegó a decir que la venta de Fadesa era ¡una demostración del poderío empresarial de la ciudad!
En definitiva, muchos de los que ahora dicen estar sorprendidos o que pretenden dar lecciones de no se sabe qué habían aplaudido la trayectoria y la  suerte de Manuel Jove Capellán. De modo que la lección de realidad que ahora ha recibido Jove a través de Fernando Martín, demostrando que todo era un bluf, es extensible al coro de mentirosos, ingenuos o ignorantes que aplaudieron la operación.
El episodio ha provocado comentarios para todos los gustos, entre los que destacan dos insensateces:
Primera, la de quienes proponen que el Gobierno invierta dinero público para ayudar a Martinsa-Fadesa, y
Segunda, la de quienes pretenden que el Gobierno presione a inversores y bancos para que salven el futuro de una operación cuyo único resultado cierto es haber convertido a Manuel Jove Capellán (el vendedor listo) en una de las mayores fortunas de España.
Para entender con sensata sencillez el espectáculo de la suspensión de pagos basta leer el artículo de Xosé Luís Barreiro Rivas titulado "La verdadera historia de Martinsa-Fadesa".
ENLACES DE INTERÉS:
Cuestionario digital colectivo, difundido por El país, al que responde Óscar Martínez, presidente de la Asociación Profesional de Expertos Inmobiliarios. Aunque en algunos aspectos adolecen de una ortodoxía económica excesivamente radical, las respuestas del entrevistado arrojan luz;
* "¿Es posible acabar con los pisos vacíos de España?", por Gema Fernández, en SOITU; y
* Las debacles de Astroc y Martinsa-Fadesa confirman y reactualizan el contenido de "¡No compre vivienda: alquile y espere!".

2 comentarios:

  1. Siempre he sospechado que la venta de esa empresa estuvo muy bien planificada y que el señor Martín había sido invitado como convidado de piedra. Pero las intuiciones sólo son eso, sombras en la mente.
    Me alegra verte de nuevo con tanto brío. Sabes que te echo de menos. Un abrazo fraternal y saludos a los tuyos.

    ResponderEliminar
  2. Una entrada esclarecedora sobre otro de los asuntos de especulación financiera y económica, cuyo análisis, bien documentado, se puede encontrar, como en otras ocasiones, en este blog. Muy bueno, me ha gustado leer una noticia de Economía que en los medios informativos generalistas resulta tan farragosa como las sentencias de los jueces. Cordiales saludos.

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.