20 marzo 2014

En Bosnia ardió Troya, pero como no había "nazis buenos" como en Ucrania el asunto fue relegado

Una vez normalizada la guerra civil en Siria, durante las últimas semanas los medios de información globales han logrado que en asuntos de actualidad internacional la mayoría de los ciudadanos de Europa estuvieran (estuviéramos) pendientes casi en exclusiva de los avatares de Ucrania.
El éxito de "las factorías encargadas de construir centros de interés informativo" fue doble, pues también lograron que la mayoría de los ciudadanos asumieran, al igual que en anteriores ocasiones, que en Ucrania hay buenos y malos, vaqueros e indios, policías y ladrones…
..
[En rigor, solo hay un bando claramente definido: el de quienes utilizan todo y a todos para imponer el poder de los mal llamados "mercados" ( = sistema financiero), que en Ucrania aplica sus criterios de gobernación en connivencia con una organización filonazi]
..
Ensimismada la culta y democrática Europa en Ucrania, igual que ocurrió con las primaveras árabes o con Siria, en el mundo ocurrían otras cosas tanto o más sustanciales, aunque minimizadas e incluso silenciadas.
..
La movilización social
ha sido multitudinaria
Uno de estos episodios relegados a segundo plano [sin restar importancia al ascenso de la ultraderecha en Ucrania ni a la segregación de la provincia rusófona de Crimea] acontecía en Bosnia-Herzegovina, uno de los territorios balcánicos convertido en Estado independiente gracias a la destrucción de la República Federativa Yugoslava (RFY).
Los medios globales han dedicado generoso espacio a los avatares de Ucrania, Siria, Egipto, Libia, Túnez, etcétera, pero solo han mencionado a vuelapluma las huelgas, las multitudinarias manifestaciones y los enfrentamientos registrados en Bosnia pese a que en términos económicos, sociales y políticos la revuelta bosnia, que se prolongó hasta la semana pasada y amenaza con reavivarse, es tanto o más grave que la ucraniana. 
Prueba de esa importancia, aplicando los mismos "argumentos" que utilizan los medios de orden, es que han sido incendiados edificios gubernamentales en varias ciudades, por citar solo un elemento que en teoría debería merecer la atención de los medios que alardean de "serios" y "responsables".
En una docena de ciudades, incluida la capital Sarajevo, cientos de miles de personas han ocupado las calles, decenas de miles han ido a la huelga, varios millares se han enfrentado con las fuerzas de seguridad y han asaltado dependencias oficiales. Y lo que es más importante, los bosnios [incluidos los musulmanes o bosniacos] han hecho piña con las minorías croata, serbia, albanesa, macedonia y montenegrina. Es más, en varias ocasiones los manifestantes portaban banderas o insignias de las diferentes etnias… ¡E incluso se han visto algunas enseñas de la "maldita" Yugoslavia!
La revuelta fue generalizada en las mayoritariamente bosniacas Sarajevo, Tuzla y Zenica, entre otras ciudades, pero también en las localidades donde todavía residen numerosos ciudadanos bosnios de etnia croata, como ocurre en Mostar, o ciudadanos bosnios de etnia serbia, caso de Banja Luka.
Las autoridades de Bosnia intentaron hacer buena la teoría conspirativa de que Belgrado estaba detrás de las protestas. Pero la mentira no caló ni entre los fundamentalistas bosniacos.
Los ciudadanos, al margen de los odios tan bien sembrados para destruir la RFY, han protestado unidos y sus reclamaciones son las mismas: primera, poner coto a la corrupción [que es generalizada y fue promovida por el clan que lideraba Alija Izetbegovic]; segunda, crear empleo y, tercera, disponer de servicios públicos básicos. Así de simple.
De los rifirrafes interétnicos y de los odios religiosos, ni rastro.
..
[Lo cierto es que tras la prolongada pero casi siempre discreta limpieza étnica y religiosa que impusieron Izetbegovic en Bosnia y Franjo Tudjman en Croacia, en la geografía de la antigua Yugoslavia sólo se ha normalizado plenamente la coexistencia intercultural en Eslovenia, en Montenegro y en la "odiada" capital de Serbia, Belgrado, donde los mayoritarios serbios comparten espacio, proyectos y vida con minorías húngara, croata, bosnia, eslovena, montenegrina, macedonia, rumana, eslovaca… Sin olvidar a los "orgullosos" naturales de Voivodina, antiguo ducado medieval del norte del país que goza de amplia autonomía, al igual que la tenía Kosovo]
..
Sarajevo, cementerio (foto, National Geographic)
Nada es casual,
el silencio informativo tampoco 
¿Por qué los graves conflictos sociales de Bosnia han sido prácticamente ignorados y apenas han ocupado unos sueltos y varias menciones aisladas en los medios "serios" y "responsables"?
En esencia, porque toda movilización ciudadana con elementos de clase molesta y/o asusta al sistema; de modo que "las factorías encargadas de construir centros de interés informativo" estimaron poco conveniente difundir que los ciudadanos de Bosnia habían tomado el control de las principales ciudades durante varias jornadas.
Además, ningún grupo o lobi exterior ni interior había inyectado consignas en pro de la UE, del FMI, de la OTAN o de EE UU.
Así las cosas, no siendo posible instrumentalizar la movilización, fue totalmente desaconsejado informar con detalle de un movimiento protagonizado por vulgares asalariados, pequeños empresarios, gentes de la cultura y funcionarios que constituyen un pueblo empobrecido, cuya economía están sometida a la corrupción y que, por ende, está harto de oír peroratas morales y cantos patrioteros.
..
Centrar el interés público en lo religioso y lo étnico 
Las únicas manifestaciones o acciones políticas de carácter masivo vividas en la antigua Yugoslavia que han merecido máxima atención informativa son las vinculadas a sentimientos étnicos o religiosos. Tan "sano" y generalizado criterio informativo no es casual.
Sin salir del escenario balcánico y por poner otro ejemplo, en junio y julio del año pasado se produjeron fuertes movilizaciones en Croacia debido al acelerado empobrecimiento social y a la elevada tasa de desempleo. La respuesta del partido gubernamental (socialdemócrata) consistió, entre otras distracciones, en dar alas a las protestas ultranacionalistas contra el uso de caracteres cirílicos en la señalización pública de las localidades donde aún quedan minorías serbias. Decenas de miles de "buenos croatas" acallaron las protestas sociales y los medios de la culta y democrática Europa no dijeron ni mu de la realidad socio-económica.
En fin, los europeos son (somos) cada vez más "correctos" y la mayoría de los analistas y expertos hablan mucho de Crimea y lo hacen como debe ser: reescribiendo la historia.
Y del deterioro social de Bosnia que no se diga ni una palabra más, por favor...

1 comentario:

  1. Así es. Me gusta el concepto "las factorías encargadas de construir centros de interés informativo" .
    ¡Cómo nos torean!

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.