01 mayo 2009

Primero de Mayo: El trabajo es el valor económico fundamental

Primero de Mayo: La Confederación Sindical Internacional (CSI), que agrupa a más de 160 millones de trabajadores de 155 países, ha puesto el acento en cinco puntos:
1. Demandar trabajo decente para todos/as, con pleno respeto de los derechos sindicales;
2. Promover gobiernos eficaces, democráticos y responsables que den prioridad a las necesidades de las personas;
3. Exigir una enérgica reglamentación financiera que ponga el sistema financiero al servicio de la economía real y las políticas economías al servicio de las personas;
4. Garantizar el respeto de los derechos de todos los trabajadores/as, en a perspectiva de poner fin a la pobreza, la desigualdad, la discriminación y la explotación; y
5. Asegurar la sostenibilidad a través de inversiones que garanticen la conservación de los bienes naturales, creando puestos de trabajo verdes.
Sin embargo, relacionar a palo seco esas y otras necesidades deja en la boca el insípido regusto del rito, dicho esto sin intención de restar mérito a la oportunidad y al contenido de esos cinco puntos de la confederación internacional.
Hoy, puestos frente al interesado caos financiero que ha desembocado en recesión y creciente desempleo, hay siete palabras que a mi criterio resumen lo que muchos empleados y desempleados sentimos y pensamos: El trabajo es el valor económico fundamental.
..
Urge poner en valor el sindicalismo de clase
Primero de Mayo y recuerdo un texto viejo, pero vigente: La memoria histórica del sindicalismo, de Pepe Luis López Bulla, uno de los más respetados líderes sindicales del movimiento obrero catalán durante los años de plomo.
El texto fue escrito hace ya más de un año y, entre otras cosas, dice:
..
"¿Qué pasaría si preguntara en Granada a unos sindicalistas por Ramón Lamoneda? ¿Qué sucedería si hiciera lo mismo en Valencia con relación a Juan López, o en Sabadell por Josep Moix o en Barcelona por Joan Peiró y Angel Pestaña? ¿Qué contestación me daría un dirigente sindical español del más alto nivel si le comentara algo de Daniel de León? Sí, hombre --le diría al alto dirigente-- Daniel de León el fundador de los "wooblys"... Más complicaciones todavía ¿quiénes eran estos "wooblys"? [ver nota]   
"De todos los citados hay, en mayor o menor grado, memoria escrita y, de algunos de los nombrados, todavía existe memoria oral. ¿Sería exagerar si manifestara que me llevaría un chasco superlativo si hiciera esas preguntas a la cofradía sindical en Granada y Valencia, Sabadell y Barcelona? Creo que no exageraría lo más mínimo. Y, sin embargo, es sabido que cada hermandad guarda una cierta memoria de los suyos. Los físicos saben quién era Gay-Lusac, los filósofos te dan razones de Epicuro, los músicos conocen a Bocherini y los literatos conocen quién era don Marcial Lafuente Estefanía. Sin embargo, Lamoneda, Juan López, Moix, Peiró, Pestaña y Daniel de León (por no hacer la lista más larga) duermen plácidamente en los archivos del olvido. Quiero decir, olvidados por sus deudos. Francamente, ignoro las razones de ese olvido que viene de muy lejos; mi generación también participó de estos descuidos..."
..
Hoy, Primero de Mayo, no sólo hay demasiados trabajadores e incluso sindicalistas que ignoran los nombres de quienes conquistaron las ocho horas, las vacaciones anuales o la simple dignidad que pisoteaban el Estado y los empresarios, sino que también hay demasiados trabajadores que han olvidado esencias tan simples como esta: Vendemos nuestra fuerza de trabajo física o intelectual para vivir dignamente todos los días.
En ese barco navegamos asalariados y trabajadores autónomos, incluso los pequeños empresarios europeos, que en su mayoría han sido proletarizados aunque muchos se nieguen a asumirlo.
¿Hasta cuándo seguirán burlándose del valor del trabajo?, ¿hasta cuándo seguiremos despreciando el valor de nuestro trabajo? Lo primero es improbable sin antes cambiar lo segundo.
¡Salud, trabajo, amor y libertad! [Coloque usted estos cuatro bienes en el orden que prefiera] 
..  
ENLACES:
* "Primero de Mayo de 1886: los ocho mártires de Chicago", en ImP;
* "La memoria histórica del sindicalismo", por López Bulla;

