24 febrero 2014

¿Hay alguien capaz de explicar por qué Évole debe estar en el altar o en el patíbulo?

No hay duda: laSexta ha obtenido un triunfo incontestable con Salvados, pues además del éxito televisivo, es un fenómeno social.
El programa de ayer domingo, titulado "Operación Palace", ha dado pie a un reguero de comentarios en las redes sociales [Blogosfera y Twitter, básicamente; Facebook es un "mundo paralelo" más que una red social].
Evitaré entrar en los debates que se han suscitado entre partidarios y detractores del conductor del programa, Jordi Évole [no me parece adecuado personalizar], profesional del que al margen de mil y una consideraciones que se puedan hacer, considero obligado reconocer su acierto e inteligencia para oxigenar el mundo de la televisión en España, cuya salud cabría resumirla diciendo que es el universo del "volvemos en cinco minutos".
Reconocido el mérito de Évole que considero más sustancial, ¡oxigenar TV!, lo que más llama la atención de los distintos debates suscitados a propósito de "Operación Palace" es el que mantienen profesionales de la información. Rifirrafe que no sorprende porque existan posiciones más o menos enfrentadas, sino porque hay quienes defienden opiniones cual futboleros fanatizados.
..
El Gran Wyoming y Évole representan dos formas o estilos
de "fabricar televisión" entretenida a la vez que inteligente;
lo cual, gustos y debates aparte, es de agradecer 
Oleada de maniqueísmo
Aparte de que hay quienes parece que les vaya la vida en ello, he leído juicios de valor anti-Évole que son más negativos y contundentes que los dedicados a los directores, responsables de redacción, directivos de empresa y financieros que llevan años destruyendo la profesión. Lo cual, en mi humilde por personal opinión, me parece sencillamente patético.
Y desde la otra orilla, hay periodistas que ejercen de acérrimos defensores de Évole y, acaso excitados por o con algo, han llegado a afirmar que el conductor de Salvados es «el mejor ejemplo a seguir» que han conocido desde hace años los profesionales de la información.
En fin, esas y parecidas opiniones reflejan un escenario profesional inquietante; exactamente, este:
Un programa de TV que desde el primer día entremezcla entretenimiento, espectáculo e información ha provocado que cientos de profesionales de la información se pregunten qué pasa con el periodismo o, peor aún, endiosen o satanicen al conductor del programa, que ha sido elevado a la categoría de ejemplo (¿?) positivo o negativo.
Digo que esa circunstancia o escenario es inquietante porque Salvados NO es un programa informativo, NI el periodismo es un edificio con las estancias interiores cerradas a cal y canto.
..
¿Acaso el periodismo es un monolito macizo y sin poros?
El periodismo, según dicen los "clásicos", según he escuchado siempre de mis maestros y según he comprobado profesionalmente, es un edificio cuyas estancias no solo están intercomunicadas, sino que en ocasiones las puertas de esas estancias están abiertas de par en par y los olores, sabores y colores que contienen se entremezclan.
Esas estancias, vehículos, técnicas, géneros, estilos, lenguajes, etc. etc. y etc. se complementan. Motivo por el que a los periodistas les (nos) debería preocupar y no poco que sean tantos los colegas que difunden juicios de valor taxativos: ora Évole al altar, ora Évole al patíbulo.
No es lo mismo decir «a mi no me gusta» o «no me parece adecuado», que decir «ese señor es un anti-periodista». Ni tampoco es lo mismo afirmar que Salvados «tiene rasgos propios de un informativo que son acertados» que convertir Salvados en el sol que ilumina la profesión.
Personalmente, opino que Salvados es un periodismo con acompañamientos, o un entretenimiento con gotas o chorros de información. En todo caso, en Salvados SÍ hay periodismo y el trabajo de Évole y su equipo merece respeto absoluto.
Personalmente, la "fórmula periodística" que utilizan los responsables de Salvados [con toda probabilidad, Évole no hace ni dice todo lo que le viene en gana...] me parece tramposa o equívoca, pero insisto en que en Salvados SÍ hay periodismo. No es el que más me satisface, pero hay periodismo y el conductor no merece esta oleada de maniqueísmo. Basta con disfrutar de la mezcla que Évole y su equipo han creado y guardarles respeto. Se lo han ganado.
..
RELACIONADOS:
A propósito de "Operación Palace", Ignacio Escolar entrevista a Jordi Évole, en ELDIARIO.ES,
Selecciones de opiniones breves, en INTERNET OPINA / RADIOCABLE,
"Jordi Évole e a trangallavisión", por Perfecto Conde.

1 comentario:

  1. Magnífico programa. Aunque comprendo que a algunos les gusta más el estilo de Tele 5.......Un importante personaje de los que ahora mandan me dio no hace mucho que no veía Salvados "porque no hace más que meterse con nosotros". ¡Qué país! Sería interesante realizar un estudio sobre la personalidad de los que se cabrearon al descubrir que todo era un montaje.
    Por cierto, ¿era todo realmente un montaje....?
    ¡Ah si la gente supiese la verdad detantas cosas!

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.