21 agosto 2012

El doctor Villavicencio cura el cáncer con limón y bicarbonato, y Abdourahmane garantiza el amor...

El sociólogo chileno Alexis Rebolledo Carreño ha recibido uno de esos correos electrónicos que anuncian soluciones milagrosas para casi todos los males, en este caso ¡para curar el cáncer!
Al mismo tiempo, también estos días, cientos de vecinos de A Coruña hemos recogido en nuestros buzones de correo convencional una octavilla en la que el vidente, astrólogo, futurólogo, médium y curandero Abdourahmane ofrece su «alta experiencia» para, por ejemplo, «recuperar la pareja por difícil que sea», método que a decir del "profesor" es infalible porque «la pareja corre cariñosamente detrás de ti»...
[Los entrecomillados son transcripciones textuales del contenido de la ilustración adjunta. Por favor, léala; pero le aconsejo leer poco a poco, con cuidado, pues muy probablemente pasará de la sonrisa a la carcajada, lo que puede acarrear fuertes dolores en el diafragma...]
..
Fórmula magistral...
La receta para curar el cáncer que estos días han recibido miles de sudamericanos consiste [¡agárrese para no caer de la silla!] en un preparado a base de limón y bicarbonato de sodio, según la fórmula magistral que ofrece el ¡doctor! venezolano Orlando José Villavicencio Molina, que se presenta como «internista intensivista» y «anestesiólogo sanitarista» (¿?)  
El método del ¡doctor! Villavicencio, que carece de todo aval científico, también es promocionado desde la página La Matrix Holográfica, que aporta soluciones varias para muy variados males, como por ejemplo un método para combatir la presencia de insectos en el hogar:
«Si las hormigas invaden tu casa, no las envenenes, habla con ellas y se irán».
..
[Antes de volcar este texto en la bitácora he seguido el consejo del doctor Villavicencio sin resultados positivos; me explico: las hormigas que pueblan una de las jardineras de la terraza de casa no deben hablar ni comprender los idiomas gallego, catalán, castellano, francés, portugués, italiano, asturianu ni tampoco inglés (más lenguas no hablo ni chapurreo); de modo que temo que mi terraza ha sido invadida por una especie procedente de geografías más lejanas, o acaso del espacio exterior, vaya usted a saber. Comprobado: si las hormigas son extranjeras o proceden de las estrellas, no hable con ellas, es inútil]
..
La tercera guerra mundial no empezó durante las Olimpiadas de Londres 
A través de esa misma página, el pasado mes de mayo fue difundido un vídeo premonitorio bajo el epígrafe «Más indicios de que la Tercera Guerra Mundial podría iniciarse durante las Olimpiadas de Londres. Benjamin Solari Parravichini, el Nostradamus de nuestra era así lo vaticinó».
En este caso, el augurio no se cumplió, pero el visionario ha emitido nuevas alertas.
Evidentemente, el interés del vídeo está en conocer al bonaerense Bejamín Solari, fallecido en 1974, personaje curioso donde los haya, entre otras cosas porque sustentaba todos sus augurios en la práctica de la llamada psicografía.
En fin, amable lector/a, Abdourahmane y los autores y mantenedores de la página La Matrix Holográfica proporcionan, si más no, unos minutos de solaz y entretenimiento.
¿Y qué hace la Administración para evitar que estas cosas se extiendan y contaminen?...
¡Exacto!, la Administración se desentiende, quizá por aquello de que nada es tan fácil como administrar (y explotar) a una población idiotizada.
Está comprobado hasta la saciedad que en lo tocante a la difusión de barbaridades por parte de charlatanes y listos que viven de la ignorancia, los poderes legislativo, judicial y ejecutivo miran para otro lado. El consuelo que nos queda es confiar en que a la vista de augurios, curas milagrosas y demás tonterías los gobernantes también sonrían...
..
PARA COMBATIR la idiocia y poner en valor el conocimiento: Círculo Escéptico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.