NOTA:   
Wooblys: Vocablo por el que eran conocidos los afiliados a las centrales sindicales denominadas Industrial Workers of the World (IWW, trabajadores de la industria mundial), que eran propias de los países anglosajones, desde Gran Bretaña a EE UU pasando por Australia y Canadá, aunque también funcionaron centrales con igual denominación y similares criterios en Chile, Perú e incluso Japón. Ese tipo de sindicatos, influidos en ciertos aspectos por criterios bakuninistas, prácticamente desapareció en la década de 1930 tras varios años de dura represión gubernamental y patronal, con asesinatos incluidos. Durante el lustro 1966-70 se produjo un leve resurgimiento de los IWW y, curiosa a la vez que significativamente, desde hace algo más de dos años hay sindicalistas estadounidenses y británicos que intentan recuperar la cultura reivindicativa de los IWW.

6 comentarios:

  1. Muy cierto todo lo que dices. Hace tiempo que el sentido y la dirección correcta de los Sindicatos deja mucho que desear. Demasiados intereses por medio.
    Salud y libertad!

    ResponderEliminar
  2. Hay una nueva web de búsqueda de empleo mucho más sencilla que las demás. www.comCURRICULUM.com
    Tu solo tienes que registrarte e introducir tu Curriculum. Las empresas te buscan a ti, en vez de tener que contestar a ofertas de trabajo de las que después no sabes nada. Además, tiene Videochat para hacer las entrevistas y contactan directamente a tu email.
    Y lo mejor… ES GRATIS!!!

    ResponderEliminar
  3. Desde hace ya un buen tiempo, creo que los sindicatos se mueven de acuerdo al valor monetario "del afectado", y eso es tremendo!

    Un abrazo y feliz día!!

    Tía Doc

    ResponderEliminar
  4. Espero que la grave situación por la que estamos pasando haga también que los sindicatos se pongan a la altura de las circunstancias. Creo que si no ocurre así, la situación se hará más insostenible. No obstante quienes tienen que poner las medidas adecuadas en funcionamiento es el Gobierno y medidas que sean de verdad propias de una política económica de izquierdas. Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Con más de 4.000.000 de parados (más los autónoms que cierran todos los días), si el Gobierno actual fuera de derechas, ya habríamos tenido, no una, sino varias huelgas generales, pero como es de izquierdas... con lo que se demuestra que a los sindicatos les importan muy poco los trabajadores, sino más bien sus subvenciones... y cobrar ciertas deudas históricas (otra más)

    ResponderEliminar
  6. Cuando una de las patas de la silla se rompe se cae la silla, y por lo que leo en tu blog querido amigo está fallando más de una pata en esta silla.

    Por empezar, un gobierno socialdemócrata que no toma medidas socialdemócratas es de temer.

    Por otra parte, los empresarios, como siempre, forman piña, un frente comun con alto poder de lobby.

    or último, los trabajadores están afectados de inmovilismo y sus sindicatos parecieran carecer de la iniciativa necesaria como para prever los problemas en lugar de reaccionar a ellos, cuando es que reaccionan, por supuesto.

    En la economía actual los empresarios son necesarios como proveedores de empleo, pero los trabajadores son igualmente necesarios porque son ellos los que, en definitiva, ponen en marcha la máquina productiva.

    O el Estado toma el toro por las astas y genera un espacio apto para el desarrollo económico o el desempleo seguirá creciendo. Y generar este espacio implica apoyar la creación y la expansión de las empresas, pero sin olvidarse de dos cosas fundamentales:

    1. Garantizar los derechos del trabajador.
    2. Evitar que aparezca una fuerte distorsión en la distribución del PBI (Producto bruto interno) de manera de garantizar una más correcta distribución de la riqueza.

    De nada sirve garantizar el crecimiento económico, eso solo implica garantizar el crecimiento del PBI. Se debe garantizar una más justa redistribución de ese crecimiento, es decir, se ha de garantizar también el desarrollo económico.

    Desde allí, podemos comenzar a hablar de justicia social.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.