21 mayo 2007

Gallardón (Madrid) y la abogada Corulla (Marbella)

«¿Ha mantenido usted alguna relación con alguna de las personas implicadas en la Operación Malaya acerca de actuaciones urbanísticas en la ciudad de Madrid?»
Con esta pregunta el alcaldable madrileño del PSOE, Miguel Sebastián, emplazó a su homónimo del PP, Alberto Ruiz-Galardón, a que aclarara públicamente en qué medida ha participado en las gestiones que ha realizado la abogada Montserrat Corulla Castro con motivo de la puesta en marcha de dos proyectos urbanísticos en Madrid.
M. C. C. es una más de las personas investigadas con relación a la trama de corrupción marbellí, está imputada y en libertad provisional bajo fianza. De hecho, era persona y profesional de confianza de Juan Antonio Roca, cerebro de la trama de corrupción que funcionaba en Marbella.
..
Salirse por la tangente equivale a negarse a responder 
Formulada la pregunta, el alcaldable de PP se demudó y salió por la tangente. Quizá porque Corulla, durante sus gestiones y tal como comprobó la policía, mencionaba a un tal Alberto. Además, entre las conversaciones telefónicas de Corulla que fueron grabadas por la policía, hay varias en las que la abogada habla con Ruiz-Gallardón.
Pero según determinó el juez instructor, las charlas Corulla-Gallardón eran de índole estrictamente privada y por tanto no pueden ser incorporadas al expediente judicial.
Llegados a este punto y dando por buenos el criterio y la decisión del juez --es decir, que esas conversaciones eran privadas--, esta circunstancia no significa que Gallardón y Corulla mantuvieran una relación exclusivamente privada, pues es perfectamente factible --e incluso sería lógico-- que uno y otra también hablaran de cuestiones relativas a sus actividades profesionales; si no es así, ¿de qué hablaban habitualmente una implicada en una trama de corrupción y un político madrileño?... Justo era eso loq ue indirectamente preguntaba Miguel Sebastián.
Parece lógico que, por ejemplo, durante las las charlas Corulla-Gallardón se comentaran los proyectos urbanísticos madrileños en los que estaban interesados, aunque por motivos distintos. Esto no significa que el alcalde haya favorecido a las empresas a las que ella representaba. Pero por ética y asepsia política, Ruiz-Gallardón debía haber despejado toda sombra de duda.
La negativa de Gallardón a responder, su actitud de ofendido y la humareda que el PP ha provocado alimentan la desconfianza.
Las relaciones privadas del señor Ruiz-Gallardón son suyas y nada más que suyas; pero, el alcalde debería precisar si habló de urbanismo con la abogada apellidada Corulla y, si lo hizo, por qué y para qué. Mientras no responda, hay razones para desconfiar.
DE INTERÉS: "¿Quién es Montserrat Corulla?", en 20minutos.

3 comentarios:

  1. Hoy siento no estar de acuerdo contigo. A mí la escena me dio pena. Sebastián me recordó a la derechona de siempre, me dio la impresión de que su desesperación ante el apoyo de PRISA a Gallardón y su casi más que segura victoria le llevaron a dar un paso en falso. Se siente solo, imagino, y por eso usó esa artimaña.

    Como el tema de las posibles implicaciones de Gallardón en la trama malaya está desestimado por un juez, no venía a cuento que Sebastián hiciese preguntas sobre él, por lo que queda la impresión de que buscaba herir a Gallardón por haber tenido una amante!

    Claro que esta es una opinión, no estoy en la cabeza del candidato socialista! Bicos.

    ResponderEliminar
  2. Lo de que eran amantes me parece ajeno al asunto central. Lo cierto, está comprobado, es que Gallardón y la abogada "empleada" de Roca se conocían y tenían una relación continuada. Dudo que fueran amantes. No cuadra en Gallardón. Pero esta es una suposición mía, como lo es la tuya de que eran amantes... ¡Ese es el mensaje subliminal de Gallardón! Así queda descartada toda aclaración pública sobre la relación entre ambos.
    En resumen, había un relación continuada, por lo que fuera, entre una abogada que representaba a inversores del "ladrillo" --¡socios de Roca!-- y el alcalde de la ciudad en la que ellos invertían. Luego la pregunta es de libro: ¿trató usted asuntos urbanísticos con la abogada imputada en el caso marbellí?
    Y si había una relación afectiva, por utilizar un calificativo prudente, habría que hacer otra reflexión sobre la moral católica que defienden los señores y las señoras del partido que apela al catolicismo para reclamar la objeción de conciencia contra la asignatura de Educación para la Ciudadanía...

    ResponderEliminar
  3. yo tampoco creo que gallardón tenga una amante, pero sí creo que sebastián usaba la foto con esa intención, tras lo que se publicó en alguna revista y se rumoreaba en MAdrid. De hecho, cuando saca la foto y pregunta a Gallardón, este, en dos ocasiones, le dice: "relación profesional, ninguna".

    pero no quiero parecer una defensora de gallardón, sino alguien que condena actitudes como la de sebastián, innecesarias al menos con esos modos en política, para mí, vaya. hoy vi desolada cómo grupos de descerebrados insultaban este fin de semana a candidatos socialistas, del pp, de no sé qué partido... esta crispación se está transmitiendo desde arriba, desde los políticos. y deberían zanjarla, no alimentarla más.

    bicos y buenas noches!

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.