09 mayo 2009

La perversión del libre mercado en el de los carburantes

Libre mercado, dos palabras que suenan bien. Poco más. Nada como la gasolina y el gasóleo para ilustrar las dos ces que malean el libre mercado: concentración y concertación.
A partir de los años noventa, en la distribución y comercialización de carburantes se ha registrado una lenta pero imparable concentración y a fecha de hoy cuatro grandes compañías (BP, Cepsa, Galp y Repsol) ya controlan el 70 % de la venta al público y el 85 % de la distribución. ¿Resultado?: El crudo baja de precio pero los automovilistas pagan el litro de gasóleo o gasolina más caro. De hecho, durante los cuatro primeros meses de este año la cotización media del petróleo ha descendido un 9,4 %, pero el precio medio de venta al público de la gasolina se ha encarecido un 16 %.
¿Recesión económica?, ¿caída de los beneficios?... Hay excepciones, como es el caso de los consorcios dedicados a distribuir y vender carburantes.

1 comentario:

  1. El pretexto generalmente usado por las grandes petroleras es el que dice qué "la gasolina que se vende hoy está fabricada con el petróleo que compramos cuando este estaba caro".

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.