13 septiembre 2010

Dinio se niega a ser repatriado a Cuba porque «allí me matarán»...

Dinio García, el varón que llegó de Cuba enamorado de Marujita Díaz y que se gana la vida como artista de variedades y protagonizando espectáculos televisivos, se ha declarado en huelga de hambre para evitar ser expulsado de España.
Además, imparte lecciones de ética y arremete contra el Gobierno de su país y los Castro: «son los mayores asesinos de la historia», ha declarado.
Dinio García es un inmigrante por amor y también, irregular; lo que unido al hecho de que tiene antecedentes por delitos contra la propiedad ha provocado que la Administración española iniciara los trámites para su deportación; aunque sería más exacto decir repatriación a Cuba, su país, donde «me torturarán y me mataran», insiste él.    
No se ría, por favor, ¡Dinio es un mártir de la libertad!...
..   
MÁS detalles, en:
"Dinio García en huelga de hambre contra su deportación a Cuba", en la página LA CASA ROSA.
Cuando lea el texto enlazado, contenga la risa, por favor...

5 comentarios:

  1. Pues yo hasta ahora nunca le había oído decir ni mu contra los Castro

    ResponderEliminar
  2. A KAPLAN,
    Coido que o Goberno de Cuba ten cousas máis importantes polas que ter interese. O que faga ou os problemas que teña o Dinio son parvadas. Con toda probabilidade, os Castro non coñecen a Dinio, nin teñen sentido falar dun condeado por roubo que que abandonou a illa.

    ResponderEliminar
  3. Me muero de risa. Pero no sé qué es mas gracioso, si la noticia sobre los problemas legales de Dinio, o la exposición de la noticia en esa página web.

    ResponderEliminar
  4. A PEREYRA,
    Personalmente, me reí más con la revista... Porque el personaje, más que risa, da "pena".

    ResponderEliminar
  5. Pues ¿Por qué le van a matar? ¿Por qué la tiene más grande que Fidel? No creo que sea porque piensa...

    O tal vez piensan diseccionarlo para saber como alguien puede vivir sin cerebro.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.