25 agosto 2012

"Der taggespiegel" dice lo que otros callan: «Que paguen los ricos»

«Los préstamos puente de los fondos de rescate de la eurozona sirven fundamentalmente para ayudar a estos Estados y sus bancos a mantener su solvencia para poder pagar sus deudas a los malos inversores. No son los alemanes (ni los holandeses, ni los finlandeses, etcétera) los que salvan a los griegos, los irlandeses o los españoles, sino que los contribuyentes de las clases medias europeas son los que salvan el patrimonio de los ricos de Europa.
«Por lo demás, estos últimos [los ricos] apenas contribuyen a la financiación de los presupuestos nacionales. Es cierto que los países de la eurozona han creado una unión monetaria, pero nunca han planteado una política fiscal común. En lugar de ello, emprenden una carrera en la bajada de impuestos para atraer capital. El resultado es que los impuestos sobre los ingresos del capital descienden a su nivel más bajo...»
¿Quién es el autor de ese texto?, ¿un sindicalista?, ¿un miembro de la izquierda extraparlamentaria?, ¿un economista que defiende las tesis del altermundismo?, ¿un dirigente del movimiento de los indignados?...
Pues no. Las raíces de los males que acusan la economía europea son tan evidentes que incluso los columnistas alemanes de medios convencionales, que figuran entre los menos sospechosos de veleidades anti-sistema, tiene claro cómo y por qué los ricos son cada vez más ricos a costa de quienes trabajan y pagan impuestos. 
Mientras tanto, aquí, en el Reino de España, son mayoría los analistas y los medios que siguen llamando "ajustes inevitables" a los recortes, y para colmo muchos creadores de opinión insensatos siguen defendiendo la falacia de que para impulsar las inversiones productivas hay que reducir los impuestos a las grandes fortunas...
..

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.