12 diciembre 2008

Otra mentira de Uribe desenmascarada, pero reina el silencio

El Gobierno colombiano no sólo intoxica, sino que fabrica historias radicalmente falsas. Tras más de ocho meses de matracas y malintencionadas insinuaciones, acusando a Ecuador de proteger a los insurgentes de las FARC, el capitán Ronald Ayden Coy Ortiz, de la policía judicial, ha desmentido ante la fiscalía la película que dirigió Álvaro Uribe tras el bombardeo y destrucción de un campamento de las FARC en territorio ecuatoriano.
¿Recuerda usted que en marzo pasado un contingente del ejército colombiano cruzó la frontera de Ecuador para atacar un campamento de la insurgencia?
Tras aquella acción, la presidencia de Colombia informó de que en uno de los tres ordenadores hallados en el lugar habían sido descubiertos correos electrónicos que, entre otras cosas, certificaban que las FARC planificaban la comisión de un acto terrorista en la capital del Reino de España.
Pues bien, tal como ya entonces alertaron algunos medios de información, ¡pocos!, Uribe mentía una vez más.
El engaño fue difundido ampliamente por la prensa, emisoras de radio y TV; el rebumbio fue mayúsculo, hubo analistas que pusieron el grito en el cielo y sobre Madrid planeó la amenaza de un atentado de FARC-ETA gracias, una vez más, a los medios y dirigentes políticos que ejercen interesadamente de propagandistas de ETA... ¡todo vale para generar desconfianza y miedo!
La declaración del capitán Coy ha sido difundida en el informativo Noticias Uno de la televisión. La fiscalía, emplazada por un periodista del rotativo Expreso, se ha limitado a decir que las pesquisas son secretas y ha evitado expresamente desmentir la información televisada, que luego ha sido confirmada desde la Administración por vías "no oficiales", sin cámaras ni micrófonos.
Una vez más, Uribe produce una película, los medios la distribuyen, luego se comprueba que el guión era una intoxicación y, sin embargo, reina el silencio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.