30 diciembre 2006

La vileza del invasor: Sadam ha sido ahorcado

La ejecución de Sadam Huseín es una vileza, además de constatar la quiebra de un principio ético: los crímenes no se pueden castigar con otro crimen, aunque sea legal. El juicio al que fue sometido el ex presidente iraquí careció de las condiciones propias de un Estado de Derecho.
Viñeta de J·R·Mora
Y lo que es más grave, el tribunal fue seleccionado por las autoridades provisionales y el proceso se desarrolló en un país que está ocupado por un contingente militar extranjero.
Consideraciones jurídicas aparte, matar a Sadam confirma la miopía política del gabinete de George W. Bush, que con el ahorcamiento del ex dictador alimenta la ira de un amplio sector de la sociedad iraquí y ayuda a justificar la violencia de los insurgentes.
Ha sido otro error en una larga cadena de errores y mentiras.
MÁS detalles, en 20Minutos (incluye vídeo) y Cadena SER.
ANÁLISIS, en
* HUMAN RIGTHS WATCH (en castellano), y
* Artículo de Howard Zinn sobre el conflicto difundido por VoltaireNet: "¿Por qué falla la guerra?".
ENLACE al dictamen de INTERNATIONAL ACTION CENTER, cuyo director es el ex fiscal estadounidense Ramsey Clark, quien advierte del carácter "colonial y antijurídico" del tribunal que ha juzgado a Sadam Huseín.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.