27 septiembre 2012

El PP recorta servicios para ayudar a los bancos y las cajas

El Gobierno del PP insiste en que debe recortar el gasto en servicios públicos (sanidad y enseñanza) y reducir las inversiones para reducir el déficit presupuestario. Aparte de que esa tesis no es una verdad económica sino una consigna ultraliberal para administrar un sistema que por sí mismo ya es tramposo, la consecuencia inmediata del ahorro en servicios y del recorte de la inversión pública es agravar la recesión. Si el PP quisiera reducir el déficit dejaría, de entrada, de inyectar dinero público y avalar a la banca.
Esas ayudas son doblemente perversas porque algunos bancos y prácticamente todas las cajas de ahorros habían inflado sus balances con operaciones de alto riesgo: hipotecas incobrables, inversiones en ladrillos que no tienen retorno, préstamos a amigos y consejeros, etcétera; es decir, con el dinero de todos el Gobierno está tapando la incompetencia, la codicia y/o los presuntos delitos en los que han incurrido los gestores de algunos bancos y de casi todas las cajas, lo que ¡además! aumenta el déficit, que sólo es sagrado cuando se trata de justificar el despido de miles de profesionales de la sanidad y de la enseñanza públicas, o para incumplir la ley de dependencia... 
Los ministros del área económica --De Guindos y Montoro-- saben perfectamente que la mayoría de los miles de millones de euros comprometidos o ya entregados a los bancos y a las cajas de ahorros jamás se recuperarán:
«Es lo que ocurrió en Irlanda [relata un didáctico texto de Alejandro Bolaños, en El país]. Es lo que pasa ahora en España: el Gobierno se dispone a asumir como déficit público la pérdida de valor de las inyecciones en entidades nacionalizadas, caso de Bankia y Novagalicia Banco, que el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) estima en 11.000 millones de euros, una cifra equivalente al 1 % del PIB», al margen de que será también el Estado (o sea, los contribuyentes), no los bancos, el que devolverá el capital que la Unión Europea haya inyectado para reflotar el sistema bancario español.
..
Infografía capturada en El país
INFORMACIONES relacionadas:

4 comentarios:

  1. Ha llegado a ser tan evidente el trasvase de dinero y recursos desde los bolsillos de los más desfavorecidos hacia las cuentas de los financieros abusadores, que Rajoy y su gobierno deben estar muy seguros de que el Estado no se les va a ir de las manos -a pesar de las cargas policiales- si insisten en sus políticas de ruina colectiva. Se puede prever un futuro inmediato de huelgas, manifestaciones, broncas y grescas de toda laya que dificulten la poca actividad productiva que queda y la convivencia diaria. O muy seguros, o absolutamente miopes.

    Claro que siempre se puede esperar una nueva intervención pacificadora del rey insistiendo en que es momento de marchar y actuar unidos, pero esta vez algo más generalizada, y no limitada al asunto de las fronteras. Yo me la imagino tal que así:

    "Banqueros que desahuciáis familias y las dejáis en la calle, actuemos unidos, pensad en vuestros compatriotas; evasores de impuestos, es momento de marchar unidos, sed solidarios y pagad lo que os corresponde; empresarios explotadores, actuemos unidos, no paguéis salarios de miseria a vuestros empleados. Etc".

    Creo que con esta esperada intervención la monarquía va a ganar mucha credibilidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay duda, codicia económica y conservadurismo ideológico son "hermanos". Se retroalimentan uno y otro.

      Eliminar
  2. Lo que se está produciendo es un descarado trasvase de dinero publico al privado. Y esto sería de juzgado de guardia si existiese una justicia de verdad.Por tanto la sociedad tiene que poner fin a estos desmanes que lleva a cabo una castuza comisionista politica al servicio del mejor postor. Si esto no es una declaración de guerra no es nada. ya veremos pero me da que algo debe ocurrir de inmediato sino nos hunden al avismo,más aún.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese trasvase es habitual, pero al margen del hábito de generalizar tan común, es evidente que esa perversión forma parte del DNI de la derecha --máxime en el PP, formación heredera y defensora de los criterios económicos --corporativismo y autarquía-- del franquismo, cuyos "logros" siguen condicionando el presente más de 30 años después de aprobada la Constitución de 1978.

      Eliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.